Thursday, January 17, 2013

The Cost


NOTE:  I wrote this yesterday morning but didn't finish editing it until last night.  There's a lesson there somewhere.

It sounds fun, romantic and heroic to talk about the Enemy and fighting distraction as one works towards one’s Purpose.  It sounds like a great adventure story.  Having grown up reading comic books, I love adventure stories.  But when it’s 5:00 am and I
·      Wake up with an earache;
·      Struggle with self-doubt;
·      Fight fear and depression;
·      Wish I could sleep just a few more minutes;
·      Feel overwhelmed by the number of tasks ahead of me;
·      Realize there’s no milk in the refrigerator;
·      Find out one of the cars is on Empty;
·      Wonder if what’s in the back account will get us through to the end of the month;
·      Remember that there were people I was supposed to contact yesterday; and/or
·      Battle loneliness, sadness, or discouragement,
then it’s not fun, romantic or heroic.  It’s just hard.
            Someone once said to me, “You never know what another person is going through.”  Wise words.  In a previous blog I said that most of us experience major crises only occasionally.  That’s true, but the minor crises, all combined, can feel just as overwhelming.  In some ways, the minor crises can be more difficult.
            If I’m sick, have a car accident, or a death in the family, then people will cut me some slack.  They may even help me.   I can take a couple of days or even a week off to take care of things.  But I can’t call my boss and say, “I’m not coming into today because there’s no milk in the refrigerator.  Besides that, I just don’t have a lot of confidence in myself, so I’m going back to bed.  I might be back tomorrow unless I’m still lacking confidence.”  People generally aren’t as understanding about that.   I suppose I could call in and say, “I’m not coming in today because I don’t feel well.” 
And that’s true.  I don’t feel as well as I did last week when I was fueled with the adrenaline and enthusiasm that everyone experiences at the beginning of working towards Purpose.  I don’t feel that excitement or joy or hope.  Right now I just feel like quitting.  I have not one guarantee, not one, that anything I do will bring me success, attention, admiration or financial reward.  I could end this day the same way I started this day, feeling lousy.
So why I am doing it then?  What compels me, yes, compels, calls, nudges, pushes, urges, kicks me to sit here in the cold dark morning to write, to plan, to pray, to work?  It’s something far greater than me. 
I remember several years ago, when I was still single, feeling a very strong urge to give part of my summer to a missionary cause.  At first I was excited and I couldn’t wait.  But then I looked at my bank account, decided I couldn’t afford it, and chose not to go.  I’d made a logical and rational decision.  But something wouldn’t let me rest.  I couldn’t stop thinking about it.  Nothing tasted good.  Nothing was enjoyable.  The world looked ugly.  Then one day without realizing it, I got the flu.  I thought I was just hurting from overexertion at a softball tryout the night before.  (I made the team, but I couldn’t afford the $10 fee to join.  I really was having financial troubles.)  The next night I was at a drive in with some friends I noticed that everyone was walking around in t-shirts while I was wearing a sweatshirt and still freezing. I went home feeling feverish and miserable.  That night I had a dream.  I don’t remember the dream, but I remember this.  A voice spoke to me in my dream and it said this: 
Robert, it will cost you more to stay home than it will cost you to go.

 I woke up literally sitting up straight, sweating and scared, but I knew what I had to do.  I immediately made the necessary phone calls and the next day I left.  Food tasted good again.  Life was enjoyable.  The world was beautiful. 
So why I am up while the world sleeps?  Why do I keep going when the initial luster has worn off?  Because it will cost me more to not follow my Purpose than any small price I have to pay now.
Right now, as I finish this writing the world is beautiful again.  My earache has diminished.  Between writing paragraphs I got milk and put gas in the car.  I feel alive.  Whatever cost I had to pay to do what I am supposed to do has been more than doubled and returned.

NOTA: Escribí esta mañana ayer, pero no terminó de editarlo hasta anoche. Hay una lección en alguna parte.

Suena divertido, romántico y heroico para hablar sobre el enemigo y lucha como una distracción trabaja hacia un propósito. Suena como una historia de gran aventura. Después de haber crecido leyendo libros de historietas, me encantan las historias de aventuras. Pero cuando son las 5:00 am y yo
• Comience el día con un dolor de oído;
• La lucha con la duda;
• Luchar contra el miedo y la depresión;
• Me gustaría poder dormir apenas unos minutos más;
• Se sienten abrumados por el número de tareas por delante de mí;
• Darse cuenta de que no hay leche en el refrigerador;
• Averigüe uno de los coches es en ninguna parte;
• Me pregunto si lo que está en la cuenta atrás nos llevará hasta el final del mes;
• Recuerde que hay gente a la que se suponía que debía ponerse en contacto ayer, y/o
• Batalla soledad, tristeza o desánimo,
entonces no es divertido, romántico o heroico. Es simplemente difícil.
Alguien una vez me dijo: "Nunca se sabe lo que la otra persona está pasando." Sabias palabras. En un blog anterior me dijo que la mayoría de nosotros experimentamos grandes crisis sólo ocasionalmente. Eso es cierto, pero las crisis menores, todo ello combinado, puede sentirse tan abrumadora. De alguna manera, las crisis menores pueden ser más difíciles.
Si estoy enfermo, tiene un accidente de coche, o una muerte en la familia, entonces la gente va a darme un descanso. Incluso pueden ayudarme. Puedo tomar un par de días o incluso una semana libre para cuidar de las cosas. Pero no puedo llamar a mi jefe y decirle: "No voy a entrar en hoy porque no hay leche en el refrigerador. Además de eso, simplemente no tienen mucha confianza en mí mismo, así que me voy a la cama. Yo podría estar de regreso mañana a menos que me sigue faltando la confianza. "La gente en general no son tan entender eso. Supongo que podría llamar y decir: "Yo no voy a ir hoy porque no me siento bien".
Y eso es cierto. No me siento tan bien como yo hice la semana pasada cuando fue alimentado con la adrenalina y el entusiasmo que cada uno experimenta al inicio de la labor destinada Propósito. No siento esa emoción, alegría o esperanza. En este momento me siento como dejar de fumar. No tengo ni una garantía, ni una, que cualquier cosa que se me va a traer el éxito, la atención, la admiración o la recompensa financiera. Podría terminar el día de hoy de la misma manera que comencé este día, sintiendo pésimo.
¿Entonces por qué lo hago entonces? Lo que me obliga, sí, obliga, llamadas, codazos, empujones, urge, me da una patada a sentarse aquí en la mañana fría oscuridad de escribir, planificar, orar, trabajar? Es algo mucho más grande que yo.
Recuerdo que hace varios años, cuando yo todavía estaba solo, sintiendo un impulso muy fuerte para dar parte de mi verano con una causa misionera. Al principio estaba emocionado y no puedo esperar. Pero luego me miró a mi cuenta bancaria, decidí que no podía permitir, y decidió no ir. Había tomado una decisión lógica y racional. Pero hay algo que no me dejaba descansar. No podía dejar de pensar en ello. Nada sabía bien. Nada era agradable. El mundo parecía feo. Entonces, un día, sin darse cuenta, tengo la gripe. Pensé que estaba haciendo daño por sobreesfuerzo en una pelota de béisbol puesta a punto de la noche anterior. (Hice el equipo, pero no podía pagar la cuota de $ 10 para inscribirse. Realmente estaba teniendo problemas financieros.) La noche siguiente estaba en un coche con unos amigos me di cuenta de que todos estaban caminando en las camisetas, mientras que Yo llevaba una sudadera y congelación todavía. Me fui a casa sintiéndose febril y miserable. Esa noche tuve un sueño. No recuerdo el sueño, pero me acuerdo de esto. Una voz me habló en mi sueño, y dijo lo siguiente:
Robert, que le costará más a quedarse en casa de lo que va a costar que te vayas.

             Me desperté literalmente sentado con la espalda recta, sudor y miedo, pero yo sabía lo que tenía que hacer. Inmediatamente me hizo las llamadas telefónicas necesarias y al día siguiente me fui. La comida estaba bien otra vez. La vida era agradable. El mundo era hermoso.
Así que ¿por qué estoy arriba mientras el mundo duerme? ¿Por qué seguir adelante cuando el brillo inicial ha desaparecido? Porque me va a costar más para no seguir mi propósito que cualquier pequeño precio que tengo que pagar ahora.
Ahora mismo, mientras termino este escrito que el mundo es hermoso de nuevo. Mi dolor de oídos ha disminuido. Entre escribir párrafos compro leche y poner gasolina en el coche. Me siento vivo. Sea cual sea el precio que tenía que pagar para hacer lo que se supone que debo hacer se ha más que duplicado y vuelto.