Tuesday, January 29, 2013

How Many Different Kinds of Brunettes Are There?


Well, here it is, another day.  Another battle.  Another fight where the Enemy whispers in my ear, “You really should stop.  You’re done.  You really don’t have anything new to offer.  How many ways can you say this?” 
And, of course, I think, “What if today is the day that the Enemy is right?  What if I’ve run out of things to say?  What if I’m done?”
Interestingly, I go through this battle on Facebook, too.  I joined Facebook three years ago, almost accidentally, because I wanted to read an article and one thing lead to another and suddenly I was on Facebook.  At first I used Facebook the way most people do, to find old friends.  But I didn’t do the usual status updates, such as, “Going shopping.  I need toilet paper.” 
Facebook quickly became a vehicle for me to encourage others and to be positive.  Ideas or maxims like these would come to me:
“This world is not my home, but it is my school...and my playground.”
“Problems are not optional, but suffering is. When I truly live this, then problems are also optional.”
“Troubles are not okay...but they will be.”
“The opposite of fear is not courage but determination.”

“The best answer to "Good morning," is ‘Yes, it is.’”

“Time isn't always on my side, but eternity is.”

And my favorite:
           
“Don’t wait for opportunity.  Prepare for it.”


            These thoughts would often come to me from seemingly out of nowhere.  Sometimes, I’d be in the shower.  One time, one came in a dream.  I wrote hundreds of them.  And unless I attributed one to someone else, they were all mine.  I sometimes dabbled in humor and, usually to my regret, political commentary.  But for the most part, I stuck with words of encouragement.
My comments seemed to be popular, as far as Facebook standards go, considering I’m not yet a known author.   Best of all, they seemed to encourage others.  I know they encouraged me.             
But here was the interesting thing.  Every couple of days, if I hadn’t posted a new comment, I would get this feeling that it was all over and that I’d posted my last comment.  I would hear this voice whisper, “You really should stop.  You’re done.  You really don’t have anything new to offer.  How many ways can you say it?” 
This always scared me.  I really thought I had nothing new to say.  Then a little while later or the next day, something new would come and it was an amazing experience.  I don’t want to belittle the actual birthing experience, but every time I wrote something new, it felt like I was creating new life.  I get this same feeling every time I write a new blog or do a new radio show. 
Perhaps you’re asking as I have, “How many ways are there to tell people to Get Started and to Keep Going?”   My only reply is, “How many different kinds of brunettes are there?”
            Why do I write so often?  There are at least three reasons:
1.     I have to.  There is a source greater than me, that wants to express Power and Purpose through me.  This power and purpose cannot be expressed in quite the same way through any other means.  Yes, there are other ways, perhaps even better ways, but not quite the same way.
2.     I need to hear the message to Get Started and to Keep Going.   I need to hear it every day, just like I need to eat every day.  Yes, I can go without eating for a few days, as I did last week when I was sick.  But that doesn’t mean I should or that it was good for me. 
3.     You need to hear the message to Get Started and to Keep Going.  You also need to hear it every single day.  As I’ve said, the Purpose behind Purpose is love and this is my act of love to the world.

In fact, like Steven Pressfield, I offer a prayer before I write any blogs.  It goes like this:
            Dear God,
          Please guide my heart, my head and my hands today.  (I might add a special emphasis to one of those depending on my need.)  Make me a blessing to You, to my family, to the world and to myself.
            Amen.

So there it is.  I wrote again today.  I thought for sure I had nothing left.  Then my fingers hit the keyboard and the words started coming.  They’ll probably come tomorrow and the next day too, until God is no longer able to make a different kind of brunette.

Bueno, aquí está, un día más. Otra batalla. Otra pelea donde los susurros enemigo en mi oído: "Usted realmente debe detener. Eso es todo. ¿De verdad no tienen nada nuevo que ofrecer. ¿De cuántas maneras se puede decir esto? "
Y, por supuesto, pienso, "¿Y si hoy es el día en que el enemigo tiene la razón? ¿Qué pasa si me he quedado sin cosas que decir? ¿Qué pasa si estoy hecho? "
Curiosamente, voy a través de esta batalla en Facebook, también. Me uní a Facebook hace tres años, casi por casualidad, porque yo quería leer un artículo y una cosa llevó a otra y de repente me encontraba en Facebook. Al principio usé Facebook el camino la mayoría de la gente, para encontrar viejos amigos. Pero yo no hice las actualizaciones de estado usuales, tales como, "ir de compras. Necesito papel higiénico ".
Facebook se convirtió rápidamente en un vehículo para mí y para animar a otros a ser positivo. Ideas o máximas como éstas vengan a mí:
"Este mundo no es mi hogar, pero es mi escuela ... y mi patio de recreo".
"Los problemas no son opcionales, sino que es el sufrimiento. Cuando verdaderamente vivimos esto, entonces los problemas también son opcionales. "
"Problemas no están bien ... pero lo será."
"Lo contrario del miedo no es el coraje sino determinación".
"La mejor respuesta a" Buenos días ", es" Sí, lo es. '"
"El tiempo no es siempre de mi lado, sino que es la eternidad."
Y mi favorito:
"No espere para la oportunidad. Prepárese para ellos.”

Estos pensamientos a menudo se me acercaban desde aparentemente de la nada. A veces, me gustaría estar en la ducha. Una vez, un vino en un sueño. Yo escribí cientos de ellos. Y a menos que atribuye una a otra persona, todos eran míos. Yo a veces salpicado de humor y, por lo general a mi pesar, comentario político. Pero en su mayor parte, me quedé con palabras de aliento.
Mis comentarios parecía ser muy popular, por lo que las normas de Facebook ir, teniendo en cuenta que no soy todavía un autor conocido. Lo mejor de todo, parecían animar a otros. Sé que me anima.
Pero ahí estaba la cosa interesante. Cada par de días, si no hubiese publicado un nuevo comentario, me gustaría tener la sensación de que todo había terminado y que yo había publicado mi último comentario. Me gustaría escuchar este susurro de voz, "Usted realmente debe detener. Eso es todo. ¿De verdad no tienen nada nuevo que ofrecer. ¿De cuántas maneras puede usted decir? "
Esto siempre me dio miedo. Realmente pensé que no tenía nada nuevo que decir. Luego, un poco más tarde o al día siguiente, algo nuevo venía y fue una experiencia increíble. No quiero menospreciar la experiencia de parto real, pero cada vez que escribí algo nuevo, se sentía como si estuviera creando una nueva vida. Tengo la sensación de lo mismo cada vez que escribo un blog nuevo o hacer un nuevo programa de radio.
Tal vez usted está preguntando como yo, "¿Cuántas maneras hay que decirle a la gente para empezar y seguir adelante?" Mi única respuesta es: "¿Cuántos diferentes tipos de morenas están ahí?"
¿Por qué escribo tan a menudo? Existen al menos tres razones:
1. Tengo que hacerlo. Hay una fuente más grande que yo, que quiere expresar el poder y propósito a través de mí. Esta energía y el propósito no puede ser expresado en la misma manera a través de cualquier otro medio. Sí, hay otras maneras, maneras tal vez incluso mejor, pero no exactamente de la misma manera.
2. Que necesito para escuchar el mensaje para comenzar y seguir adelante. Tengo que escuchar todos los días, sólo que tengo que comer todos los días. Sí, puedo estar sin comer durante unos días, como lo hice la semana pasada cuando estaba enferma. Pero eso no quiere decir que debe o que era bueno para mí.
3. Tienes que escuchar el mensaje para comenzar y seguir adelante. También es necesario escucharlo diariamente. Como he dicho, el propósito detrás de Propósito es el amor y este es mi acto de amor al mundo.

De hecho, como Steven Pressfield, ofrezco una oración antes de escribir ningún blog. Dice así:
Querido Dios,
          Por favor, guía mi corazón, mi cabeza y mis manos hoy. (Debo añadir un énfasis especial a uno de los que dependen de mi necesidad.) Hazme una bendición para ti, para mi familia, al mundo ya mí mismo.
Amen.

Así que ahí está. Volví a escribir hoy. Estaba seguro de que no tenía nada izquierda. Entonces mis dedos golpeó el teclado y las palabras empezaron a llegar. Probablemente venga mañana y al día siguiente también, hasta que Dios ya no es capaz de hacer un tipo diferente de morena.