Wednesday, January 2, 2013

The Enemy, Part 1



“Now the serpent was more crafty than any of the wild animals the Lord God had made.”
Genesis 3:1a

“But if you do not do what is right, sin is crouching at your door; it desires to have you, but you must master it.”
Genesis 4:7b

                        “Now this is the age of alibis.”
Dorthea Brande – Wake Up and Live

I shouldn’t be amazed at the number of ways I can find to avoid doing my work.  I think life boils down to a couple of basic propositions:  I’m here for a reason and the Enemy, Satan, Resistance, whatever you want to call it, is here to stop me.  It’s really that simple and that complex.  So, I’m either working towards my purpose or I’m not.   Now here’s the interesting thing.  There can be times when I can allow the Enemy to deter me from my purpose.  I can lose interest or motivation.  I can become afraid.  I can make excuses.  I can allow fear to enter.  In other words, there is a seemingly infinite number of ways I can be off my purpose.  The Enemy, however, is never diverted from its purpose.  Never.
            In The War of Art, Steven Pressfield says Resistance is not personal.  It’s more like a hurricane that takes out everyone and everything in its path.  But it is personal.  There is a spiritual element to this.
            Without apology, I believe there are spiritual forces in the world.  Some are good and some are evil.  I believe in the Biblical God and I believe in Satan and all his demonic forces.  I write this reluctantly, not because I’m ashamed of my beliefs but because I understand the associations that are instantly made with American Evangelical Christianity.  This is not the time or place to defend or refute those associations. 
Let me ask this of the reader instead.  Go with the idea that there are spiritual forces in the world and some of those forces want you to contribute, to be happy, to live out your life’s purpose in that way help others to live out their purpose.
            Then there’s the Enemy.  And the enemy has one goal: to stop you from living out your purpose.  And, yes, it’s like an impersonal, elemental force.  But it’s also personal.  It’s extremely personal.  There are forces, spiritual forces that hate me…and you specifically.  There are forces that are out to get me…and you specifically.
            I have found five ways that the Enemy works on me.  They may or may not go in this order.
            Distraction.
            Dissuasion.
            Discouragement.
            Defeat.
            Death.

            Let’s look at each one.
            Distraction is the most obvious and common method.  Life seems to be nothing but distractions.  Some of those distractions are pleasant, like a pretty girl, or a favorite movie that’s on TV, or suddenly I notice what a beautiful day it is and wouldn’t it be nice to be outside and appreciate the day instead of being in my purpose?             
Some of my distractions seem obligatory.  Family, job, chores.  “Emergencies” that really aren’t.  It’s funny how all of these things get in my face the moment I begin my work.  I haven’t picked up my bass guitar in a long time, but when I was trying to learn it, I would sit in the family room and begin practicing.  Inevitably, my daughter, who was about two at the time would come into the room and clamor for my attention.  If I didn’t give it to her, she would start crying.  Within a matter of minutes I would give up in frustration.  Finally, one day, I decided to ignore her.  She cried and I kept practicing.  She cried some more and I kept practicing.  She cried more loudly and I kept practicing.  Then an amazing thing happened.  She stopped crying and she walked away.  The next morning she left me alone while I practiced.  Unfortunately, I chose not to make the bass a priority and so for now I have lost that opportunity, but the lesson applies.

Dissuasion is another tactic.  It sounds like this:
“There are more important things to be doing.”
“What you’re doing has been done before, and done better.”
“There’s too much competition out there.”
“You’re not going to make any money doing this.”
And, the Enemy’s personal favorite for me:
“You’re doing it wrong.”
When I was beginning my teaching career, I had found something that was working for me and I was applying it in the classroom.  In my enthusiasm I shared my discovery with a colleague.  His reply was something like, “Yeah, but don’t forget you also need to do….”  I don’t even remember the specifics.  As with most interactions, I only remember how it made me feel.  It made me feel defeated, that I still wasn’t doing it right.  Whatever it was I was excited about, I stopped doing.  Now maybe the colleague was trying to help me or maybe he was trying to prove his superiority.  It doesn’t matter.  What mattered was how I perceived this as a message about my abilities.  What mattered more was how I allowed it to dissuade me from moving forward.           
The truth is, no matter what we’re doing, we can probably always improve upon it.  But I’ve learned through painful experience that it’s better to keep moving forward rather than stop.  It’s best to let the improvements occur naturally and internally.  Maybe someone else is doing what you’re doing and doing it better.  It doesn’t matter.  Because no one is doing it like you.  No one was else was created to fulfill your purpose.  No one else is here to fulfill your purpose.  Only you are.
I will finish this in the next blog.  Thank you for reading.

"Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho."
Génesis 3:1 a

"Pero si no haces lo que es correcto, el pecado está a la puerta, sino que desea que tenga, pero tú debes dominarlo."
Génesis 4:7 b

"Y esta es la edad de coartadas."
Dorthea Brande - Wake Up and Live

No debería estar sorprendido por el número de maneras en que puedo encontrar para evitar hacer mi trabajo. Creo que la vida se reduce a un par de proposiciones básicas: Estoy aquí por una razón y el enemigo, Satanás, Resistencia, lo que quieras llamarlo, está aquí para detenerme. Es realmente así de simple y complejo que. Por lo tanto, estoy trabajando ya sea a propósito o hacia mi que no soy. Ahora aquí está lo interesante. No puede haber momentos en los que puede permitir que el enemigo a disuadirme de mi propósito. Puedo perder el interés o la motivación. Yo puedo tener miedo. Puedo hacer excusas. Puedo permitir que el miedo a entrar. En otras palabras, hay un número aparentemente infinito de maneras en que puede estar fuera de mi propósito. El enemigo, sin embargo, nunca se desvía de su propósito. Nunca.
En La guerra de Arte, Steven Pressfield dice La resistencia no es personal. Es más como un huracán que se lleva a cabo todos y todo a su paso. Pero es personal. Hay un elemento espiritual para esto.
Sin disculpas, creo que hay fuerzas espirituales en el mundo. Algunos son buenos y otros son malos. Creo en el Dios de la Biblia y creo en Satanás y todas sus fuerzas demoníacas. Escribo esto a regañadientes, porque no me avergüenzo de mis creencias, sino porque entiendo las asociaciones que aparecen instantáneamente con American cristianismo evangélico. Este no es el momento ni el lugar para defender o refutar esas asociaciones.
Déjeme preguntarle esto al lector en su lugar. Ir con la idea de que existen fuerzas espirituales del mundo y algunas de esas fuerzas quieren que contribuir y ser felices, a vivir tu propósito de vida de esa manera ayudar a otros a vivir su propósito.
Luego está el enemigo. Y el enemigo tiene un objetivo: que le impida vivir su propósito. Y, sí, es como una fuerza impersonal, elemental. Pero también es personal. Es muy personal. Hay fuerzas, las fuerzas espirituales que me odian ... y usted específicamente. Hay fuerzas que están en mi contra ... y específicamente ti.
He encontrado cinco formas en que el enemigo trabaja en mí. Pueden o no pueden ir en este orden.
La distracción.
Disuasión.
El desaliento.
Derrota.
Muerte.

Echemos un vistazo a cada uno.
La distracción es el método más obvio y común. La vida parece ser nada más que distracciones. Algunas de esas distracciones son agradables, como una chica bonita, o una película favorita que hay en la televisión, o de repente me doy cuenta de lo que es un hermoso día que es y no sería agradable para estar fuera y apreciar el día en vez de estar en mi propósito ?
Algunos de mis distracciones parece obligatorio. Familia, trabajo, tareas domésticas. "Emergencias" que realmente no lo son. Es curioso cómo todas estas cosas se ponen en la cara en el momento de comenzar mi trabajo. No he recogido mi guitarra bajo en mucho tiempo, pero cuando yo estaba tratando de aprender, me sentaba en la sala de estar y comenzar a practicar. Inevitablemente, mi hija, que estaba a dos personas en el momento iba a llegar a la habitación y claman por la atención. Si yo no le di a ella, se ponía a llorar. En cuestión de minutos le daría a la frustración. Finalmente, un día, decidí no hacerle caso. Lloró y seguí practicando. Ella lloró un poco más y seguí practicando. Ella gritó con más fuerza y ​​seguí practicando. Entonces sucedió algo asombroso. Ella dejó de llorar y se alejó. A la mañana siguiente, ella me dejó sola mientras yo practicaba. Por desgracia, ha decidido que el bajo es una prioridad y así que por ahora he perdido esa oportunidad, sino que se aplica la lección.
Algunas distracciones son francamente desagradable. No necesitan ser identificado porque
La disuasión es otra táctica. Suena así:
"Hay cosas más importantes que hacer".
"Lo que está haciendo se ha hecho antes, y mejor."
"Hay mucha competencia ahí fuera".
"Usted no va a ganar dinero haciendo esto."
Y, favorito del Enemigo para mí:
"Lo estás haciendo mal".
Cuando yo estaba empezando mi carrera docente, que había encontrado algo que estaba trabajando para mí y yo estaba aplicando en el aula. En mi entusiasmo he compartido mi descubrimiento con un colega. Su respuesta fue algo así como: "Sí, pero no olvides que también hay que hacer ...." Yo no recuerdo los detalles. Al igual que con la mayoría de las interacciones, sólo recuerdo cómo me hizo sentir. Me hizo sentir derrotado, que todavía no lo estaba haciendo bien. Fuera lo que fuera que estaba entusiasmado, he dejado de hacer. Ahora tal vez el colega estaba tratando de ayudarme o tal vez estaba tratando de demostrar su superioridad. No importa. Lo que importaba era lo que yo percibía como un mensaje acerca de mis capacidades. Lo que importaba más era cómo me permitió disuadirme de seguir adelante.
La verdad es que no importa lo que estamos haciendo, es probable que siempre puede mejorarlo. Pero he aprendido a través de la experiencia dolorosa que es mejor seguir adelante y no parar. Lo mejor es dejar que las mejoras se producen naturalmente como internamente. Tal vez alguien más está haciendo lo que está haciendo y hacerlo mejor. No importa. Porque nadie lo hace como tú. Nadie más fue creado para cumplir con su propósito. Nadie está aquí para cumplir su propósito. Sólo tú eres.
Voy a terminar esto en el próximo blog. Gracias por leer.