Sunday, January 6, 2013

I Forgot


What a day.  Things did not go well.  I did not reach a lot of my goals today.  Ironically, I wrote out my daily and weekly goals this morning and I was very excited.  But then I forgot.  I forgot to keep them in front of me.  I forgot how important they are.  I forgot how important I am.  When I’m not important to myself, I’m not important to others and I allow them to decide what will happen to me. 
Maybe I thought that just writing my goals down was enough.  Maybe I thought I had done enough this week and I needed a break.  Maybe I’m putting myself under too much pressure.  I never promised anyone I would write every day.  Maybe I’m just too hard on myself and I should cut myself some slack. 
            Or maybe I shouldn’t. 
            I’m tired, but I’m not to the point of burnout.  Can I go just a little longer?  Can I write just a little more?  Can I do just one more thing?  How important is all of this to me anyway?  And why am I doing this?
            I think I have an answer to both questions with a story from my past.
            When I was going to UCSD in the 80’s, I had a term paper due on the night of the final test, so I worked on it until 2:00 a.m.  I slept for four hours and then began working again.  At the time, I had an electric typewriter that was at least 11 years old.  I began working and what happened?   The ribbon broke.  Now, for those too young to remember the typewriter, the ribbon contained the ink so the words could be seen on the paper.  And it broke.  At about 6 in the morning. 
I don’t remember the whole sequence of events, but I know that after panicking I tried to borrow two other people’s typewriters and neither one worked.  So I located a store that sold the ribbon I needed.  I didn’t have a car at the time, I had a little scooter, about the size and speed of a Mo-Ped.  So everything took longer.  But I replaced the ribbon and got back to work.  By now it was almost noon.  I had to work for three hours that day so I called my boss to see if I could get the day off.  He said, “No.”  So I dutifully scootered to my job, an after-school recreation program about 10 miles away.  I put in my three hours and returned home to finish the paper.  I got it done and then scootered the 20 something miles to UCSD.
Somehow I got there, late, but there nonetheless.  I turned in my paper, finished my final and at the end of it all, a girl was kind enough to take me and my scooter home in her minivan.  On the way, she told me of a place closer to my home where I could drive to and which would cut my drive time in half.  So it all turned out well.  In fact, if the ribbon hadn’t broken I probably would have never found out about the shortcut to school.
What I remember though in all of that was that I was asking the same questions I just asked above: Can I go just a little longer?  Can I write just a little more?  Can I do just one more thing?  How important is all of this to me anyway?  And why am I doing this?
It’s funny how often those questions come up in life, isn’t it?  It turned out that I could go just a little longer.  I could write just a little more.  I could do just one more thing.  It was vitally important to me.  I was doing it because I felt I had no choice.  To not do it would be to accept a failing grade, but worse it would mean I hadn’t really tried my very best.  To not do it would have meant I was giving up. 
I find that today the answers are also the same.  I can go just a little longer.  I can write just a little more.  I can do just one more thing.  It is vitally important to me.  I am doing it because I feel I have no choice. Living out my purpose is of vital importance to me.  “Vital” as in life sustaining or life-giving
Today I almost forgot all of that.  I almost forgot that if I want to truly have a life that sustains me, I have to be in my purpose.             
It’s interesting how purpose is tied in with self-esteem.  Had I remembered and followed my purpose today, I wouldn’t have spent as much time as I did waiting for or waiting on others.  I do both of those things a lot.  But when I’m in my purpose I seem to have a lot more self-respect.  I know where the boundary lines are.
So today, I wrote.  Tomorrow, I will write again.  Or I won’t.  But if I don’t, it won’t be because I’ve forgotten.

¡Qué día! Las cosas no van bien. No alcancé a muchos de mis metas en la actualidad. Irónicamente, escribí mis metas diarias y semanales de esta mañana y yo estaba muy emocionado. Pero luego se me olvidó. Me olvidé de mantenerlos en frente de mí. Me olvidé de lo importantes que son. Me olvidé de lo importante que soy. Cuando yo no soy importante para mí, que no soy importante para otros y permitirles decidir lo que va a pasar a mí.
Tal vez pensó que sólo escribir mis goles fue suficiente. Tal vez pensaba que había hecho lo suficiente esta semana y que necesitaba un descanso. Tal vez me estoy poniendo bajo demasiada presión. Nunca prometí a nadie que iba a escribir todos los días. Tal vez soy demasiado dura conmigo misma y me corté un poco de holgura.
O tal vez no.
Estoy cansado, pero no estoy al punto de agotamiento. ¿Puedo ir un poco más? ¿Puedo escribir un poco más? ¿Puedo hacer una sola cosa más? ¿Qué importancia tiene todo esto para mí de todos modos? ¿Y por qué estoy haciendo esto?
Creo que tengo una respuesta a ambas preguntas con una historia de mi pasado.
Cuando yo iba a UCSD en los años 80, tenía un papel de término debido en la noche de la prueba final, así que trabajé en ella hasta las 2:00 am dormí cuatro horas y luego comenzó a trabajar de nuevo. En ese momento, yo tenía una máquina de escribir eléctrica, que era por lo menos 11 años de edad. Comencé a trabajar y qué pasó? La cinta se rompió. Ahora, para los que son demasiado jóvenes para recordar la máquina de escribir, la cinta contenía la tinta por lo que las palabras pueden ser vistos en el papel. Y se rompió. A las 6 de la mañana.
No me acuerdo de toda la secuencia de los acontecimientos, pero yo sé que después de entrar en pánico traté de pedir prestado dos máquinas de escribir de otras personas y trabajado ni una. Así que encuentra una tienda que vende la cinta que necesitaba. Yo no tenía un coche en ese momento, yo tenía una moto pequeña, del tamaño y la velocidad de un Mo-Ped. Así que todo lo que tomó más tiempo. Pero cambié la cinta y volvió al trabajo. Ya era casi mediodía. Tuve que trabajar durante tres horas ese día, así que llamé a mi jefe para ver si podía obtener el día libre. Él dijo, "No." Así que obedientemente scootered a mi trabajo, un programa de recreación después de clases a unos 10 kilómetros de distancia. Me puse en mis tres horas y regresó a su casa para terminar el trabajo. Yo tengo hecho y luego scootered las 20 millas algo a UCSD.
De alguna manera llegué, tarde, pero sin embargo existe. Me volví en mi trabajo, terminé mi último y al final de todo esto, una chica tuvo la amabilidad de llevarme a casa y mi scooter en su minivan. En el camino, ella me habló de un lugar más cercano a mi casa, donde yo podía manejar y que debería cortarme el tiempo de conducción a la mitad. Así que todo salió bien. De hecho, si la cinta no se había roto, probablemente nunca se habría enterado sobre el acceso directo a la escuela.
Lo que recuerdo bien en todo esto era que yo estaba haciendo las mismas preguntas me acaba de preguntar antes: ¿Puedo ir un poco más? ¿Puedo escribir un poco más? ¿Puedo hacer una sola cosa más? ¿Qué importancia tiene todo esto para mí de todos modos? ¿Y por qué estoy haciendo esto?
Es curioso cómo a menudo las preguntas surgen en la vida, ¿no? Resultó que yo podría ir un poco más. Podría escribir un poco más. Podría hacer sólo una cosa más. Era de vital importancia para mí. Lo hacía porque sentía que no tenía otra opción. No hacerlo sería aceptar una calificación reprobatoria, pero peor sería decir que no se había tratado realmente mi mejor momento. No hacerlo habría significado que estaba rindiendo.
Me parece que hoy en día las respuestas también son las mismas. Puedo ir un poco más. Soy capaz de escribir un poco más. Puedo hacer una cosa más. Es muy importante para mí. Lo hago porque me siento que tengo más remedio. Vivir mi propósito es de vital importancia para mí. "Vital", como en el mantenimiento de la vida o la vida que da-
Hoy en día casi se me olvida todo eso. Casi se me olvida que si quiero tener realmente una vida que me sostiene, tengo que estar en mi propósito.
Es interesante ver cómo el propósito está vinculado con la autoestima. Si hubiera recordado y seguido mi propósito hoy, no habría pasado tanto tiempo como yo lo esperaba o esperar a los demás. Hago ambas cosas mucho. Pero cuando estoy en mi propósito me parece que tienen mucha más dignidad. Sé dónde están las líneas de límite.
Así que hoy, yo escribí. Mañana, voy a escribir de nuevo. O no lo haré. Pero si no lo hago, no será porque he olvidado.