Friday, January 11, 2013

So Do I Have to Do This Every Day?



So do I have to do this every day?  Is that how this works?  Can I take a day off from passion and purpose?  Shouldn’t I have balance?  Aren’t I in danger of burning out? 
            In order of the questions, the answers are
It’s my choice, but probably yes, I have to do this every day;
Yes, that’s how this works;
True balance requires being fully committed to walking a straight line, wherever I happen to be walking, while trying not to fall on one side or the other; and
If I am in danger of burning out, it won’t be in fewer than two weeks from starting this blog.

My least favorite concept is the idea of balance.  What a sweet, kind, helpful, well-intentioned pile of garbage that is.  How often one hears this mess, especially when one is fully committed to his or her vision:              “Now don’t overdo it.  Have balance in your life.  Don’t be fanatical.  Take care of yourself.”

STOP!!!!!

            Okay…  It’s been three days since I published my last blog.  What I’ve written above I started three days ago and didn’t finish.  Should I beat myself up?  No.  It doesn’t help.  What’s done is done and focusing on regret only brings more of the same undesired behavior.  Rhonda Byrne discusses this idea extensively in The Secret.  I agree that I don’t need to beat myself up, but what I do need to do is to remind myself, every day, to write and to move forward in my purposes.
            Why every day?
            Because every day, I get new input and that input is something I can use to move forward in my purpose.  The other day for example, I was going to write, how important it is to have a single overarching purpose in life, but to also have several underlying but no less important purposes to accompany the larger purpose.  I’m pretty sure my larger purpose is to motivate others.  But I have some underlying purposes such as being a good father and a good teacher.  But because I didn’t write, I didn’t get to say that.  Yes, I’m saying it now, but I wanted to say it three days ago when that message felt urgent.
            Why is it important to have those underlying purposes?  One reason is that life does not allow most of us to focus on one thing to the exclusivity of all other things for very long.  In The Wisdom of the Desert by Thomas Merton we see that even monks who live solitary lives in the desert have duties, responsibilities and relationships that deter them from a completely solitary life. 
            He writes, “The Christian mystics of all ages sought and found not only the unification of their own being, not only union with God, but union with one another in the Spirit of God.”
            In other words, though my purpose is mine alone, the purpose of my purpose is love.  It is to make the world a better place.  However, the world that I am trying to make better is full of people, (almost 7 billion of them as of this writing), people who delight or gladden or annoy or frustrate or anger me.  Most of all, people inconvenience me.  They often get in the way of my goals.  (Just as I probably get in the way of other people’s goals.)  But the truth is, loving people is the goal.  As I stated in my previous blog, the purpose of my purpose is love.  Love is both kind action and kind attitude.  Love devoid of kind action is fantasy.  Love devoid of kind attitude is slavery.
            I think I am most often tested (and most often fail) in my principles with my children.  They are loud, demanding, messy, constant distractions.  Or are they?  What if I see my children as my little Zen masters?  There doesn’t seem to be too much Zen in them when they’re screaming or fighting.  But maybe they’re trying to teach me something.  Maybe they’re trying to teach me to create more structure and discipline in their lives and mine.  Maybe they’re trying to teach me when to work and when to give other things and people my attention.  Maybe they’re trying to teach me balance…
            What is balance?  It’s not letting go of one thing and grasping onto another.  Balance is recognizing that all that has been put before me is part of my purpose.  By remembering this, I can remember to celebrate and enjoy each moment.
I think that this is why I need to write every day. Writing every day reminds me of my over-arching as well as my underlying purposes. 
Writing reminds me to love.

Así que tengo que hacer esto todos los días? ¿Es así como funciona esto? ¿Puedo tomar un día libre de pasión y propósito? ¿No debería tener equilibrio? ¿No estoy en peligro de quemarse?
En el orden de las preguntas, las respuestas son
Es mi elección, pero probablemente sí, tengo que hacer esto todos los días;
Sí, así es como funciona esto;
Equilibrio verdadera requiere estar plenamente comprometidos a caminar en línea recta, donde quiera que ocurra a caminar, tratando de no caer en un lado o del otro, y
Si estoy en peligro de quemarse, no va a ser en menos de dos semanas a partir del inicio de este blog.

Mi concepto que menos le gusta es la idea de equilibrio. ¡Qué dulce, amable, servicial, bien intencionado montón de basura que es. ¿Con qué frecuencia se oye este lío, especialmente cuando uno está plenamente comprometido con su visión: "Ahora, no exagere. Tener equilibrio en su vida. No seas fanática. Cuida de ti mismo. "

¡ALTO!!!

Bueno ... Ya han pasado tres días desde que publiqué mi último blog. Lo que he escrito más arriba que empecé hace tres días y no terminó. Si me golpeó? No, no sirve de nada. Lo hecho, hecho está y se centra en arrepentimiento sólo trae más de lo mismo comportamiento no deseado. Rhonda Byrne discute esta idea ampliamente en El Secreto. Estoy de acuerdo en que no es necesario que me golpearon, pero lo que sí hay que hacer es recordar a mí mismo, cada día, escribir y avanzar en mis propósitos.
¿Por qué todos los días?
Porque todos los días, me sale una nueva entrada y que de entrada es algo que pueda usar para avanzar en mi propósito. El otro día, por ejemplo, yo iba a escribir, lo importante que es tener un solo propósito primordial en la vida, sino que también tienen varios propósitos subyacentes, pero no menos importante acompañar el propósito más grande. Estoy bastante seguro de que mi propósito mayor es motivar a los demás. Pero tengo algunos propósitos subyacentes, como ser un buen padre y un buen maestro. Pero como yo no escribía, no he tenido que decir eso. Sí, lo estoy diciendo ahora, pero yo quería decir hace tres días, cuando sintió que el mensaje urgente.
¿Por qué es importante contar con esos propósitos subyacentes? Una de las razones es que la vida no permite que la mayoría de nosotros a centrarse en una cosa a la exclusividad de todas las otras cosas por mucho tiempo. En La Sabiduría del Desierto de Thomas Merton, vemos que hasta los monjes que viven vidas solitarias en el desierto tienen deberes, responsabilidades y relaciones que les disuaden de una vida completamente solitaria.
Él escribe: "Los místicos cristianos de todas las edades buscado y encontrado no sólo la unificación de su propio ser, no solo la unión con Dios, sino en unión con otros en el Espíritu de Dios."
En otras palabras, aunque mi propósito es sólo mía, el propósito de mi propósito es el amor. Se trata de hacer del mundo un lugar mejor. Sin embargo, el mundo que estoy tratando de hacer un mejor está lleno de gente, (casi 7 mil millones de ellos a partir de este escrito), las personas que se deleitan o alegrar o molestar o frustrar o enojo conmigo. Por encima de todo, la gente me molestias. A menudo en el camino de mis metas. (Así como yo probablemente en el camino de las metas de los demás.) Pero la verdad es amar a la gente es la meta. Como dije en mi anterior blog, el propósito de mi propósito es el amor. El amor es tanto una acción amable y actitud amable. Amor desprovisto de acción tipo es fantasía. Amor desprovisto de actitud tipo es la esclavitud.
Creo que estoy más a menudo probado (y más a menudo no) en mis principios con mis hijos. Son fuertes, exigentes, las distracciones desordenadas y constante. ¿O son ellos? ¿Qué pasa si veo a mis hijos como mis maestros Zen pequeños? No parece ser demasiado Zen en ellos cuando están gritando o peleando. Pero tal vez están tratando de enseñarme algo. Tal vez están tratando de enseñarme a crear más estructura y disciplina en su vida y la mía. Tal vez están tratando de enseñarme cuándo trabajar y cuándo dar a las cosas ya la gente de mi atención. Tal vez están tratando de enseñarme balance ...
¿Qué es el equilibrio? No es dejar ir de un lado y agarrar otra. Equilibrio es reconocer que todo lo que se ha puesto delante de mí es parte de mi propósito. Al recordar esto, me acuerdo de celebrar y disfrutar de cada momento.
Creo que es por eso que tengo que escribir todos los días. Escribir todos los días me recuerda a mis mis abarcadoras, así como los propósitos subyacentes.
La escritura me recuerda al amor.