Monday, December 31, 2012

Dealing With Distractions


Dealing With Distractions

How do I deal with distractions?  Not very well, I’m afraid.  First, I create or allow for plenty of my own distractions.  My personal favorites are the Internet, word games, chatting and checking e-mail.  Then there are my family members, the dogs, and the house.  (As I write these words, one of my daughters just asked me to make her some hot chocolate.  Can you wait a moment?)
Though I have never been diagnosed for it, I have all the symptoms of mild ADHD, which means I’m already easily distracted.  Now maybe I don’t have ADHD.  I have a colleague who does vision testing and he says 90% of all learning issues, including ADHD, ADD, hyperactivity, inability to read and other learning disabilities, and even people who wind up in prison, turn out to have vision issues because not all of the 13 muscles in the eye are properly strengthened.  In other words, they were misdiagnosed.  So maybe I don’t have ADHD.  Maybe I have a vision issue.
            I think most people have a vision issue.  Not an eye vision issue, but a heart vision issue.
            Why am I here?
            What am I meant to do?
            What is my reason for being alive?

            Yes, I’ve asked these questions before, but the truth is that I have to ask them every day.  I have to keep my vision in front of me constantly, because distractions are there constantly.  If I drive, there is not one day, not even one second that I should not keep my eyes open. 
I had to go to Traffic School the other day.  The teacher said that accidents occur within two seconds of the driver taking his or her eyes off the road.  So maybe I have one second to take my eyes off my own road, but not much more than that.
            The truth is that I take my eyes off my vision constantly.  Constantly!!  I get distracted by problems, chores, self-pity, and excuses.  And actually all of them are just excuses. 
There are really only two states of being:  I’m either in my purpose or I’m not.  Honestly, that’s it.  They can switch from moment to moment so it takes being conscious, being present, being in the moment, in the now.  There’s plenty of literature on this, which I will share later, but one of my favorite books is The Power of Now by Eckhart Tolle.
I know this much:  Distractions will always be there.  They will never go away.  In The War of Art, Steven Pressfield calls this resistance.  He says that the greatest resistance comes from within.  We allow it or we create it.  We allow or create our own distractions.  I know I love to give excuses for why I don’t do the things I need to do, but the truth is 99.99% of the time, I am not dealing with any real emergency.  My home or family members have never been on fire while I am working.  They just act like they are.  More correctly, I act like they are.  I jump up at the slightest provocation, anything, any reason to get away from what I’m supposed to be doing. 
Do you see how insidious this is?  Do I see it?  The world is waiting for me to contribute and I’m “relaxing” with a game or being “productive” by washing the dishes or being a “good person” by taking care of someone else’s needs.  The truth is if I want to be relaxed, be productive or be a good person, I have to follow my calling, do my work.  Then I can honestly and truthfully relax, be productive and be a good person, rather than have counterfeit versions.
Again, I’m either in my purpose or I’m not.   I don’t think there’s a middle ground. 
I will never be able to say goodbye to distractions, but I can say, “I’ll see you later at a more convenient time, at the right time.”  Now, however, is the time to do my work.

Tratar con distracciones

¿Cómo puedo lidiar con las distracciones? No muy bien, me temo. En primer lugar, crear o permitir el un montón de mis propias distracciones. Mis favoritos personales son el Internet, los juegos de palabras, chatear y e-mail. Luego están los miembros de mi familia, los perros, y la casa. (Mientras escribo estas palabras, una de mis hijas me pidió que hiciera su poco de chocolate caliente. ¿Puedes esperar un momento?)
Aunque nunca he sido diagnosticado por ello, tengo todos los síntomas de TDAH leve, lo que significa que ya estoy distrae con facilidad. Ahora tal vez no tengo TDAH. Tengo un colega que haga exámenes de la vista y él dice que el 90% de todos los problemas de aprendizaje, incluyendo el ADHD, ADD, hiperactividad, incapacidad para leer y otros problemas de aprendizaje, e incluso las personas que terminan en la cárcel, porque resultan no tener problemas de visión todos los 13 músculos del ojo se reforzar adecuadamente. En otras palabras, ellos fueron mal diagnosticados. Así que tal vez no tienen TDAH. Tal vez tenga un problema de visión.
Creo que la mayoría de la gente tiene un problema de visión. No es una cuestión de visión del ojo, sino un asunto del corazón la visión.
¿Por qué estoy aquí?
¿Qué soy yo quería hacer?
¿Cuál es mi razón de estar vivo?

Sí, he hecho estas preguntas antes, pero la verdad es que tengo que hacer todos los días. Tengo que mantener mi visión delante de mí constantemente, ya que las distracciones están ahí constantemente. Si conduzco, no hay un solo día, ni siquiera un segundo que no debo mantener mis ojos abiertos.
Tuve que ir a la Escuela de Tráfico el otro día. La maestra dijo que los accidentes ocurren dentro de los dos segundos del piloto le toma la vista de la carretera. Así que tal vez tengo un segundo para quitar mis ojos de mi propio camino, pero no mucho más que eso.
La verdad es que me quito los ojos de mi visión constantemente. Constantemente! Me distraigo por problemas, tareas, autocompasión, y excusas. Y en realidad todos ellos son sólo excusas.
En realidad, hay sólo dos estados del ser: Estoy bien en mi propósito o no lo soy. Honestamente, eso es todo. Se puede cambiar de un momento a otro por lo que toma ser consciente, estar presente, estar en el momento, en el ahora. Hay un montón de literatura sobre este tema, que voy a compartir más tarde, pero uno de mis libros favoritos es El poder del ahora de Eckhart Tolle.
Yo sé esto: Las distracciones siempre estará ahí. Nunca va a desaparecer. En La guerra de Arte, Steven Pressfield llama a esta resistencia. Él dice que la mayor resistencia viene de dentro. Nos lo permitan o lo creamos. Permitimos o crear nuestras propias distracciones. Sé que le encanta dar excusas de por qué no hago las cosas que tengo que hacer, pero la verdad es que el 99,99% de las veces, no estoy frente a cualquier emergencia real. Mi hogar o miembros de la familia nunca han estado en el fuego mientras estoy trabajando. Ellos sólo actúan como si lo son. Más correctamente, actúo como ellos. Me salta a la menor provocación, nada, ninguna razón para alejarse de lo que se supone que debo estar haciendo.
¿Ves lo insidioso que es esto? ¿Lo ves? El mundo está esperando a que contribuyan y que estoy "relajarse" con un juego o ser "productivo" lavando los platos o ser una "buena persona" por el cuidado de las necesidades de otra persona. La verdad es que si quiero estar relajado, ser productivo o ser una buena persona, tengo que seguir mi vocación, hacer mi trabajo. Entonces puedo honestamente y verdaderamente relajarse, ser productivos y ser una buena persona, en lugar de tener versiones falsificadas.
Una vez más, estoy bien en mi propósito o no lo soy. No creo que hay un término medio.
Nunca seré capaz de decir adiós a las distracciones, pero lo que puedo decir, "Te veré más tarde en un momento más conveniente, en el momento adecuado." Sin embargo, ahora es el momento de hacer mi trabajo.

Sunday, December 30, 2012

Why Don't I Just Get Started?


Why don’t I just get started?  
              I cannot, for one minute, believe that I was destined for a life of ordinariness, of boredom, of purposelessness.   Yet, that is, on many levels, what I have been living.  Yes, I imagine I’ve done some good.  Adopting children and animals, teaching and inspiring, writing resumes, making people laugh, all of these have been good things, wonderful things. 
All of that was yesterday, however.  What have I done today?  What am I going to do with today?
The truth is that I am not completely happy or fulfilled.  I have questions, doubts and fears, and they are huge.
QUESTIONS:
What is my purpose or what are my purposes for existence?
What am I supposed to do with my life?
What am I meant to contribute to the world?
Why can’t I move forward?
Why have certain parts of my life been so hard and why have certain prayers and hopes seem to have gone on unanswered for years or decades?
DOUBTS:
I’m not strong enough to do what I want to or need to do.
I don’t have the willpower.
I’m not consistent in my habits.
I’m not doing anything original.
There’s too much competition out there.
I just don’t know how to be happy; I’m never satisfied.
FEARS:
What if, one night, unable to sleep, I am filled with regret and longing over the things I didn’t dare to do?
What if my dreams don’t come true?
What if I lie on my deathbed wishing I had done more?
What if I am full of excuses?
What if I’m the guy who told everyone else they could do it, but I couldn’t do it myself?
What if I don’t have an original thought in my head?

I don’t really have the answer to any of these questions.  Here’s what I do know:
The very act of doing this writing, not cleaning the kitchen or sorting my comic books or asking a friend for prayer or advice, the very act of doing this writing, of doing the thing I’m supposed to be doing gives me strength and freedom and a sense of power.  I started this blog feeling terrible, sad,  angry and completely hopeless.  I started writing feeling like all purpose and point had long since vanished from my life.  Now I’m ready to kick ass, to do more, to focus on my kids and my comic books and my friends and all the good things that are waiting for me.  But until I did what I needed to do, I couldn’t enjoy any of those things, they didn’t really help, and I didn’t really deserve them anyway. 
So my answer to my QUESTIONS, DOUBTS and FEARS is this:
You are superfluous.  You are just there to distract me.  You are what Steven Pressfield calls Resistance.  You are what the Bible calls Satan.  You are what Eckhart Tolle calls the Pain Body.  You look huge.  You look like you can destroy me.  The truth is, you can’t, unless I give you permission.  For today, for now, I am done giving you permission.  I have work to do.
It’s time to get started.


¿Por qué no acaba de empezar?
No puedo, por un minuto, creo que estaba destinado a una vida de mediocridad, de aburrimiento, falta de propósito. Sin embargo, esto es, en muchos niveles, lo que he estado viviendo. Sí, me imagino que he hecho algún bien. La adopción de niños y animales, enseñar e inspirar, escribir hojas de vida, haciendo reír a la gente, todos ellos han sido cosas buenas, cosas maravillosas.
Todo eso fue ayer, sin embargo. ¿Qué he hecho hoy? ¿Qué voy a hacer hoy?
La verdad es que no soy completamente feliz o satisfecho. Tengo preguntas, dudas y temores, y son enormes.
PREGUNTAS:
¿Cuál es mi propósito ni cuáles son mis propósitos para la existencia?
¿Qué se supone que debo hacer con mi vida?
¿Qué soy yo la intención de contribuir al mundo?
¿Por qué no puedo seguir adelante?
¿Por qué algunas partes de mi vida ha sido tan difícil y por qué ciertas oraciones y esperanzas parecen haberse ido sin respuesta durante años o décadas?
DUDAS:
Yo no soy lo suficientemente fuerte para hacer lo que quiera o necesite hacer.
Yo no tengo la fuerza de voluntad.
No soy constante en mis hábitos.
Yo no estoy haciendo nada original.
Hay mucha competencia por ahí.
Yo no sé cómo ser feliz, yo nunca estoy satisfecho.
MIEDOS:
¿Qué pasa si, una noche, sin poder dormir, me lleno de pesar y nostalgia por las cosas que no se atreven a hacer?
¿Qué pasa si mis sueños no se hacen realidad?
¿Qué pasa si me acuesto en mi lecho de muerte que desean que había hecho más?
¿Qué pasa si estoy lleno de excusas?
¿Qué pasa si yo soy el tipo que le dijo a todo el mundo que podía hacerlo, pero no pude hacerlo yo mismo?
¿Qué pasa si no tengo un pensamiento original en mi cabeza?

Realmente no tengo la respuesta a cualquiera de estas preguntas. Esto es lo que sabemos:
El acto mismo de hacer este escrito, no limpiar la cocina o la clasificación de mis libros de historietas o pedirle a un amigo para la oración o el asesoramiento, el acto mismo de hacerlo por escrito, de hacer lo que tengo que hacer me da fuerza y ​​libertad y una sensación de poder. Empecé este blog de sentimiento terrible, triste, enojado y desesperado por completo. Empecé a escribir sentimiento como todo propósito y punto hacía tiempo que había desaparecido de mi vida. Ahora estoy listo para patear el culo, a hacer más, a enfocarme en mis hijos y mis libros de historietas y mis amigos y todas las cosas buenas que están esperando por mí. Pero hasta que hice lo que tenía que hacer, no pude disfrutar de cualquiera de esas cosas, en realidad no ayuda, y yo realmente no lo merecen de todas maneras.
Así que mi respuesta a mis preguntas, dudas y temores es la siguiente:
Usted es superfluo. Usted está ahí para distraerme. Usted es lo que Steven Pressfield llama Resistencia. Usted es lo que la Biblia llama a Satanás. Usted es lo que Eckhart Tolle llama el cuerpo del dolor. Te ves enorme. Parece que puede destruirme. La verdad es que no se puede, a menos que yo te doy permiso. Para hoy, por el momento, he terminado dándole permiso. Tengo trabajo que hacer.
Es hora de empezar.