Tuesday, January 1, 2013

Did You Think I Was Going to Stop?


Did you think I was going to stop?  Did you think I was going to take a day off?  A holiday?  Why?  It’s just another day.  I don’t mean that cynically.  “Just another day” means it’s one more chance to do my best, to contribute my gifts to the world.
The truth is that I have more days behind me than I have ahead of me.  My life has a specific number of days allotted to it.  At some point I reached the halfway mark.  I’m probably past that point now.  So the days I have ahead of me, I need to use wisely.
I’ll be honest.  I have wasted a lot of time.  That time is gone.  I can’t get any of it back.  I wasted it not only in useless activity but worse, in useless, negative thinking.  I fed myself lies that I wasn’t capable, couldn’t do, be or have what I wanted.  Yes, maybe I heard those lies from others, but the truth is I was the one who opened my soul and allowed those lies to enter.
            What dispels those lies?  Only one thing:  being in my purpose.  If I’m doing the things I’m supposed to be doing then I recognize the lies as lies.  If I’m not, then the lies become true.  It’s not that I’m ever incapable of reaching my full potential.  It’s that I have chosen to be incapable. 
One day I saw a man on crutches and it was obvious by the way he was walking that he didn’t need them.  I think he was homeless and perhaps his crutches were a prop to gain sympathy.  I don’t know.  But he obviously didn’t need them.  Most of us don’t need our crutches but we walk around on them anyway. 
I remember doing the same thing once.  I was browsing in a comic book store when I knew damn good and well, I should have been preparing for a night class I was teaching.  The homeless guy had his crutch and I had mine.  I noticed him, because at that moment in the comic book store I was him. 
            Why wasn’t I preparing for my class?  Well, it was a long time ago, but it was a class I wasn’t enjoying.  I wasn’t teaching it well.  There were a lot of bad things happening in my life at the time and that class was one of them.  I didn’t want to put forth the effort because I had already fallen on my face.  I couldn’t get it together.  I felt like both my legs were broken, just like my spirit, and so I had to have my crutches.  Of course, neither my legs nor my spirit were broken.  I just acted as if they were.  I didn’t really need the crutches.
             So of course, I did what any person with two unnecessary crutches would do:  I avoided walking correctly and I blamed others for my predicament.  That was my other crutch, by the way, blaming others for my predicaments.  I still do that, too.  I blame God, my family (the family I was raised in and the family I’m raising), my teachers, my neighbors, employers, the economy, the politicians, etc. etc. etc.  Like the crutch of avoidance, there is no end to the number of ways I can use the crutch of blame.  There is never a lack of people or circumstances to blame.  All I have to do is point that crutch outward.  A crutch never works if I move it inward.
            Dorthea Brand says it best in Wake Up and Live:
Rather than revive the memory of our early failures, let alone run the risk of hurting ourselves anew, we will unconsciously decide to remain inactive, or we will choose to do something easier than we should attempt, or we will start on a program and carry it near the spot where we were hurt before, and there find any excuse to beat a hasty retreat, leaving the work undone, the reward ungathered. The childish Unconscious wins: at least we were not bruised again in an already tender spot.

And:

The fears, anxieties and apprehensions, you see, were far more than mere negative things. By acting as if they were important, you endowed them with importance, you turned them into realities. They became parasitic growths, existing at the expense of everything that is healthy in you.

So what happened that night?  Honestly, I don’t remember what happened that night, though I don’t think it went very well, but here’s what happened with the class.  At some point, maybe later that same night, I was walking around the school hallways, after just having complained about the class and my boss (for giving me that class), when suddenly I stopped dead in my tracks.  I realized that this scenario was very familiar.  In fact, it was a repetition of the job I had had less than a year previous.  A job from which I had been fired.  Why had I been fired?  The specifics aren’t important.  Suffice it to say, I found myself in over my head and rather than try to manage things, I spent most of my time avoiding and complaining.  I hated that job.  But this job?  Despite the difficult class, I loved this job.  I had worked hard and long to get it.  And I was about to lose it, because I was repeating the same behaviors I had used in the previous job.  I was using the same crutches. 
I realized then that this was a turning point in this job.  I realize even more now that this was a turning point in my life.  The next day, I went to the library.  I checked out every book I could find on the subject.  Because I was not an expert in the subject, I called in people who were experts in the field as guest speakers.  I created a project for the students that put them more in charge of their own learning.  To quote Dorthea Brand again, "The law of nature is: Do the thing and you shall have the power; but they who do not do the thing have not the power."  Suddenly I had power.
Did all of this turn things around completely?  No and yes.  No, it did not completely salvage the class.  I had lost credibility and I never completely recovered it with that particular group.   But at least subsequent classes were far more interesting for me, if for no other reason, I was putting far more into it. 
And, yes, it did turn things around completely.  As a result of finishing the class (I had been offered the chance to let another instructor take it over) I was offered more classes.  Interestingly, the next class I was offered was one I also had no expertise in, but I tackled things early and it became one of my best experiences.  And I would love to tell you how I wound up becoming Teacher of the Year a couple of months later…so I will, because I did.
So, no, I’m not taking today off.  I’m not going to use the crutch of avoidance by claiming I deserve the time off because of an arbitrary number on a calendar.  I’ve had enough time off and I don’t know how much time I have left.  I need to throw away my crutches and keep walking forward.

¿Creías que iba a parar? ¿Creías que iba a tomar un día libre? Un día de fiesta? ¿Por qué? Es sólo otro día. No quiero decir que cínicamente. "Just another day" significa que es una oportunidad más para hacerlo lo mejor posible, para contribuir con mis dones al mundo.
La verdad es que tengo más días detrás de mí que tengo delante de mí. Mi vida tiene un número específico de días asignados a la misma.  En algún momento llegué a la mitad del recorrido. Probablemente estoy más allá de ese punto. Así que los días que tengo delante de mí, tengo que usar con prudencia.
Voy a ser honesto. He perdido mucho tiempo. Ese tiempo se ha ido. No puedo hacer nada de eso de nuevo. Lo perdido no sólo en la actividad inútil, sino que es peor, en el pensamiento inútil, negativo. Me di de comer mentiras que yo no era capaz, no podía hacer, ser o tener lo que quería. Sí, tal vez escuché esas mentiras de otros, pero la verdad es que yo fui el que abrí mi alma y permitió que esas mentiras para entrar.
Lo que disipa esas mentiras? Sólo una cosa: estar en mi propósito. Si yo estoy haciendo lo que tengo que hacer entonces reconocer las mentiras son mentiras. Si no lo soy, entonces las mentiras que hacerse realidad. No es que me vuelvo incapaz de alcanzar todo mi potencial. Es lo que he elegido ser incapaz.
Un día vi a un hombre con muletas y era evidente por la forma en que caminaba que no los necesitan. Creo que estaba sin hogar y quizá sus muletas eran un apoyo para ganar la simpatía. No se. Pero, obviamente, no los necesita. La mayoría de nosotros no necesita nuestras muletas pero caminar en ellos de todos modos.
Recuerdo haber hecho lo mismo una vez. Estaba navegando en una tienda de cómics cuando sabía muy bien y bueno, me he estado preparando para una clase de noche que me estaba enseñando. El mendigo tenía su muleta y yo los míos. Yo le di, porque en ese momento en la tienda de comics yo era él.
¿Por qué no se me preparaba para mi clase? Bueno, fue hace mucho tiempo, pero era una clase que no estaba disfrutando. Yo no lo estaba enseñando bien. Había un montón de cosas malas que suceden en mi vida en ese momento y esa clase era uno de ellos. Yo no quería hacer el esfuerzo porque yo ya había caído en la cara. No pude conseguir juntos. Me sentí como mis dos piernas rotas, al igual que mi espíritu, y así que tuve que tener mis muletas. Por supuesto, ni mis piernas ni mi espíritu se rompieron. Yo sólo actuaba como si lo fueran. Yo realmente no necesita las muletas.
Así que por supuesto, hice lo que cualquier persona con dos muletas innecesarias haría: evité caminar correctamente y le eché la culpa a otros por mi situación. Esa fue mi otra muleta, por cierto, culpando a los demás de mis apuros. Todavía hago eso. Yo culpo a Dios, mi familia (la familia Fui criado en la familia y estoy criando), mis profesores, mis vecinos, los empresarios, la economía, los políticos, etc, etc, etc Al igual que la muleta de evasión, hay no hay fin a la cantidad de formas que puedo usar la muleta de culpa. Nunca hay una falta de personas o circunstancias de la culpa. Todo lo que tienes que hacer es señalar que muleta hacia el exterior. Una muleta nunca funciona si lo muevo hacia adentro.
Dorthea Brande dice que es mejor en Wake Up and Live:
En lugar de revivir el recuerdo de nuestros fracasos tempranos, y mucho menos correr el riesgo de hacerse daño a nosotros mismos de nuevo, inconscientemente se deciden permanecer inactivo, o vamos a optar por hacer algo más fácil de lo que deberíamos intentar, o vamos a empezar en un programa y llevar a que cerca del lugar donde fueron heridos antes, y no encontrar ninguna excusa para una rápida retirada, dejando el trabajo sin terminar, la recompensa ungathered. Las victorias inconscientes infantiles: por lo menos no estaban magullados de nuevo en un lugar ya tiernas.

Y:
Los miedos, ansiedades y temores, ya ves, eran mucho más que simples cosas negativas. Al actuar como si fueran importantes, se los dotó de importancia, que los convirtieron en realidades. Se convirtieron en crecimientos parásitos, que existe a costa de todo lo que es saludable en ti.

Entonces, ¿qué pasó esa noche?  Sinceramente, no recuerdo lo que pasó esa noche, aunque no creo que nos fue muy bien, pero esto es lo que ocurrió con la clase.  En algún momento, tal vez más tarde esa misma noche, yo estaba caminando por los pasillos de la escuela, después de sólo haberse quejado acerca de la clase y mi jefe (por darme esa clase), cuando de repente se detuvo en seco. Me di cuenta de que este escenario era muy familiar. De hecho, fue una repetición del trabajo que había tenido menos de un año anterior. Un trabajo del que había sido despedido. ¿Por qué había sido despedido? Los detalles no son importantes. Baste con decir que me he encontrado en mi cabeza y en lugar de tratar de arreglar las cosas, pasé la mayoría de mi tiempo evitando y quejándose. Yo odiaba ese trabajo. Pero este trabajo? A pesar de la difícil clase, me encantó este trabajo. Había trabajado duro y largo para conseguirlo. Y estaba a punto de perderla, porque yo estaba repitiendo el mismo comportamiento que había utilizado en el trabajo anterior. Yo estaba usando las muletas mismos.
Entonces me di cuenta que se trataba de un punto de inflexión en este trabajo. Me doy cuenta aún más ahora que se trataba de un punto de inflexión en mi vida. Al día siguiente, fui a la biblioteca. Revisé todos los libros que pude encontrar sobre el tema. Porque no era un experto en el tema, que se llama en las personas que se encontraban expertos en la materia como oradores invitados. He creado un proyecto para que los estudiantes que pongan sean más responsables de su propio aprendizaje. Para citar Dorthea Brande otra vez, "La ley de la naturaleza es la siguiente: ¿Es la cosa y usted tendrá el poder, pero que no hacen la cosa no tiene el poder". De repente tuve el poder.
Hizo todo esto las cosas cambien por completo? Sí y no. No, no completamente salvar la clase. Había perdido credibilidad y nunca se recuperó completamente con ese grupo en particular. Pero al menos las clases posteriores fueron mucho más interesante para mí, si no por otra razón, me estaba poniendo mucho más en él.
Y, sí, lo hizo cambiar las cosas por completo. Como resultado de terminar la clase (me habían ofrecido la oportunidad de dejar que otro instructor apoderarse de ella) me ofrecieron más clases. Curiosamente, la clase siguiente me ofrecieron era que yo tampoco tenía experiencia, pero me abordó las cosas temprano y se convirtió en uno de mis mejores experiencias. Y me gustaría decirte lo que terminó convirtiéndose Maestro del Año de un par de meses más tarde ... así que lo haré, porque yo lo hice.
Así que no, no estoy tomando hoy apagado. Yo no voy a usar la muleta de evasión alegando que merezco el tiempo libre debido a un número arbitrario en un calendario. He tenido suficiente tiempo libre y no sé cuánto tiempo me queda. Tengo que tirar mis muletas y seguir caminando hacia adelante.