Saturday, February 2, 2013

Be a Creator


I’m so glad to be here. I’m not even sure what I’m going to say yet.  I just like being here.  Besides writing, I also like reading.  Sometimes I think my perfect job would be to read, write and speak as much as possible.   I realized as soon as I wrote those words that I could create that kind of job, or better yet, that kind of life.  I can and I do read, write and speak in my current job.  And I can read, write and speak on my own time.  As it is, I’ve already created the time to read and write simply by getting up 30 – 60 minutes earlier and by writing this blog.
We can create the life we want.  That’s an amazing concept, but it’s true.  It doesn’t necessarily come easily, but it’s also not necessarily as hard as some make it out to be.  A lot has to do with our mindset.  Now maybe I’m lucky, but I’ve always been pretty optimistic in my outlook.  I’ve always believed that eventually things will work out somehow.  I don’t believe that I’ll necessarily receive every outcome I want, but I do believe that eventually it will all work out.  I picture myself as an old man looking back on my life and being grateful for the things that went my way and even more grateful for the things that didn’t.
I remember competing for a job once that I really, really wanted.  I thought I had it.  I knew I would be great in it.  But somehow I didn’t get it.  I was crushed.  I heard that the guy they hired had a teaching credential and I didn’t.  So I went back to school and got my teaching credential.  While I was doing so, the guy who was hired instead of me was fired and they hired me to replace him.  Had they hired me when I wanted I probably wouldn’t have gone back to school to get my teaching credential.  So it all worked out.
Like everyone else, I’ve had heartache, pain and disappointment, but I still feel that on the ledger sheet of life I come out in the black.
I’ve heard of the perils of optimism.  I’ve heard that optimism is incompatible with reality.  I’ve even heard of the Stockdale Paradox discussed in Jim Collins’ book, Good to Great, in which he says that misplaced optimism leads to despair when the object of hope disappears.  (He was referring to Admiral Stockdale’s observation of Prisoners of War who became despondent when they weren’t freed by an expected date, usually a holiday.)
But I’m not referring to a life devoid of problems.  I’m also not putting my hopes in an event or a person.  I’m not saying everything will be okay.  I’m saying I will be okay.  Why?  Two reasons.
1.              I trust in a source greater than myself.  I call it God.  I believe God is good and therefore life is good, too.  I feel God’s presence the most when I am in my Purpose. 
2.              I trust that I will always have or be able to create or receive purpose.  Even if that purpose is to comfort and love those around me while I’m an old man in the hospital.

Both of these beliefs supercede emotion and circumstance.  I don’t have to be a victim of either.  I can’t control circumstance, but I can control emotion.  In this way I sort of do control circumstances because they don’t have to affect me.  This is another benefit of Purpose.  Though I am its servant, it allows me to be master over the rest of my life.  This includes my emotions, my responses and my thought life.  I can choose to ignore Purpose, but then I become a servant of circumstance and thought.  That is not being a servant.  That is being a slave.
So Get Started and Keep Going.  Find your Purpose.  You probably won’t have too look too hard or too far.  Do that thing that makes time fly in a nice way.  Do that thing that brings you joy.  Do that thing that makes your problems shrink or maybe even disappear.  It’s waiting for you.  Go!

Estoy muy contento de estar aquí. Ni siquiera estoy seguro de lo que voy a decir todavía. Me gusta estar aquí. Además de escribir, también me gusta leer. A veces pienso que mi trabajo ideal sería leer, escribir y hablar lo más posible. Me di cuenta de cuanto me escribió estas palabras que yo podía crear ese tipo de trabajo, o mejor aún, ese tipo de vida. Puedo y quiero leer, escribir y hablar en mi trabajo actual. Y puedo leer, escribir y hablar en mi propio tiempo. Así las cosas, he creado ya el tiempo para leer y escribir simplemente consiguiendo un 30 - 60 minutos antes y al escribir este blog.
Podemos crear la vida que queremos. Ese es un concepto increíble, pero es verdad. No necesariamente se llega fácilmente, pero no lo es también necesariamente tan difícil como algunos lo hacen parecer. Mucho tiene que ver con nuestra forma de pensar. Ahora tal vez tengo suerte, pero siempre he sido bastante optimista en mi punto de vista. Siempre he creído que con el tiempo las cosas se resolverán de alguna manera. No creo que necesariamente va a recibir todos los resultados que quiero, pero creo que al final todo saldrá bien. Me imagino como un anciano mirando hacia atrás en mi vida y ser agradecido por las cosas que salieron a mi manera y aún más agradecido por las cosas que no lo hicieron.
Recuerdo que compiten por un puesto de trabajo una vez que yo realmente quería. Pensé que lo tenía. Sabía que iba a ser grande en ella. Pero de alguna manera yo no lo entendía. Yo estaba aplastado. He oído que el hombre que contrató tenía una credencial de enseñanza y no lo hice. Así que volví a la escuela y tengo mi credencial de enseñanza. Mientras lo hacía, el hombre que fue contratado en mi lugar fue despedido y me contrataron para reemplazarlo. Si me contrataron cuando quería yo probablemente no habría ido a la escuela para obtener mi credencial de enseñanza. Así que todo salió bien.
Como todo el mundo, he tenido dolores de cabeza, dolor y decepción, pero todavía siento que en la hoja de contabilidad de la vida que salgo en el negro.
He oído hablar de los peligros de optimismo. He oído que el optimismo es incompatible con la realidad. Incluso he oído hablar de la paradoja de Stockdale discutido en el libro de Jim Collins, Good to Great, en la que dice que el optimismo fuera de lugar conduce a la desesperación cuando el objeto de la esperanza desaparece. (Se refería a la observación Almirante Stockdale los prisioneros de guerra que llegaron a ser abatido cuando no fueron liberados por una fecha prevista, por lo general un día de fiesta.)
Pero no me refiero a una vida sin problemas. Tampoco estoy poniendo mis esperanzas en un evento o una persona. No estoy diciendo que todo va a estar bien. Estoy diciendo que va a estar bien. ¿Por qué? Dos razones.
1. Confío en una fuente más grande que yo. Yo lo llamo Dios. Yo creo que Dios es bueno y por lo tanto, la vida es buena, también. Me siento la presencia de Dios más cuando yo estoy en mi propósito.
2. Confío en que siempre voy a tener o ser capaces de crear o recibir propósito. Incluso si ello es consolar y amar a los que me rodean, mientras yo soy un hombre viejo en el hospital.

Ambas creencias sustituyen a las emociones y las circunstancias. No tiene que ser una víctima de cualquiera. No puedo controlar las circunstancias, pero puedo controlar la emoción. De esta manera, en cierto modo me hacen circunstancias de control, ya que no hace falta que me afectan. Este es otro de los beneficios de Propósito. Aunque yo soy su siervo, que me permite ser maestro sobre el resto de mi vida. Esto incluye mis emociones, mis respuestas y mis pensamientos. Puedo optar por ignorar Propósito, pero luego me vino a ser siervo de la circunstancia y el pensamiento. Eso no es ser un siervo. Eso es ser un esclavo.
Así que empezar y seguir adelante. Encuentre su Propósito. Usted probablemente no tendrá demasiado mirar demasiado duro o demasiado lejos. ¿Es esa cosa que hace que el tiempo vuele de una manera agradable. ¿Es esa cosa que te trae alegría. ¿Es esa cosa que hace que sus problemas de encogimiento o tal vez incluso desaparecer. Está esperando para usted. Go!