Thursday, February 7, 2013

Happiness Is....


I like being happy.  I really like it.  In fact, I think it’s my natural state.  I’m a naturally optimistic person despite some of the troubles I’ve had in life.  That’s just my temperament.  Oh, I’ve had my down times and my seasons of negativity.  I was especially negative in my early 20’s and I was pretty hard to live with.  In fact, I was so negative I started to dislike myself.  Chalk that time up to youthful immaturity and unresolved anger.
            As I got older, I was fortunate to have people in my life to help me resolve some issues.  As I did, I began reconnecting with peace and joy.  Those were occasional reconnections at first, but as I got older they increased in quantity and duration.   (My happier emotions were especially prevalent when I exercised regularly.)   More and more I realized two things:
  1. At my core, I had (and have) a positive and optimistic outlook about most things in life, even the difficulties.
  2. I wanted (and want) to share that outlook with as many people as possible.

I think I just wrote my mission statement.

In her book, The Difference, Jean Chatzky warns about the dangers of being too happy or optimistic.  She says that people who are too happy tend to not try new things, (Why would they?) and they might not prepare for life’s possible disasters. For example, they might not have a will prepared.
            I don’t think, however, that most of us are in danger of being too happy.  It’s usually the opposite.  There’s a wealth of information and literature on happiness.  For example, Marci Shimoff says in Happy for No Reason that all have us have a “happiness set point” that we all eventually return to despite good fortune or tragedy.  I feel fortunate that mine seems pretty high.  I’ve also looked back on the happiest times of my life and I’ve found that despite different circumstances, my happiest times had these things in common:
  1. I was usually involved in Purpose.  I had a goal or a direction.  Sometimes the goal was very clear.  For example, when I was 15, I went to my first comic convention, and I worked and saved like crazy to have money for it.  At other times the goal unfolded a little at a time, but only as a result of taking some kind of action.
  2. I was usually involved in other people’s lives trying to make a difference.  Interestingly some of my happiest times were the times I volunteered to help.  I worked with Junior High students for years and I absolutely loved it.  I taught Sunday School and had a great time.  I didn’t get paid for either of these activities but I put hours into them and I didn’t regret a single minute.
  3. I was usually diligent in my work.  Through much of my life, especially when I was younger I avoided work, somehow believing that the less work I did, the more relaxed and happier I would be.  Of course, the opposite is true.  The more productive I am, doing actual work, not busy work, the happier I feel.  One of my very few regrets in my life is that I was not diligent in much of my studies at UCSD.  I wish that I had studied more.  I missed a lot of great experiences by not reading most of the assigned reading in many of my courses.  I completely agree with Thomas A Kempis who said, “He who loves much, does much.”  I also agree with Don Miguel Ruiz who says in The Four Agreements, “Always do your best.”  Ruiz says that our best can be different at different times depending on our mood or health.  But I spent more time reading comic books than textbooks.  Whenever I did study, I always felt happy and I felt like I was adding something to my life.
  4. I was usually exercising.  One of the most productive times in my life was when I took up jogging.  In an 18-month period, while running regularly, I read 18 books, wrote a book of poetry and did stand-up comedy.  It was also a time of many difficulties, but I accomplished a lot.  Also, I had a lot of runner’s highs due to the endorphins pumping through my body.

Happiness, like most good things, has to be cultivated.  The world will not help you to be happy.  Unhappiness is usually the order of the day.  To be happy takes work, diligence, presence and Purpose.
And, happiness cannot be a goal.  It is the result of pursuing worthwhile goals.  It is the result of being in Purpose.  So Get Started and Keep Going.  And watch your happiness increase.

Me gusta ser feliz. Me gusta mucho. De hecho, creo que es mi estado natural. Soy una persona optimista, naturalmente, a pesar de algunos de los problemas que he tenido en la vida. Esa es mi temperamento. Oh, he tenido mis momentos de plumas y mis temporadas de negatividad. Yo estaba especialmente negativo en mis primeros años 20 y era muy difícil de vivir. De hecho, estaba tan negativo que empecé a disgusto. Tiza que el tiempo hasta la inmadurez juvenil y la ira no resuelta.
A medida que fui creciendo, tuve la suerte de tener gente en mi vida que me ayude a resolver algunos problemas. Mientras lo hacía, empecé a volver a conectar con la paz y la alegría. Esas fueron las reconexiones ocasionales al principio, pero a medida que fui creciendo aumentaron en cantidad y duración. (. Mis emociones más felices eran especialmente frecuentes cuando ejercía regularmente) Cada vez más me di cuenta de dos cosas:
1. En mi corazón, yo tenía (y tiene) una actitud positiva y optimista acerca de casi todo en la vida, incluso las dificultades.
2. Yo quería (y quiere) para compartir esa visión con la gente como posible.

Creo que acabo de escribir mi declaración de misión.

En su libro, La Diferencia, Jean Chatzky advierte acerca de los peligros de ser demasiado feliz y optimista. Ella dice que las personas que están demasiado felices tienden a no probar cosas nuevas, (¿Por qué iban a hacerlo?) Y no puede prepararse para posibles desastres de la vida. Por ejemplo, puede ser que no tiene un testamento preparado.
No creo, sin embargo, que la mayoría de nosotros estamos en peligro de ser demasiado feliz. Por lo general es lo contrario. Hay una gran cantidad de información y literatura sobre la felicidad. Por ejemplo, Marci Shimoff dice en Happy no tiene más razón que todos tenemos nosotros tiene un "punto de felicidad set" que todos eventualmente regresan a pesar de la buena suerte o tragedia. Me siento afortunado de que la mía parece bastante alto. También he mirado atrás en los momentos más felices de mi vida y me he dado cuenta que a pesar de las diferentes circunstancias, mis momentos más felices tenían estas cosas en común:
1. Yo estaba involucrado en lo general Propósito. Yo tenía una meta o una dirección. A veces, el objetivo era muy claro. Por ejemplo, cuando yo tenía 15 años, fui a mi primera convención de cómics, y trabajé como un loco y se guarda para tener dinero para ello. Otras veces el objetivo se desarrolló un poco a la vez, pero sólo como resultado de tomar algún tipo de acción.
2. Yo estaba involucrado por lo general en las vidas de otras personas que tratan de hacer la diferencia. Curiosamente algunos de mis momentos más felices eran las veces que se ofrecieron como voluntarios para ayudar. He trabajado con estudiantes de secundaria desde hace años y me encantó. Me enseñó la escuela dominical y lo pasamos muy bien. No me pagan por cualquiera de estas actividades, pero me puse horas en ellos y no me arrepiento ni un solo minuto.
3. Yo solía ser diligente en mi trabajo. Durante gran parte de mi vida, sobre todo cuando era más joven yo evitaba el trabajo, de alguna manera creer que el trabajo menos yo, más relajado y más feliz que sería. Por supuesto, lo contrario es cierto. Cuanto más productivo soy, haciendo el trabajo real, el trabajo no ocupados, más feliz me siento. Uno de mis pesares muy pocos en mi vida es que no fue diligente en la mayor parte de mis estudios en UCSD. Me gustaría que hubiera estudiado más. Me perdí un montón de grandes experiencias por no leer la mayor parte de la lectura asignada en muchos de mis cursos. Estoy totalmente de acuerdo con Tomás de Kempis quien dijo: "El que ama mucho, hace mucho." También estoy de acuerdo con don Miguel Ruiz, quien dice en Los Cuatro Acuerdos "Siempre haz lo mejor que puedas." Ruiz dice que lo mejor puede ser diferente en diferentes momentos dependiendo de nuestro estado de ánimo o de salud. Pero yo pasamos más tiempo leyendo libros de historietas que los libros de texto. Cada vez que me hizo el estudio, siempre me sentí feliz y me sentía como si estuviera agregando algo a mi vida.
4. Me suelen hacer ejercicio. Uno de los momentos más productivos de mi vida fue cuando empecé a correr. En un período de 18 meses, mientras se ejecuta regularmente, leí 18 libros, ha escrito un libro de poesía e hizo stand-up comedy. Fue también una época de muchas dificultades, pero he logrado mucho. Además, he tenido un montón de altos corredor debido a las endorfinas de bombeo a través de mi cuerpo.

La felicidad, al igual que la mayoría de las cosas buenas, tiene que ser cultivada. El mundo no le ayudará a ser feliz. La infelicidad es generalmente del orden del día. Para ser feliz necesita trabajo, la diligencia, la presencia y propósito.
Y la felicidad no puede ser un objetivo. Es el resultado de llevar a cabo las metas que valgan la pena. Es el resultado de estar en Propósito. Así que empezar y seguir adelante. Y ver su aumento de la felicidad.