Saturday, February 9, 2013

Three Ways to Waste a Life


Therefore be careful how you walk, not as unwise men but as wise, making the most of your time, because the days are evil.
St. Paul

There are a few things even God cannot do. (Technically, since He’s God, I suppose He can do whatever He wants, but I think He chooses not to do certain things.)  He cannot love you any more than He already does.  He cannot go back on His word.  He cannot change the past.  And He cannot give you back time you have wasted.
            I claim no originality or even personal application for any of the following thoughts, but I can claim hard experience.  In a previous blog I said that I have only two regrets: 
I wish I had discovered the value of diligence when I was much younger.

                              I wish I had been kinder.
           
The first one pains me because had I been diligent, I would have, by definition, used my time differently better.
There are three ways I have misused time in my life:  in word, thought and deed.
First, I have misused time with my words.  This misuse includes the following:  complaints, gossip, lying, and swearing.  Consider this:  if you happen to overhear a conversation, do you usually hear people talk about their problems or about the good things in their lives?  Have you ever overheard a conversation like this?
A:  “I am so grateful for my family.  I won’t deny that they are challenging sometimes, but I love them so much and each one is a special blessing and each one teaches me something.”

B: “Oh, I’m just grateful for my health.  So often I take it for granted, but because I’m healthy, I can do just about anything.  It’s amazing when you think about how unlimited life is with good health.”

A: “I’m also really grateful for my job.  My job isn’t perfect and sometimes my boss is difficult, but there are so many unemployed people who would give anything to trade places with me.  Whatever problems my job has seems pretty small in comparison to no income at all.”

B: “I’m just grateful for the money I have.  It’s true that I have to be careful.  I can’t just go out and buy anything, but I’ve learned that I don’t really need everything I want.  In fact, it’s been nice to live simply.   I’ve also learned how to keep a budget and save for the things I want.”


And so it goes.  Or so it doesn’t go.  I’ve never heard a conversation like that.  Ever.  So maybe I need to start one. 
Yes, perhaps we need to make some changes.  I’m not saying that there isn’t a time to discuss problems or deal with pain.  But do I have to do it all the time?  Are there really no good things to talk about?  The fact that I can write this and read it and see it is amazing.  The fact that I have this very nice computer to write on is a huge blessing for me and for others.  The fact that…. Well, there are so many facts in my life that point to the good.  But I spend so much time talking about what I don’t have, don’t want, and don’t like. 
Have you ever just stopped to look around your house and realize what a nice set of cookbooks you have?  Have you noticed your books or your stamp collection or your garden or your paintbrush or the people you live with?  Have you said thank you for any of these things?
Try being homeless or in prison or in a cancer ward and see how quickly you will long for the things you once took for granted.
One of the most powerful phrases in the world is, “Thank you.”   Gratitude can change our entire lives because it helps us to see with different eyes.  We don’t always need to leave home or change jobs or acquire more possessions or join a different church.  Maybe we already have all that we need.  Or maybe we don’t.  But I’m still pretty sure we have a lot more than most people in this sick, broke world. And maybe gratitude for where we are now opens the door for change and greater blessings.
I’ve also wasted my time in my thought life.  Everything, everything, starts with the thought life.  It’s what leads to complaining and gossiping and all kinds of other time wasters.  When an admonition to clean up the thought life is given, it usually refers to lustful thoughts.  I think lust is one of the least of our problems.  My “dirty” thought life has included bitterness, hatred, reliving old injuries, and imagined conversations where I “win” the argument.  (By “win” I mean that I have completely convinced my opponent and that they were wrong and I was right and they beg my forgiveness.)
As Earl Nightingale says in The Strangest Secret, “We must control our thinking.”  Yes, I’ve used this quote before, but it’s a thought that bears repeating and it’s a discipline that takes constant daily practice.  Most people’s thought lives will go to the negative if left unchecked.  So putting my thought life in check allows me to control the rest of my life.
Finally, I have wasted time in my deeds.  Or more precisely in my lack of deeds.  I have not done a lot of the traditional bad things.  I’ve never killed a person, but I’ve killed a lot of time.  Instead of studying, I read comic books or played video games.  Instead of working, I stood around talking.  Instead of being in Purpose, I took no action at all (though I did spend a lot of time complaining that I didn’t know what to do with my life).
I used to have a fondness for a game called Bejeweled Blitz on Facebook.  I lost a lot of that fondness when I read (on the Bejeweled Blitz site itself) that in the time I spent playing the game, I could have built the Brooklyn Bridge!  Ouch!  (Of course, before that it was computer Solitaire or actual Solitaire or something else.  The problem was never the games.  The problem was always me.)   Now I’m not saying I should never play video games, read comic books or watch TV.  But do these activities really warrant as much time as I give them?   No, they don’t.
So while I can’t get back even one second that I have wasted in my words, thoughts or deeds, I can start today, I can start to change my life now.  I can speak, think and act differently.  I can be in Purpose at this very moment.  I can Get Started and I can Keep Going.

Por lo tanto, tenga cuidado de cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando al máximo su tiempo, porque los días son malos.
St. Paul

Hay algunas cosas que ni siquiera Dios puede hacer. (Técnicamente, ya que Él es Dios, supongo que Él puede hacer lo que quiera, pero creo que Él elige no hacer ciertas cosas.) Él no puede amar más de lo que ya lo hace. Él no puede volver a su palabra. Él no puede cambiar el pasado. Y no se puede devolver el tiempo que has perdido.
No reclamo la originalidad o la aplicación incluso personal para cualquiera de los siguientes pensamientos, pero puedo afirmar dura experiencia. En un blog anterior dije que sólo tengo dos lamenta:
Me gustaría haber descubierto el valor de la diligencia cuando era mucho más joven.

                 Me gustaría haber sido más amable.

La primera de ellas me duele porque yo había sido diligente, tendría que, por definición, utilicé mi tiempo de manera diferente mejor.
Hay tres maneras en que han hecho mal uso momento de mi vida: en palabra, pensamiento y acción.
En primer lugar, he abusado tiempo con mis palabras. Este mal uso incluye lo siguiente: quejas, chismes, mentiras y malas palabras. Considere esto: si te quedas a escuchar una conversación, sueles escuchar a la gente hablar de sus problemas o de las cosas buenas en su vida? ¿Alguna vez has escuchado una conversación como esta?
A: "Estoy muy agradecido por mi familia. No voy a negar que son desafiantes a veces, pero me encanta tanto y cada uno es una bendición especial y cada uno me enseña algo. "

B: "Oh, estoy agradecido por mi salud. Muy a menudo lo damos por sentado, sino porque estoy sano, puedo hacer cualquier cosa. Es increíble cuando piensas en cómo la vida es ilimitado con buena salud ".

A: "Yo también estoy muy agradecido por mi trabajo. Mi trabajo no es perfecto ya veces mi jefe es difícil, pero hay personas desempleadas tantos que darían cualquier cosa para cambiar de lugar conmigo. Cualquier problema que mi trabajo ha parece bastante pequeña en comparación con ningún ingreso en absoluto. "

B: "Estoy agradecido por el dinero que tengo. Es cierto que tengo que tener cuidado. No puedo salir a comprar nada, pero he aprendido que no necesita realmente todo lo que quiero. De hecho, ha sido agradable para vivir con sencillez. También he aprendido a mantener un presupuesto y ahorrar para las cosas que quiero. "


Y así sigue. O al menos eso no va. Nunca he escuchado una conversación así. Ever. Así que tal vez tengo que empezar uno.
Sí, tal vez tenga que hacer algunos cambios. No estoy diciendo que no hay tiempo para discutir los problemas o lidiar con el dolor. Pero tengo que hacerlo todo el tiempo? ¿Realmente no hay cosas buenas de que hablar? El hecho de que yo pueda escribir y leer esto y ver que es increíble. El hecho de que tengo este equipo muy bueno para escribir en una gran bendición para mí y para los demás. El hecho de que .... Bueno, hay tantos hechos en mi vida que apuntan hacia el bien. Pero pasar tanto tiempo hablando de lo que no tengo, no quiero, y no me gusta.
¿Alguna vez sólo se detuvo para mirar alrededor de su casa y darse cuenta de lo que es un buen conjunto de libros de cocina que usted tiene? ¿Ha notado sus libros o su colección de sellos o de su jardín o su pincel o de las personas que viven con usted? Ha dado las gracias por alguna de estas cosas?
Trate de quedarse sin hogar o en la cárcel o en una sala de cáncer y ver lo rápido que tiempo para las cosas que daba por sentado.
Una de las frases más poderosas del mundo es: "Gracias." La gratitud puede cambiar nuestras vidas, ya que nos ayuda a ver con otros ojos. No siempre es necesario salir de casa o cambiar de trabajo o adquirir más posesiones o unirse a una iglesia diferente. Tal vez ya tenemos todo lo que necesitamos. O tal vez no. Pero todavía estoy bastante seguro de que tenemos un montón más que la mayoría de la gente en este mundo enfermo, sin dinero. Y tal vez la gratitud por donde estamos ahora abre la puerta para el cambio y mayores bendiciones.
También he perdido mi tiempo en mi vida el pensamiento. Todo, todo, comienza con la vida del pensamiento. Es lo que da lugar a quejas y chismes y todo tipo de otras pérdidas de tiempo. Cuando una amonestación para limpiar la vida mental se da, por lo general se refiere a los pensamientos lujuriosos. Creo que la lujuria es uno de los menos de nuestros problemas. Mi "sucia" vida mental ha incluido la amargura, el odio, reviviendo viejas heridas, y se imaginó conversaciones en las que "ganar" la discusión. (Por "victoria" Quiero decir que he completamente convencido de que mi oponente y que se habían equivocado y yo tenía razón y que pedirme perdón.)
Como Earl Nightingale dice en El secreto más extraño: "Debemos controlar nuestros pensamientos." Sí, he usado esta cita antes, pero es una idea que se ha repetido y es una disciplina que se lleva a la práctica diaria constante. La mayoría de las vidas de la gente de pensamiento irá a la negativa si no se controla. Así que poner mis pensamientos en jaque me permite controlar el resto de mi vida.
Por último, he perdido el tiempo en mis obras. O, más precisamente, en mi falta de obras. No he hecho un montón de cosas malas tradicionales. Nunca he matado a una persona, pero yo he matado a un montón de tiempo. En vez de estudiar, he leído los cómics o jugar juegos de video. En lugar de trabajar, me quedé por ahí hablando. En lugar de estar en propósito, yo no tomó ninguna medida en absoluto (aunque me hizo pasar mucho tiempo quejándose de que no sabía qué hacer con mi vida).
Yo tenía una afición por un juego llamado Bejeweled Blitz en Facebook. He perdido mucho de ese cariño cuando leí (en el sitio Bejeweled Blitz sí mismo) que en el tiempo que pasé en el juego, podría haber construido el puente de Brooklyn! Ouch! (Por supuesto, antes de eso era real o computadora Solitaire Solitaire o algo más. El problema nunca fue de los juegos. El problema era siempre yo.) Ahora, yo no estoy diciendo que nunca deben jugar videojuegos, leer cómics o ver la televisión . Pero estas actividades realmente justifican el tiempo que les doy? No, no es así.
Así que aunque no puede volver ni un segundo que he perdido en mis palabras, pensamientos o actos, puedo empezar hoy, puedo empezar a cambiar mi vida ahora. Yo puedo hablar, pensar y actuar de manera diferente. Puedo estar en Objeto en este mismo momento. Puedo Comenzar y puedo Seguir Adelante.