Sunday, January 13, 2013

Is Suffering Optional?


Although my stomach is still upset, and I’ve had so much peppermint tea that I feel like a candy cane, I feel much better than I have for the last couple of days.  I’m starting this blog as I have started other blogs, unsure of what I’m going to say or where this will lead.
            As I said, I’ve been sick for the last couple of days.  It hasn’t been pleasant, but there has been some good in it.  I have been reminded to have more compassion for others who suffer.  This experience has led me to a question:  Is suffering optional?
            Buddhism teaches us that all suffering comes from desire.   M. Scott Peck says in The Road Less Traveled that life is suffering but that once we accept it that we no longer suffer.
Either way, there is a lot of suffering going on everywhere and with almost anyone we encounter.  Most people don’t talk about it, but it’s there nonetheless.  It comes in many forms, spiritual, physical, emotional, and social. 
For me suffering is, perhaps all of it, a way to divert me from my purpose.  This morning I was so weak that I could barely stand.  But somehow I found the strength to read a little of the Bible, because spiritual growth is part of my purpose.  I wasn’t able to read much, but at least for a little while I was moving in my purpose.  When I couldn’t read, I prayed.  Then I slept for another six hours.
Is all suffering a way for the enemy to divert us from our purpose?  For the sake of argument, let’s say yes.  Loneliness, sadness, depression, illness, rage, hatred, resentment, regret, pain of any kind – do any of these things help me to fulfill my purpose?  No, they distract or deter me.  Now, maybe, just maybe, I will need time to deal with certain issues.  Maybe I need to deal with my pain so I can be more compassionate and understanding.  But at some point I move forward or I stay stuck.             
The reason I started this blog was because I was tired of my pain.  It wasn’t serving me.  I was tired of crying, of complaining, of being helpless.  So I got out the laptop and I started writing.   Now here’s the interesting thing:  within a few minutes of writing my first blog, all my sadness was gone.  Oh, it came back, but not for several hours and not to the same degree.  And I had purpose, determination and joy again.  I was also able to enjoy the rest of my life.
Now I’ve backslid.  The other day a friend asked me how I was and I emotionally spewed about all my troubles and anger and hopelessness.  And I felt pretty stupid about it for the rest of the day.  And stupid is the right word.  I was stupid.  (www.dictionary.com defines stupid as “lacking ordinary quickness and keenness of mind; dull; inane, pointless, foolish).  But when I’m in my purpose, I’m the complete opposite of stupid; I’m brilliant.  I’m a genius.  I’m interesting. I’m as close to God as I can be because he is working His purpose through me. 
The same applies to you when you are in your purpose.  You’re brilliant!  You’re a genius!  You’re interesting. You’re walking with God!
Do you think I’m exaggerating?  Then get to work on the things you’re supposed to be doing and see how it makes you feel.  See if you don’t feel amazing.  See if all the things that were bothering don’t seem to vanish.
I think there may be extreme situations where it’s almost impossible to be in my purpose.  Maybe I get so sick I can barely stand.  Maybe I get my heart broken or experience the death of someone close to me.  But, really, how often do those things happen?  Most of life’s distractions are petty annoyances, irritants, and small problems.  And much of what I suffer is really in my mind; it’s my perception of things.
For example, years ago I had a job that I didn’t like and was constantly obsessing about.  I was constantly miserable.   Then one night, for reasons I still don’t understand, none of it mattered.  I was in complete peace.  I knew the problems were petty and things would work out soon enough.  I felt great.  Sadly, the next day I went back to obsessing and being miserable.  But I never forgot that.  What was that strange peace and where did it come from?  Was someone praying for me?  Probably.  And perhaps, like Eckhart Tolle describes in The Power of Now, my misery forced me to separate myself from my problems.  Whatever happened, it was a genuinely mystical experience. 
I’ve learned since then that these mystical experiences can be harnessed.  The way I harness them is by being present in each moment, by being grateful and by moving toward my purpose of encouraging others.  That’s how I do it.  The frequency with which I do it is up to me, but the more I write, the more I study, the more I move towards my purpose, the more conscious and present and purposeful I can be.
So is suffering optional?  I’d like to say yes, but even Jesus sweat blood, so I have to say no.  But even Jesus was only crucified once (and that was part of His purpose) so I will say that it’s optional most of the time. 
Maybe I’m wrong.  I know this however.  As I’m writing, I’m not suffering a bit.  In fact, I’m feeling pretty good!

Aunque mi estómago todavía está afectado, y me he tomado el té de menta tanto que me siento como un bastón de caramelo, me siento mucho mejor de lo que tengo desde hace un par de días. Estoy empezando este blog como he empezado a otros blogs, inseguros de lo que voy a decir ni a dónde nos llevará.
Como ya he dicho, he estado enferma durante el último par de días. No ha sido agradable, pero no ha habido algo bueno en él. Me ha recordado a tener más compasión por los demás que sufren. Esta experiencia me ha llevado a una pregunta: ¿Está sufriendo opcional?
El budismo nos enseña que todo sufrimiento proviene del deseo. M. Scott Peck dice en El camino menos transitado que la vida es sufrimiento, sino que una vez que aceptamos que ya no sufrir.
De cualquier manera, hay mucho sufrimiento en todas partes y va con casi cualquier persona que encontramos. La mayoría de la gente no habla de ello, pero que está ahí, no obstante. Se presenta en muchas formas, espiritual, físico, emocional y social.
Para mí el sufrimiento es, tal vez todo eso, una manera de distraerme de mi propósito. Esta mañana estaba tan débil que apenas podía soportar. Pero de alguna manera encontré la fuerza para leer un poco de la Biblia, porque el crecimiento espiritual es parte de mi propósito. Yo no era capaz de leer mucho, pero al menos por un rato me estaba moviendo en mi propósito. Cuando no podía leer, oré. Entonces me dormí hasta dentro de seis horas.
Es todo sufrimiento una manera para que el enemigo nos desvíen de nuestro objetivo? Por el bien del argumento, vamos a decir que sí. La soledad, la tristeza, la depresión, la enfermedad, la rabia, el odio, el resentimiento, arrepentimiento, dolor de cualquier tipo - hacer cualquiera de estas cosas me ayudará a cumplir mi propósito? No, distraer o impedir mi. Ahora, tal vez, sólo tal vez, voy a necesitar tiempo para ocuparse de ciertas cuestiones. Tal vez tengo que lidiar con mi dolor, así que puede ser más compasivo y comprensivo. Pero en algún momento me muevo hacia adelante o me quedo atascado.
La razón por la que comencé este blog fue porque estaba cansado de mi dolor. No me estaba sirviendo. Estaba cansada de llorar, de quejarse, de ser impotente. Así que salí de la computadora portátil y empecé a escribir. Ahora viene lo interesante: dentro de unos minutos de escribir mi primer blog, toda mi tristeza se había ido. Oh, volvió, pero no durante varias horas y no en el mismo grado. Y yo tenía un propósito, determinación y alegría otra vez. También tuve la oportunidad de disfrutar el resto de mi vida.
Ahora he retrocedido. El otro día un amigo me preguntó cómo estaba y me arrojó emocionalmente acerca de todos mis problemas y la ira y la desesperanza. Y me sentí muy estúpido al respecto durante el resto del día. Y estúpida es la palabra correcta. Fui un estúpido. (Www.dictionary.com estúpido define como "falta de rapidez y agudeza ordinaria de la mente, aburrido; inane, inútil, absurdo). Pero cuando estoy en mi propósito, yo soy todo lo contrario de estúpido, soy brillante. Soy un genio. Soy interesante. Estoy tan cerca de Dios como lo puede ser porque está trabajando su propósito a través de mí.
Lo mismo se aplica a usted cuando usted está en su propósito. Eres brillante! ¡Eres un genio! Usted es interesante. Estás caminando con Dios!
¿Crees que estoy exagerando? A continuación, empezar a trabajar en las cosas que se supone que hacer y ver cómo te hace sentir. Vea si usted no se siente increíble. A ver si todas las cosas que estaban molestando no parecen desvanecerse.
Creo que puede haber situaciones extremas en las que es casi imposible estar en mi propósito. Tal vez me pongo tan enfermo que apenas puedo soportarlo. Tal vez me sale el corazón roto o experimentar la muerte de alguien cercano a mí. Pero, realmente, ¿cuántas veces esas cosas pasan? La mayor parte de las distracciones de la vida son molestias pequeñas, irritantes, y los problemas pequeños. Y mucho de lo que sufro es realmente en mi mente, es mi percepción de las cosas.
Por ejemplo, hace años tenía un trabajo que no me gustaba y estaba constantemente obsesionado. Yo estaba constantemente miserable. Entonces, una noche, por razones que aún no entendemos, nada de eso importaba. Yo estaba en completa paz. Sabía que los problemas eran menores y las cosas saldrían pronto. Me sentí muy bien. Lamentablemente, al día siguiente volví a obsesionarse y ser miserable. Pero nunca me olvidé de eso. ¿Qué fue eso extraña paz y de dónde viene? ¿Fue alguien orando por mí? Probablemente. Y tal vez, como Eckhart Tolle describe en El Poder del Ahora, mi miseria me obligó a alejarme de mis problemas. Lo que sucedió, fue una experiencia verdaderamente místico.
He aprendido desde entonces que estas experiencias místicas pueden ser aprovechadas. A mi modo de aprovecharlos es estando presente en cada momento, por ser agradecido y moviéndose hacia mi objetivo de animar a otros. Así es como yo lo hago. La frecuencia con la que lo hago es por mí, pero cuanto más escribo, más me estudio, más me muevo hacia mi objetivo, más consciente y presente y útil que puedo ser.
Así es el sufrimiento opcional? Me gustaría decir que sí, pero ni siquiera sudó sangre de Jesús, por lo que tengo que decir que no. Pero aunque Jesús fue crucificado una sola vez (y eso era parte de su propósito), así que va a decir que es opcional la mayor parte del tiempo.
Tal vez me equivoque. Sé que esto sin embargo. Mientras escribo, no estoy sufriendo un poco. De hecho, me siento muy bien!