Wednesday, February 27, 2013

Like the Flowers

“He is happiest who hath power to gather wisdom from a single flower.”
Mary Howitt
“If we could see the miracle of a flower clearly, our whole life would change.”
“I realize the best part of life
Is the thinnest slice
And you don’t get too much
But I’m not letting go
I believe there’s too much to believe in
So lift your eyes
If you feel you can
Reach for a star
And I’ll show you a plan
I figured it out
What I needed was someone to show me.”

Air Supply – Lost in Love

Okay, I’m going to start over again.  I started writing on Sunday afternoon and then I allowed things to get in the way of that.  Some of those things I regret and other I don’t, but it doesn’t matter.  I’m going to write now.   On Sunday afternoon, I heard the song Lost in Love by Air Supply. 
Call me sentimental but I have always loved that song.  It’s also been what I’ve called a “Marker Song,” a song that has marked the different stages of my life.  It came out when I was about 20 and had a lot of enthusiasm and excitement for life, but not much direction.  I happened to hear it again when I was about 30 and feeling like my life was going nowhere.  I heard it the other day and I felt the same. 
Now I’m certainly much further along than when I was 30, but I’m still not where I want to be.  I also struggle with the tension of being peaceful and content now and having worthwhile goals.  I struggle with the tension between acceptance of what is and the hope of what could be if I only applied myself.  I think applying myself is the key.  Applying myself consistently. 
So what do I really want out of life?   Have I thought about this?  Actually, I have.  
Have I kept it in front of me, on a daily basis?  No, I haven't. 
Have I created a plan?  No, I haven’t.
Do I want to do this now?  No, I don’t. 
It’s Wedesday night and I’d much rather go to bed.  But I’m 52 years old and I don’t feel any closer to my dreams than I did five years ago.
Not only do I feel no closer, I feel a little further away.  I have two jobs, both of which are in jeopardy at the moment.  I’m not that worried because those things have a way of working out.  What does worry me is though is the feeling I got on Sunday afternoon, the feeling that hasn’t quite gone away, the feeling that if my life ends like this I will feel very frustrated. 
First, let me count my blessings.  I have a great family.  I’m doing work I love.  I’m healthy.  I have no major debts.  I have a beautiful home.  I have a lot of wonderful friends.  My life is better than most on many levels.  But the truth is that there are some things, important things, that are not the way I want them to be.  If I died tonight, I would know that I have not gotten everything I want out of life.
In the book Five Wishes Gay Hendricks describes the “deathbed wishes,” the wishes we would have on our deathbeds regarding regrets and how to turn potential regrets into action for change before we are on our actual deathbeds.  Now I imagine most people die with some regrets, but the ones I’m thinking about feel pretty huge to me.    I know I want the following things out of life:
1.     I want all my relationships to be healthy and loving.
2.     I want a close relationship with God, one where I can feel his loving presence constantly and consistently.
3.     I want enough money to take care of my children and my grandchildren.
4.     I want to contribute my gifts to the world and bless as many people as possible through my writing, teaching and speaking.
5.     I want my children to be emotionally and spiritually healthy.
6.     I want to be peaceful as often as possible.

Coming up with goals was the easy part.  To me and, I think, to most of us, our deepest desires are beautiful and right in front of me, like flowers.  I just miss them because I’m not paying attention.  I’m distracted by fear or busyness.   What I need to do now is create a plan for each goal and keep each goal constantly in front of me.  My final goal should be to do nothing that distracts me from my other goals.
            Purpose really is an everyday event.  I’ve let a few days go by and I took my eyes off the prize.  But even that can be useful.  I am reminded that I am not required to be perfect.  I am not even required to stay on course all the time.  But, if I want to be in Purpose then I am required to make course corrections as quickly as possible.  I heard that 90% of what space shuttles do is make course corrections.  I might need more.  It helps to be reminded every day.  In The Strangest Secret, Earl Nightingale says to always keep a 3x5 card with you.  On one side of the card, write a single goal.  On the other side write the words from Matthew:
Ask and it will be given to you; seek and you will find; knock and the door will be opened to you. For everyone who asks receives; the one who seeks finds; and to the one who knocks, the door will be opened.

Jesus – Matthew 7:7-8
Then keep this card in front of you to remind yourself of these goals on a daily basis.
I finally realized what I’ve been struggling with for the last few days.  In order to move towards my goals (I have no guarantee of reaching them, but I can move toward them) I need to make two commitments:
1.              I need to keep my goals in front of me every day.   I need to remind myself, through 3x5 cards or friends or writing or teaching others or however I can, to move towards my goals.
2.              I need to integrate my daily activities into my goals.  Or I need to stop doing those activities.  Period.

With regard to the second commitment, I need to be ruthless.  The Enemy is ruthless.  Even after a month of blogs, I still allow the Enemy to attack me in my most vulnerable spots. .  I still waste time. I still procrastinate.  I still do things that are completely unnecessary and that don’t help me in any way.  This does not mean that I can never relax or read comic books or watch TV once in a while.  But as I write, I wonder if even those activities be integrated into Purpose.
Of the six goals I’ve shared, I think my relationship with God and being peaceful are the most important.  From those two I can get direction and clarity for the other goals.  I’ve always believed if I just had inner peace, everything else would either fall into place or not matter.  I’ve also believed that if I were in a right relationship with God, I would have guidance on the things that truly mattered.
This isn’t over.  I’m still processing my thinking.  I need to get (and share) more clarification on how to keep Purpose and my goals and the flowers in front of me.  I need to Get Started and Keep Going.
"Él es más feliz quien tiene potestad para reunir la sabiduría de una sola flor."
Mary Howitt

"Si pudiéramos ver el milagro de una flor claramente, toda nuestra vida iba a cambiar."


"Me doy cuenta de la mejor parte de la vida
Es la parte más delgada rebanada
Y usted no reciba una dosis excesiva
Pero no voy a dejar ir
Creo que hay mucho que creen en
Así que levanta tus ojos
Si usted siente que puede
Alcanzar una estrella
Y te voy a mostrar un plan de
Me imaginé que fuera
Lo que necesitaba era alguien que me enseñe ".

Air Supply - Lost in Love

Bueno, voy a empezar de nuevo. Empecé a escribir en la tarde del domingo y luego me permitido que las cosas en el camino de ello. Algunas de esas cosas que lamento y otras que no, pero no importa. Voy a escribir ahora. El domingo por la tarde, oí la canción Lost in Love de Air Supply.
Llámame sentimental, pero siempre me ha gustado esa canción. También ha sido lo que he llamado una "Canción Marker", una canción que ha marcado las diferentes etapas de mi vida. Llegó cuando tenía 20 años y había un montón de entusiasmo y emoción por la vida, pero la dirección no mucho. Me pasó a oír otra vez cuando yo tenía unos 30 y sintiendo que mi vida iba a ninguna parte. Lo escuché el otro día y me sentía lo mismo.
Ahora estoy ciertamente mucho más adelantados que cuando tenía 30 años, pero todavía no estoy donde quiero estar. Yo también luchan con la tensión de estar tranquilo y contenido ahora y tener metas que valgan la pena. Lucho con la tensión entre la aceptación de lo que es y la esperanza de lo que podría ser si sólo me aplicada. Creo que aplicar a mí mismo es la clave. Aplicando mí mismo constantemente.
Entonces, ¿qué es lo que realmente quieres de la vida? ¿He pensado en esto? En realidad, así es.
¿Lo he mantenido delante de mí, en un día normal? No, no lo he hecho.
¿He creado un plan? No, no lo he hecho.
¿Quiero hacer esto ahora? No, no lo creo.
Es de noche y Wedesday Prefiero ir a la cama. Pero estoy 52 años y no me siento más cerca de mis sueños que me hicieron hace cinco años.
No sólo me siento más cerca, me siento un poco más lejos. Tengo dos trabajos, ambos de los cuales están en peligro en este momento. No soy tan preocupado porque esas cosas tienen una manera de hacer ejercicio. Lo que me preocupa es si se tiene la sensación de que en la tarde del domingo, la sensación de que no ha ido bien, la sensación de que si mi vida termina de esta manera me voy a sentir muy frustrado.
En primer lugar, déjame contar mis bendiciones. Tengo una gran familia. Estoy haciendo un trabajo que me encanta. Estoy sano. No tengo deudas importantes. Tengo una hermosa casa. Tengo un montón de amigos maravillosos. Mi vida es mejor que la mayoría en muchos niveles. Pero la verdad es que hay algunas cosas, cosas importantes, que no son como yo quiero que sean. Si muriera esta noche, yo sé que no he conseguido todo lo que quiere de la vida.
En el libro Cinco Deseos Gay Hendricks describe los "deseos lecho de muerte", los deseos que tendría sobre nuestros lechos de muerte en relación lamenta y cómo convertir lamenta potenciales a la acción para el cambio antes de que estemos en nuestros lechos de muerte reales. Ahora me imagino que la mayoría de las personas mueren con algunos remordimientos, pero los que estoy pensando en sentir bastante grande para mí. Sé que quieren que las cosas después de la vida:
1. Quiero que todas mis relaciones sean sanas y amorosas.
2. Quiero tener una relación íntima con Dios, uno en el que puedo sentir su amorosa presencia constante y consistentemente.
3. Quiero dinero suficiente para cuidar de mis hijos y mis nietos.
4. Quiero contribuir con mis dones al mundo y bendecir a tantas personas como sea posible a través de mi escritura, la enseñanza y el habla.
5. Quiero que mis hijos sean sanos emocionalmente y espiritualmente.
6. Quiero estar en paz con tanta frecuencia como sea posible.

El subir con objetivos era la parte fácil. Para mí y, creo yo, para la mayoría de nosotros, nuestros deseos más profundos son hermosas y justo en frente de mí, como las flores. Sólo los extraño porque no estoy prestando atención. Estoy distraído por el miedo o estar ocupados. ¿Qué tengo que hacer ahora es crear un plan para cada meta y cada meta mantener constantemente delante de mí. Mi objetivo final debe ser no hacer nada que me distraiga de mis otros objetivos.
Propósito realmente es un acontecimiento cotidiano. He dejado unos días pasan y tomé mis ojos el premio. Pero incluso eso puede ser útil. Esto me recuerda que no estoy obligado a ser perfecto. Ni siquiera estoy obligado a permanecer en el camino todo el tiempo. Pero, si quiero estar en Propósito entonces yo estoy obligado a corregir el rumbo lo más rápido posible. He oído que el 90% de lo que los transbordadores espaciales hacer es corregir el rumbo. Puede que necesite más. Ayuda a recordar todos los días. En El secreto más extraño, Earl Nightingale dice que debemos mantener siempre una tarjeta de 3x5 con usted. A un lado de la tarjeta, escriba una sola meta. En el otro lado escribir las palabras de Mateo:
Pedid y se os dará a vosotros: buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá para usted. Porque todo el que pide, recibe; encuentra el que busca, y al que llama, se le abrirá.

Jesús - Mateo 7:7-8
Entonces guarde esta tarjeta en frente de usted para recordarle de estos objetivos en una base diaria.
Finalmente me di cuenta de lo que he estado luchando durante los últimos días. Con el fin de avanzar hacia mis metas (no tengo ninguna garantía de llegar a ellos, pero puedo mover hacia ellos) Tengo que hacer dos compromisos:
1. Tengo que mantener mis metas delante de mí todos los días. Tengo que recordarme a mí mismo, a través de tarjetas de 3x5 o amigos o escribiendo o enseñando a otros o como puedo, para avanzar hacia mis metas.
2. Necesito integrar mis actividades diarias en mis metas. ¿O tengo que dejar de hacer esas actividades. Periodo.

En lo que respecta al compromiso segundo, tengo que ser despiadado. El enemigo es despiadado. Incluso después de un mes de los blogs, que todavía permita que el enemigo me ataca en mis puntos más vulnerables. . Todavía perder el tiempo. Todavía procrastinar. Todavía hago cosas que son totalmente innecesarios y que no me ayudan de ninguna manera. Esto no significa que nunca podré descansar o leer cómics o ver la televisión de vez en cuando. Pero mientras escribo, me pregunto si incluso las actividades se integrarán en Propósito.
De los seis goles que he compartido, creo que mi relación con Dios y estar en paz son los más importantes. De los dos que puede obtener la dirección y claridad para los demás objetivos. Siempre he creído que si acabo de tener paz interior, todo lo demás bien caería en su lugar o no importa. También he creído que si yo estuviera en una relación correcta con Dios, me gustaría tener una guía sobre las cosas que realmente importaban.
Esto no ha terminado. Aún estoy procesando mi pensamiento. Tengo que conseguir (y acción) más aclaraciones sobre cómo mantener Propósito y mis metas y las flores en frente de mí. Necesito para Empezar y Seguir Adelante.


Sunday, February 24, 2013

Order and Purpose

Pick it up, pick it all up.
And start again.
You've got a second chance,
You could go home.
Escape it all.
It's just irrelevant.

It's just medicine.
It's just medicine.

You could still be,
What you want to,
What you said you were,
When I met you.

You've got a warm heart,
You've got a beautiful brain.
But it's disintegrating,
From all the medicine.

Daughter - Medicine

I haven’t written a blog in three days.  That feels weird.  It’s not like I made any commitment, public or private, to write every day or every other day, but still, I’m feeling uneasy, as if there were something I needed to remember but couldn’t.  The last three days have been productive.  I’ve worked, spent time with those I love and started on a project to clean my car.  That alone has taken way more time than it should.
            Your patience is appreciated as I write about my car.  For my entire life I have been told that I am a disorganized and messy person.  My habits and behaviors have certainly not created any evidence to the contrary.  Every physical area in my life, desks, cars, workspaces, rooms, drawers, has been a mess. I’ve struggled with this my whole life and it’s always been embarrassing, overwhelming and depressing.  Everywhere I looked there was disorder.  While I was not pathological about it like those people on the TV show Clean Sweep, that was like saying I was only a little bit sick.  I still had a problem. 
Then two things happened.
            The first was ten years ago.  I was miserable about every aspect of my life, but especially my professional life.  That felt like the biggest mess of all.  So I took two and a half days and sequestered myself in a cheap motel near the beach.  I didn’t bring much with me, but for some reason I still don’t understand, I had, in my backpack, work documents that amply demonstrated I was clearly not doing well at work.  Looking at these documents did not improve my mood, and I started to journal and pray, but I came up with no conclusions other than I was in the wrong profession and things needed to change.  This was not news. 
I slept very fitfully that night.
            The next morning I woke up, still miserable.  I took a shower and started walking.  I had a book and a journal with me.  I wound up in a coffee shop and started reading Waking the Dead by John Eldredge.  He writes,
“I suggested that the issue for the day for the day was simply this:  God, who am I?  What do you think of me?  What’s my real name?”

            What’s my real name?
            What’s my real name?
            What’s my real name?
            I have a name; Robert.  I had another name; Ragip Tuzun, the name of the street corner where I was found as an infant.  But did I have another name?
            In ancient cultures, names were proffered and according to Bruce Wilkinson in The Prayer of Jabez, they often “defined the future” of that person.   Robert means “great fame.”  Ragip Tuzun was the name of the first mayor of Ankara, the capital of Turkey.  But did I have another name?
            Why was this question so important to me?  I took out my journal and started writing.  Without knowing why, I wrote the word “Order.”  I began writing all the synonyms for order – calm, organization, cleanliness, direction, purpose.  Then I wrote the antonyms – chaos, mess, disaster and clutter.  Those words certainly described my life at the time, not just my workspaces, but my life.   My life.
            I also realized something else.  Every close friend I had and every person I admired, every crucial relationship, without exception, had this in common: despite their differences, they were all orderly in some way.  My coworker Mario was the best teacher I had ever worked with, and he was incredibly organized, his room always spotless.  My friend Barbara Jeanne was always calm with me and gave me direction when I had none. My former employer Larry always had things under control while running two 7-11’s with 15 employees.  My mother always kept a clean house despite four messy boys.
            I had my name.  The name God had for me.  My name is Order.
            Now I would like to share how my life instantly changed, how I got organized, uncluttered and calm.  But I’ve never been one of those people who experiences instant conversion.  Ten years later I’m still cleaning my car.  But here is what did happen:  three months later I quit my job.  I got a job I loved.  That change created new order in my life.  For the first time in years, my professional life was in order.  I had Purpose again, or more accurately, Purpose had me again.  I was happier than I had been in years.  I became attractive and fun again.  Best of all, I was making a difference again.  Neediness decreased as I moved forward.  The next few years, though my life was not perfect, brought about a consistent sense of order and purpose.
            The second major shift regarding my organizational life happened only a few weeks ago.  It was a simple comment made by a friend who said,
“You are someone with a heavy load of responsibilities.  Your hands are working on one thing and your brain is already thinking about the next activity.”

            It’s amazing how a well-timed, kind and accurate comment can be so freeing.  As Jesus said, “You will know the truth and the truth will set you free.”
I suddenly began to see myself and my possibilities differently.  It is hard for me to focus on one thing at a time, but when I realize that it’s hard, then it’s not so hard.  To paraphrase a Buddhist tenet, “Once you accept that life is difficult, then it is not difficult.”  Once I accepted my limitations, I could begin to change them…or not.  That’s what acceptance is.  But without acceptance, change is impossible.
            As always, I have to ask the question, what does this have to do with Purpose?  Two things:
1.     The Enemy likes to use my weaknesses by having me focus on them and get discouraged and defeated. Acceptance of my weaknesses, with a willingness to change, curtails that strategy. I trust Marcus Buckingham more when he says it’s better to focus on strengths than weaknesses anyway.
2.     I am reminded to stay in Purpose anyway.  My weaknesses may or may not subside.  It doesn’t matter.  Only being in Purpose matters.  As St. Paul said, “All else is rubbish.”
            So, today, I’m going to finish cleaning my car.  It should be beautiful when I’m done.  And maybe in a few weeks it will be messy again.  Or maybe it will stay that way. 
It doesn’t really matter.   All I need to do is Get Started and Keep Going.
Cógelo, recogerlo todo.
Y empezar de nuevo.
Tienes una segunda oportunidad,
Usted podría ir a casa.
Escapa de todo.
Es simplemente irrelevante.

Es solo medicamento.
Es solo medicamento.

Usted todavía podría ser,
Lo que usted quiera,
Lo que dijiste que eras,
Cuando te conocí.

Tú tienes un corazón cálido,
Usted tiene un cerebro hermoso.
Pero está desintegrando,
De todo el medicamento.

Daughter - Medicine

No he escrito un blog en tres días. Se siente raro. No es como he hecho ningún tipo de compromiso, público o privado, para escribir todos los días o cada dos días, pero aún así, me siento incómodo, como si hubiera algo que tenía que recordar, pero no pudo. Los últimos tres días han sido productivas. He trabajado, pasó un tiempo con la gente que amo y comenzó un proyecto para limpiar el coche. Eso por sí solo ha tardado mucho más de lo que debería.
Agradecemos su paciencia mientras escribo acerca de mi coche. Durante toda mi vida me han dicho que soy una persona desorganizada y desordenada. Mis hábitos y comportamientos ciertamente no han creado ninguna prueba de lo contrario. Cada área física en mi vida, escritorios, autos, áreas de trabajo, las habitaciones, cajones, ha sido un desastre. He luchado con esto toda mi vida y que siempre ha sido vergonzoso y abrumador y deprimente. Dondequiera que miraba había desorden. Si bien no fue patológico en ello como esa gente en el programa de televisión Clean Sweep, que era como decir que yo era sólo un poco enfermo. Todavía tenía un problema.
Entonces sucedieron dos cosas.
La primera fue hace diez años. Me sentía muy mal sobre todos los aspectos de mi vida, pero sobre todo mi vida profesional. Eso se sintió como el mayor desastre de todos. Así que me tomó dos días y medio y secuestrado a mí mismo en un motel barato cerca de la playa. No he traído mucho conmigo, pero por alguna razón que todavía no entiendo, tenía, en mis documentos de trabajo mochila, que demostró con creces que estaba claro que no va bien en el trabajo. En cuanto a estos documentos no mejoró mi estado de ánimo, y comencé a diario y orar, pero se me ocurrió ninguna conclusión que no estaba en la profesión equivocada y las cosas tenían que cambiar. Esto no era noticia.
Dormí muy irregularmente esa noche.
A la mañana siguiente me desperté, todavía miserable. Me di una ducha y comenzó a caminar. Yo tenía un libro y una revista conmigo. Acabé en una cafetería y empezó a leer Waking the Dead by John Eldredge. Él escribe:
"Le sugerí que el tema para el día de la jornada fue simplemente esto: Dios, ¿quién soy yo? ¿Qué piensa usted de mí? ¿Cuál es mi nombre real?            "

¿Cuál es mi nombre real?
¿Cuál es mi nombre real?
¿Cuál es mi nombre real?
Tengo un nombre, Robert. Tenía otro nombre; Ragip Tuzun, el nombre de la esquina de la calle donde se encontró como un bebé. Pero, ¿tengo otro nombre?
En las culturas antiguas, los nombres fueron ofrecidos y de acuerdo con Bruce Wilkinson en La Oración de Jabes, que a menudo "se define el futuro" de esa persona, como Robert significa "gran fama". Ragip Tuzun era el nombre de un ex alcalde de Ankara, la capital de Turquía. Pero, ¿tengo otro nombre?
¿Por qué esta cuestión tan importante para mí? Saqué mi diario y empecé a escribir. Sin saber por qué, escribí la palabra "orden". Empecé a escribir todos los sinónimos de pedido - calma, organización, limpieza, dirección, propósito. Entonces escribí los antónimos - caos, desorden, desastres y el desorden. Esas palabras ciertamente describe mi vida en ese momento, no sólo mis áreas de trabajo, pero mi vida. Mi vida.
También me di cuenta de algo más. Cada amigo que tenía y cada persona a la que admiraba, cada relación crucial, sin excepción, tenían algo en común: a pesar de sus diferencias, todos estaban ordenadas de alguna manera. Mi colega Mario era el mejor profesor que había trabajado con, y fue organizado increíblemente, su habitación siempre estaba impecable. Mi amiga Barbara Jeanne estaba siempre tranquilo conmigo y me dio la dirección cuando yo no tenía ninguno. Mi ex empresario Larry siempre tenía las cosas bajo control durante la ejecución de dos 7-11 con 15 empleados. Mi madre siempre se mantiene la casa limpia a pesar de cuatro chicos sucios.
Yo tenía mi nombre. El nombre de Dios tenía para mí. Mi nombre es Orden.
Ahora me gustaría compartir cómo mi vida cambió de inmediato, cómo se organizaron, ordenada y tranquila. Pero nunca he sido una de esas personas que se experimenta conversión instantánea. Diez años más tarde todavía estoy limpiando mi coche. Pero esto es lo que sucedió: tres meses más tarde renuncié a mi trabajo. Tengo un trabajo que me encantaba. Este cambio crea nuevo orden en mi vida. Por primera vez en muchos años, mi vida profesional estaba en orden. Tuve Propósito de nuevo, o más precisamente, el propósito me tenía de nuevo. Yo era más feliz de lo que había sido en años. Me convertí en atractivo y divertido otra vez. Lo mejor de todo, yo estaba haciendo una diferencia otra vez. Indigencia disminuyó a medida que avanzó. En los próximos años, aunque mi vida no era perfecta, provocó una sensación constante de orden y propósito.
El segundo cambio importante con respecto a mi vida organizacional ocurrió sólo unas pocas semanas atrás. Fue un simple comentario hecho por un amigo que dijo:
"Usted es una persona con una gran carga de responsabilidades. Tus manos están trabajando en una cosa y tu cerebro está pensando ya en la próxima actividad."

Es increíble cómo una oportuna, amable y comentario preciso puede ser tan liberadora. Cuando Jesús dijo: "Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres."
De repente empezó a ver a mí mismo y mis posibilidades de otra manera. Es difícil para mí para centrarse en una cosa a la vez, pero cuando me doy cuenta de que es difícil, entonces no es tan difícil. Parafraseando a uno de los principios budistas, "Una vez que aceptamos que la vida es difícil, entonces no es difícil." Una vez que acepté mis limitaciones, podría empezar a cambiar ... o no. Eso es lo que la aceptación es. Pero sin la aceptación, el cambio es imposible.
Como siempre, tengo que hacer la pregunta, ¿qué tiene esto que ver con Propósito? Dos cosas:
1. El enemigo le gusta usar mis debilidades haciendo que me centre en ellos y obtener desanimado y derrotado. La aceptación de mis debilidades, con una voluntad de cambio, limita esa estrategia. Confío Marcus Buckingham más cuando él dice que es mejor centrarse en las fortalezas que debilidades de todos modos.
2. Recuerdo estar en Propósito de todos modos. Mis debilidades pueden o no pueden desaparecer. No importa. Sólo estando en materia Propósito. En St. Paul dijo: "Todo lo demás es basura."
Así, hoy, yo voy a terminar de limpiar mi coche. Debe ser hermoso cuando yo haya terminado. Y a lo mejor dentro de unas semanas será desordenado de nuevo. O tal vez se quedará así.
En realidad no importa. Todo lo que tienes que hacer es Empezar y Seguir Adelante.

Friday, February 22, 2013

Happiness and Purpose

“So, goodbye.  Goodbye.
I’m gonna leave you now
And here’s the reason why
You like to sleep with the window open
I like to sleep with the window closed.
So, goodbye, goodbye, goodbye.”

Paul Simon – You’re Kind

Sometimes life seems to make as about much sense as the quote above.  People hurt each other for no apparent good reason.  There’s pain and heartache everywhere.  It strikes individuals, families, organizations, cities, states and countries.  But it strikes individuals first.  It is at the individual level, always, that each of us makes the choice to be happy or unhappy.  It really is a choice. 
            There are people who suffer from physiological depression and there are people who have suffered tragedy, and I understand those kinds of unhappiness.  But for the rest of us (and perhaps even for people in the first two groups) I believe happiness is possible and that it can be lasting.  Perhaps I am presumptuous and perhaps I speak too largely, so I will speak only from my own experience.              
            Before I do, however, I ask for your patience regarding the word “happiness.”   I have experienced different levels of happiness from quiet contentment to strong peace to joy (happiness in any circumstances) to giddiness and ecstasy.  The first three are the most useful in enabling me to serve others.  The last two are wonderful but rarely last long.  I have experienced what Abraham Maslow calls “Peak Experiences,” which only last for a couple of minutes at best.  I’ve had “runner’s highs” after consistent periods of sustained exercise.  I have also experienced what Eckhart Tolle describes as satori, feeling the “isness” of life.  This has lasted a little longer.   Once I even experienced an ongoing sense of joy and near ecstasy throughout the day for about three months.  That was fun.  Tolle said after he had his spiritual awakening that he was in a complete state of utter joy for two years even though he was homeless.  All of these feel very similar, as to be almost indistinguishable, which is why I choose the word happiness.  All of it is good and when I began to learn what it is, I know I could create it and harness it.
            I have been in periods of great happiness and great unhappiness.  I prefer happiness.  Every time.  Or I tell myself I do.  But I must admit with some embarrassment, that I have found benefits to unhappiness.  I can use it to get attention.  I can use it to stay self-absorbed.  I can use it to tell God and others that my negative viewpoints are justified.  I can use it to validate my victim status.  I can sulk, pout, complain, gripe or whine.  I can blame God, the government, my boss and my parents.  And I will always find plenty of company (yet I will still feel alone).  Best of all, unhappiness, like sliding downhill, takes no work, effort and certainly no self-discipline.
            There is an abundance of literature on the subject dating all the way to Greek and Roman philosophers.  One of my keys to understanding happiness is realizing that it is as much science as it is art.   It can be learned and practiced. Here are the times when I have been the happiest (so far):

  1. When circumstances were perfect.  I have had a few times where the confluence of events and people combined to make a wonderful life.  I had the right friends, enough money, and very little stress.  Predictably, those times were few and didn’t last.  Still, I recognize that I am blessed to have had them at all.  I believe that we can usually work to engineer at least some of our circumstances by being around the right people and choosing the right activities, actions and attitudes.
  2. When I worked at being happy.  Happiness takes discipline.  Indeed, it is a discipline, as is the cultivation of all good things. St. Paul calls love, joy, peace, gentleness, goodness, faithfulness, and self-control the fruit (not fruits, they are all one) of the Spirit.  Fruit needs to be cultivated and tended and the weeds need to be cleared away.  Assuming I don’t need medication to feel good (and according to The Power of Positive Thinking by Norman Vincent Peale, most people don’t), then I can control my happiness.  I can control my emotions.  Again, this is a discipline.
  3. When I was involved in something bigger than myself.  This usually involved helping other people directly.  For example, I used to work with middle school students at my church and it was one of the best experiences of my life.  This something bigger was usually my Purpose at the time. 

So there are ways to cultivate happiness, but one of the easiest and most direct ways is to be in Purpose.   As I’ve said, in being in Purpose I have seen a gradual unfolding of happiness and a gradual loosening of my less desirable emotions.  I’m not happy every single minute of the day, but I am seeing unexpected and welcome internal changes.  These changes make me happy because they indicate true growth.  They also make me realize that happiness is within my power, to have and to keep.  So all I have to do is Get Started and Keep Going.

"Así que, adiós. Adiós.
Te voy a dejar ahora
Y esta es la razón por la cual
Si te gusta dormir con la ventana abierta
Me gusta dormir con la ventana cerrada.
Así que, adiós, adiós, adiós ".

Paul Simon - Eres Amable

A veces la vida parece tener como sobre el sentido tanto como la cita anterior. La gente daño unos a otros sin ninguna razón aparente. Hay dolor y angustia por todas partes. Afecta a individuos, familias, organizaciones, ciudades, estados y países. Pero afecta a personas primero. Es en el nivel individual, siempre que cada uno de nosotros toma la decisión de ser feliz o infeliz. Realmente es una opción.
Hay personas que sufren de depresión fisiológica y hay personas que han sufrido la tragedia, y entiendo esa clase de infelicidad. Pero para el resto de nosotros (y tal vez incluso para las personas en los dos primeros grupos) Creo que la felicidad es posible y que puede ser duradera. Quizás soy presuntuoso y quizás hablo demasiado en gran parte, por lo que voy a hablar sólo de mi propia experiencia.
Antes de hacerlo, sin embargo, les pido su paciencia respecto a la palabra "felicidad". He experimentado diferentes niveles de felicidad de la alegría tranquila de paz firme a la alegría (felicidad en cualquier circunstancia) a vértigo y el éxtasis. Los tres primeros son los más útiles en lo que me permite servir a los demás. Los dos últimos son maravillosas, pero rara vez pasado mucho tiempo. He experimentado lo que Abraham Maslow llama "experiencias cumbre", que sólo duran un par de minutos como mucho. He tenido "altos corredor" después de períodos constantes de ejercicio sostenido. También he experimentado lo que Eckhart Tolle describe como satori, sintiendo el "ser" de la vida. Esto ha durado un poco más. Una vez incluso experimentó una sensación constante de alegría y éxtasis casi todo el día por cerca de tres meses. Eso fue divertido. Tolle, dijo después de que su despertar espiritual que él estaba en un completo estado de alegría absoluta por dos años a pesar de que no tenía hogar. Todo esto se siente muy similar, como para ser casi indistinguibles, y por eso elijo la palabra felicidad. Todo esto es bueno y cuando empecé a aprender lo que es, sé que podría crearla y aprovecharla.
He estado en los períodos de gran felicidad y una gran infelicidad. Yo prefiero la felicidad. Cada vez. O me digo yo. Pero debo admitir con cierta vergüenza, que he encontrado beneficios para la infelicidad. Puedo usarlo para llamar la atención. Puedo usarlo para quedarse absorto en sí mismo. Lo puedo usar para decirle a Dios ya los demás que mis puntos de vista negativos están justificadas. Lo puedo usar para validar mi condición de víctima. Puedo estar de mal humor, faneca, quejarse, quejarse o lloriquear. Puedo culpar a Dios, al gobierno, a mi jefe y mis padres. Y siempre voy a encontrar un montón de compañía (todavía sigo sentirás solo). Lo mejor de todo, la infelicidad, como deslizarse cuesta abajo, no tiene trabajo, el esfuerzo y ciertamente no la autodisciplina.
Hay una gran cantidad de literatura sobre el tema que data todo el camino a los filósofos griegos y romanos. Una de las llaves a la felicidad es darse cuenta de que la comprensión es la ciencia tanto como lo es el arte. Puede ser aprendido y practicado. Estos son los momentos en los que he estado más feliz (hasta ahora):

1. Cuando las circunstancias eran perfectas. He tenido un par de veces en la confluencia de los acontecimientos y la gente se combinaron para hacer una vida maravillosa. Tenía los amigos adecuados, suficiente dinero, y estrés muy poco. Como era de esperar, aquellos tiempos eran pocos y no duró. Sin embargo, reconozco que tengo la bendición de los ha tenido en absoluto. Creo que por lo general podemos trabajar para diseñar al menos algunas de nuestras circunstancias al estar cerca de la gente adecuada y la elección de las actividades correctas, acciones y actitudes.
2. Cuando yo trabajaba en ser feliz. La felicidad requiere disciplina. En efecto, se trata de una disciplina, como es el cultivo de todas las cosas buenas. St. Paul llama amor, gozo, paz, benignidad, bondad, fidelidad, y el auto-control de la fruta (no frutas, todos son uno) del Espíritu. Fruit necesita ser cultivada y cuidada y las malas hierbas deben ser eliminados. Suponiendo que no necesitan medicamentos para sentirse bien (y de acuerdo con el poder del pensamiento positivo de Norman Vincent Peale, la mayoría de las personas no lo hacen), entonces puedo controlar mi felicidad. Puedo controlar mis emociones. Una vez más, esta es una disciplina.
3. Cuando yo estaba involucrado en algo más grande que yo. Esto implica generalmente ayudando a otras personas directamente. Por ejemplo, yo solía trabajar con estudiantes de secundaria en mi iglesia y fue una de las mejores experiencias de mi vida. Esto era algo más grande por lo general mi propósito en ese momento.

Así que hay maneras de cultivar la felicidad, pero una de las maneras más fáciles y más directa es estar en Propósito. Como he dicho, al ser en su Propósito he visto un despliegue gradual de la felicidad y una relajación gradual de mis emociones deseables menos. No soy feliz cada minuto del día, pero estoy viendo cambios internos inesperados y bienvenidos. Estos cambios me hacen feliz, ya que indican el verdadero crecimiento. También hacen darme cuenta de que la felicidad está dentro de mi poder, para tener y mantener. Así que todo lo que tienes que hacer es empezar y seguir adelante.

Wednesday, February 20, 2013

Of Comic Cons and Purpose

Since I was 5 years old I have loved comic books and since I was 13 I have loved Comic Conventions.  I attended my first one in San Diego when I was 15.  It was one of the best weeks of my life.  As I got older my interest in comic books waxed and waned and I even gave them up completely for a couple of years.  But I always loved the comic “cons.”  Until recently. 
            The comic cons started losing their charm for me a few years ago as they became more focused on other aspects of popular culture.  Because of the new focus the San Diego Comic Con (now called Comic Con International) went from having a few hundred to over 125,000 attendees.  So for a long time I thought that all the changes were what was changing me.
            Then about two years ago, I went to a smaller comic con.  I was very excited about going.  I was going to recapture the feel of the smaller, more intimate conventions and focus on comic books with others who wanted the same experience.   I expected to have fun and to feel nostalgic, excited, and happy.  What I didn’t expect to feel was disappointed.
            When I got there, especially to the dealer’s room, I wondered why I was spending my time, money and energy on this.  I still liked comic books.  But I was away from my family.  I was spending money that might be used for other things.  Worst of all, I was spending time that I could be used for other things.  All of this was before I discovered the power of Purpose.  I was still in the throes of confusion about many things.  I knew there was something else I should be doing.  I didn’t know what it was, but I wasn’t this.
            Again, I have nothing against comic books or any hobby, but I was starting to realize that time was short.  Comic books were no longer fitting into my Purpose. 
            I also realized that I put a lot of time into anticipating an event, thus missing the present moments.  Some anticipation can be fun, but too much ruins the present and often diminishes the very thing I was anticipating.  A friend explained it like this:  We put so much energy into looking forward to a moment that we have no energy left when that moment arrives.
            What does all of this have to do with Purpose?
1.              As I’ve said before, we don’t find Purpose; Purpose finds us.  It usually has to prod us awake for a while, like we’re sleeping adolescents.  Purpose was waking me up at a comic convention.  At one time, being surrounded by comics with time on my hands and money in my pocket was a dream come true.  Now I realized that only sleeping people dream, and Purpose was trying to wake me up to take action.
2.              I haven’t mentioned the Enemy for a while, but it was there, along with Purpose.  The Enemy was saying, “Look at all these comic books.  They are your key to happiness.  You don’t need anything (or anyone) else.  Just stay entertained, busy, distracted, lost, isolated, left alone.  The world will be just fine without you.  When you get home, go in your garage and spend more time with your comics.  No one will care.  You deserve it.”
3.              Fortunately, Purpose is more powerful.  The message Purpose gave me was more succinct:  What you want, need and are looking for isn’t here. 
4.              The message of Purpose didn’t come at just this one time or place.  Purpose was in many places over the next two years.  Purpose didn’t give me the full picture immediately.  But I would find out soon enough.

The other day I tried to register for the Comic Con International.  So did 35,000 other people I’m told.  So I didn’t even get into the website until it was too late.  I still want to go.  And hopefully, something will come up as it has the last two years.  I’m also going back to Anaheim next month.  I’m going to have fun, which will be my Purpose in going, but none of it will make me ultimately happy.  What will make me happy is to stay focused on my real Purpose, to Get Started and Keep Going.

Desde que tenía 5 años me ha encantado cómics y desde que tenía 13 años me ha encantado convenciones de cómics. Asistí a mi primera en San Diego, cuando tenía 15 años. Fue una de las mejores semanas de mi vida. A medida que fui creciendo mi interés por los cómics sufrido altibajos e incluso me los entregó por completo durante un par de años. Pero siempre me encantaron las historietas "contras". Hasta hace poco tiempo.
Los contras de historietas comenzó a perder su encanto para mí hace unos años, ya que se centró más en otros aspectos de la cultura popular. Debido al nuevo enfoque de la San Diego Comic Con (ahora llamada Comic Con Internacional) pasó de tener unos pocos cientos a más de 125.000 asistentes. Así que por un tiempo pensé que todos los cambios eran lo que me estaba cambiando.
A continuación, hace unos dos años, fui a un con menor cómica. Yo estaba muy emocionada de ir. Iba a recuperar la sensación de los más pequeños, convenciones más íntimas y se centran en los cómics con otros que querían la misma experiencia. Yo esperaba divertirse y sentirse nostálgico, emocionado y feliz. Lo que no esperaba era sentirse decepcionado.
Cuando llegué allí, especialmente a la habitación de la banca, me pregunté por qué me estaba gastando mi tiempo, dinero y energía en esto. Todavía me gustaban los libros de historietas. Pero estaba lejos de mi familia. Yo estaba gastando dinero que podría ser utilizado para otras cosas. Lo peor de todo, yo pasaba mucho tiempo que podría ser utilizado para otras cosas. Todo esto fue antes de descubrir el poder de Propósito. Todavía estaba en la agonía de la confusión acerca de muchas cosas. Sabía que había algo más que debería estar haciendo. Yo no sabía lo que era, pero no era esto.
Una vez más, no tengo nada en contra de los cómics o cualquier manía, pero yo estaba empezando a darse cuenta de que quedaba poco tiempo. Los cómics ya no encaja en mi propósito.
También me di cuenta de que poner un montón de tiempo en previsión de un evento, perdiendo así los momentos actuales. Algunos anticipación puede ser divertido, pero ruinas demasiado a menudo el presente y disminuye precisamente lo que estaba esperando. Un amigo me lo explicó de esta manera: Ponemos tanta energía en espera un momento que no tenemos ninguna energía a la izquierda cuando llegue ese momento.
¿Qué tiene que ver todo esto que ver con Propósito?
1. Como he dicho antes, no encontramos Propósito; Finalidad nos encuentra. Por lo general, nos tiene que empujar despierto por un rato, como si estuviéramos durmiendo adolescentes. Finalidad me estaba despertando en una convención de cómics. En un momento, estar rodeado de cómics con el tiempo en mis manos y dinero en mi bolsillo era un sueño hecho realidad. Ahora me di cuenta de que sólo dormir soñar a la gente, y el propósito estaba tratando de despertar a la acción.
2. No he mencionado el enemigo durante un tiempo, pero estaba allí, junto con Propósito. El enemigo estaba diciendo: "Mira a todos estos cómics. Ellos son la clave para la felicidad. No hace falta algo (o alguien) más. Sólo mantente entretenido, ocupado, distraído, perdido, aislado, solo. El mundo va a estar bien sin ti. Cuando llegue a casa, ir en su garaje y pasar más tiempo con sus comics. A nadie le importará. Te lo mereces. "
3. Afortunadamente, el objetivo es más potente. El propósito mensaje me dio fue más conciso: Lo que quieren, necesitan y están buscando no está aquí.
4. El mensaje de Propósito no vino justo en este momento o lugar. Propósito estaba en muchos lugares durante los próximos dos años. Objeto no me dio el panorama completo de inmediato. Pero me volvería a encontrar muy pronto.

El otro día me trató de inscribirse en el Comic Con Internacional. Lo mismo hizo otras 35.000 personas que me dicen. Así que ni siquiera entrar en el sitio web hasta que fue demasiado tarde. Todavía quiero ir. Y con suerte, algo se van a plantear como lo ha hecho en los últimos dos años. También voy de regreso a Anaheim el próximo mes. Voy a pasarlo bien, que va a ser mi propósito en la marcha, pero nada de eso me hará feliz al final. Lo que me hará feliz es estar centrado en mi objetivo real, para empezar y seguir adelante.

Monday, February 18, 2013

Feelings, Peace and Purpose

Here is an exercise I give myself when I am feeling unhappy.  First, I identify the feeling, usually some level of fear, anger or sadness.  Then I pick up a small object, such as a pen or a marble and hold on to it.  That object represents my feeling.  I hold on that object, and that feeling, for as long as I like.  In this way, the feeling is acknowledged and accepted rather than resisted or ignored.
I want those less enjoyable emotions to go away as quickly as possible, so I try resisting or ignoring them.  I find that tends to make them stronger, like a hungry or tired baby who won’t stop screaming until acknowledged.  I might even express gratitude for the feeling because it’s trying to tell me something.  All the while I’m holding on to the object.  Then I try to go about my daily tasks.  This becomes problematic because I am holding something in my hand.  (Sometimes I will tell a student who is struggling with emotions to continue a writing assignment while holding on to the object.  This also becomes problematic.)  Soon I realize that holding on to the object and the feeling is getting in the way of the rest of my life.  I can’t do things or at least I can’t do them as well.  So I have to let go.  Well, I don’t have to let go; I can hold on to that feeling as long as I like, but soon I realize I don’t want to any longer.  When I’m ready to let go of the feeling, I can let go of the object.
Perhaps this exercise seems too idealistic and cute.  Perhaps it is.  Still I find it serves me by allowing me to be conscious what I’m feeling.  Sometimes I don’t even realize what it is I’m feeling, and sometimes I’m not even completely conscious that I am feeling bad.  One time someone spoke quite harshly to me, but it didn’t register right away because I was doing a lot of other things.  So I went about my life with this underlying sense of sadness.  Finally, about three days later, while at work, I turned to a friend and said, “Am I a good person?” 
I realized the harsh comment made me feel bad about myself.  In asking that question, I became aware of my sadness.  In addition, I was able to realize that my attacker’s harshly delivered comment might have something I could be aware of, so as to not offend, even unintentionally, in the future.  Or I could choose to ignore it.  Either way the choice of feelings and responses was mine again.
Why all this talk about feelings?  My feelings can aid me in or distract me from Purpose, but they don’t have to.  When I’m sad, fearful or angry, it can be hard to write.  Yet those are the very times I need to write.  In fact, I have started many of these blogs feeling negative.  The very title of these blogs, “Why Don’t I Just Get Started?” was borne out of anger and sadness about the then-current state of my emotions.  How did I lose those undesirable emotions?  I got in Purpose.  I wrote.  And it has been my consistent experience that every time I write, every time I am in purpose, I feel better.
As I’ve said before, I believe our natural states are peace and joy.  But there are an infinite number of things in our culture, our relationships and, most of all, in ourselves that fight to keep us from being peaceful and joyful.  But as Epictetus says repeatedly, “People are not disturbed by things, but by the view they take of them.
Though an optimist by nature, I’m not naïve.  The world is a difficult place.  There is unfairness, injustice, sadness, pain and difficulty everywhere and everyone is experiencing it at some level almost all the time.  But every major belief system teaches us that there is a way to overcome, if not the circumstances, then the emotional pain caused by the circumstances. 
Buddhism teaches us to let go of desire.  Christianity teaches us to give those desires to God.  (“In this world you will have trouble.  But take heart.  I have overcome the world.”  - Jesus)  In fact, the beginning point of most faiths is that we can be happier, better and more peaceful.  This is not the time to discuss the validity or merits of different faiths.  My point is that there are ways to find peace.
And I want peace.  I want it for the world and I want it for myself.  I want it, not as a goal, but so that I can focus on other things.  It’s the same reason I want a lot of money.  I don’t want an extravagant lifestyle.  I want a lifestyle of service and I don’t want money to be an issue.  As Forrest Gump said when he discovered he no longer needed to worry about money, “Good.  One less thing.”
So having peace is one less thing to worry about.  When I am in Purpose I am peaceful.  The more I am in Purpose, the more peaceful I am.
It also helps to realize that feelings are just things, possessions.  I can have them, but I don’t want them to have me.  If I have too many possessions, they can very easily overwhelm me.  They can start to own me.  As the owner of several thousand comic books, I have found this out the hard way.  I have also found out the hard way that sadness, anger and fear can own me.  So I want to choose differently.
I’m not a self-help guru.  I don’t have all the answers.  I don’t even consistently practice all that I preach.  Yet the more I am in Purpose, the more consistent my words and deeds become.  So to have peace consistently, every day, I have to Get Started and Keep Going.

Aquí hay un ejercicio que me dan cuando me siento triste. En primer lugar, identificar el sentimiento, por lo general algún nivel de miedo, enojo o tristeza. Luego recojo un objeto pequeño, como un bolígrafo o una canica y aferrarse a él. Este objeto representa mi sentimiento. Me aferro a ese objeto, y la sensación de que, durante todo el tiempo que quiera. De esta manera, la sensación es reconocido y aceptado en vez de resistir o ignoradas.
Quiero esas emociones menos agradables que se vaya lo más rápido posible, así que trato de resistir o ignorarlas.  Me parece que tiende a hacerlos más fuertes, como un bebé hambriento o cansado que no para de gritar hasta su reconocimiento.Incluso podría expresar gratitud por el sentimiento porque está tratando de decirme algo. Todo el tiempo me estoy aferrando al objeto. Entonces trato de ir por mis tareas diarias. Esto resulta problemático porque estoy sosteniendo algo en la mano. (A veces voy a decirle a un estudiante que está luchando con emociones para continuar una tarea de escritura mientras que se aferra al objeto. Esto también se convierte en un problema.) Pronto me doy cuenta de que aferrarse al objeto y la sensación se está en el camino de los demás de mi vida. No puedo hacer las cosas, o al menos yo no puedo hacerlo tan bien. Así que tengo que dejar ir. Bueno, no lo tienes que dejar ir, puedo mantener esa sensación todo el tiempo que quieras, pero pronto me di cuenta de que no quiere por más tiempo. Cuando estoy listo para dejar de lado el sentimiento, puedo soltar el objeto.
Tal vez este ejercicio parece demasiado idealista y lindo. Quizá lo sea. Todavía me parece que me sirve por permitirme ser consciente de lo que estoy sintiendo. A veces no se dan cuenta de qué es lo que estoy sintiendo, ya veces ni siquiera estoy completamente consciente de que me siento mal. Una vez que alguien hablaba muy duramente a mí, pero no se registró de inmediato porque estaba haciendo un montón de otras cosas. Así que me fui de mi vida con este sentimiento subyacente de tristeza. Por último, unos tres días más tarde, mientras que en el trabajo, me dirigí a un amigo y le dijo: "¿Soy una buena persona?"
Me di cuenta de la cruda comentario me hizo sentir mal conmigo mismo. En esa pregunta, me di cuenta de mi tristeza. Además, tuve la oportunidad de darse cuenta de que mi atacante duramente entregado comentario podría tener algo que yo podía tener en cuenta, para no ofender, incluso involuntariamente, en el futuro. O podría optar por ignorarlo. En cualquier caso la elección de los sentimientos y respuestas mío era nuevo.
¿Por qué toda esta charla acerca de los sentimientos? Mis sentimientos me puede ayudar o me distraen del propósito, pero no tiene que hacerlo. Cuando estoy triste, temeroso o enojado, puede ser difícil de escribir. Sin embargo, esos son los mismos tiempos que necesito para escribir. De hecho, he empezado muchos de estos blogs sensación negativa. El título mismo de estos blogs, "¿Por qué no puedo simplemente ponerse en marcha?" Nació de la ira y la tristeza por el estado en ese momento de mis emociones. ¿Cómo fue que perdí esas emociones indeseables? Me metí en Propósito. Que escribí. Y ha sido mi experiencia consistente en que cada vez que escribo, cada vez que estoy en ello, me siento mejor.
Como he dicho antes, creo que nuestros estados naturales son la paz y la alegría. Sin embargo, hay un número infinito de cosas en nuestra cultura, nuestras relaciones y, sobre todo, en nosotros mismos, que lucha para evitar que seamos pacíficos y alegres. Pero como Epicteto dice repetidamente: "La gente no está preocupada por las cosas, sino por la visión que tomar de ellos".
Aunque optimista por naturaleza, no soy ingenuo. El mundo es un lugar difícil. Hay injusticia, la injusticia, la tristeza, el dolor y la dificultad en todas partes y todo el mundo lo está experimentando en algún nivel casi todo el tiempo. Pero cada sistema de creencias mayor nos enseña que hay una manera de superar, si no las circunstancias, entonces el dolor emocional causado por las circunstancias.
El budismo nos enseña a dejar de lado el deseo. El cristianismo nos enseña a dar a los deseos de Dios. ("En el mundo tendréis aflicción, pero ¡anímense yo he vencido al mundo..." - Jesús) De hecho, el punto de partida de la mayoría de las religiones es que podemos ser más felices, mejor y más pacífico. Este no es el momento para discutir la validez o los méritos de diferentes credos. Mi punto es que hay maneras de encontrar la paz.
Y quiero la paz. Lo quiero para el mundo y lo quiero para mí. Lo quiero, no como una meta, sino para que pueda concentrarse en otras cosas. Es la misma razón que me quiere un montón de dinero. No quiero que un estilo de vida extravagante. Quiero una vida de servicio y no quiero que el dinero sea un problema. Como dijo Forrest Gump cuando descubrió que ya no tenía que preocuparse por el dinero: "Bien. Una cosa menos ".
Así que tener la paz es una cosa menos de qué preocuparse. Cuando estoy en Propósito estoy tranquilo. Cuanto más estoy en Propósito, el más pacífico que soy.
También ayuda a darse cuenta de que los sentimientos son sólo cosas, posesiones. Puedo tenerlos, pero no quiero que me tienen. Si tengo demasiadas posesiones, pueden muy fácilmente me abruman. Pueden empezar a mi dueño. Como propietario de varios miles de libros de historietas, he encontrado esto de la manera difícil. También he encontrado la manera dura que la tristeza, la ira y el miedo me puede poseer. Así que quiero elegir de forma diferente.
Yo no soy un gurú de la autoayuda. No tengo todas las respuestas. Ni siquiera constantemente práctica todo lo que predicamos. Sin embargo, cuanto más estoy en Propósito, el más consistente mis palabras y acciones a ser. Así que para tener paz constantemente, todos los días, tengo que Empezar y Seguir Adelante.