Friday, February 22, 2013

Happiness and Purpose


“So, goodbye.  Goodbye.
I’m gonna leave you now
And here’s the reason why
You like to sleep with the window open
I like to sleep with the window closed.
So, goodbye, goodbye, goodbye.”

Paul Simon – You’re Kind


Sometimes life seems to make as about much sense as the quote above.  People hurt each other for no apparent good reason.  There’s pain and heartache everywhere.  It strikes individuals, families, organizations, cities, states and countries.  But it strikes individuals first.  It is at the individual level, always, that each of us makes the choice to be happy or unhappy.  It really is a choice. 
            There are people who suffer from physiological depression and there are people who have suffered tragedy, and I understand those kinds of unhappiness.  But for the rest of us (and perhaps even for people in the first two groups) I believe happiness is possible and that it can be lasting.  Perhaps I am presumptuous and perhaps I speak too largely, so I will speak only from my own experience.              
            Before I do, however, I ask for your patience regarding the word “happiness.”   I have experienced different levels of happiness from quiet contentment to strong peace to joy (happiness in any circumstances) to giddiness and ecstasy.  The first three are the most useful in enabling me to serve others.  The last two are wonderful but rarely last long.  I have experienced what Abraham Maslow calls “Peak Experiences,” which only last for a couple of minutes at best.  I’ve had “runner’s highs” after consistent periods of sustained exercise.  I have also experienced what Eckhart Tolle describes as satori, feeling the “isness” of life.  This has lasted a little longer.   Once I even experienced an ongoing sense of joy and near ecstasy throughout the day for about three months.  That was fun.  Tolle said after he had his spiritual awakening that he was in a complete state of utter joy for two years even though he was homeless.  All of these feel very similar, as to be almost indistinguishable, which is why I choose the word happiness.  All of it is good and when I began to learn what it is, I know I could create it and harness it.
            I have been in periods of great happiness and great unhappiness.  I prefer happiness.  Every time.  Or I tell myself I do.  But I must admit with some embarrassment, that I have found benefits to unhappiness.  I can use it to get attention.  I can use it to stay self-absorbed.  I can use it to tell God and others that my negative viewpoints are justified.  I can use it to validate my victim status.  I can sulk, pout, complain, gripe or whine.  I can blame God, the government, my boss and my parents.  And I will always find plenty of company (yet I will still feel alone).  Best of all, unhappiness, like sliding downhill, takes no work, effort and certainly no self-discipline.
            There is an abundance of literature on the subject dating all the way to Greek and Roman philosophers.  One of my keys to understanding happiness is realizing that it is as much science as it is art.   It can be learned and practiced. Here are the times when I have been the happiest (so far):

  1. When circumstances were perfect.  I have had a few times where the confluence of events and people combined to make a wonderful life.  I had the right friends, enough money, and very little stress.  Predictably, those times were few and didn’t last.  Still, I recognize that I am blessed to have had them at all.  I believe that we can usually work to engineer at least some of our circumstances by being around the right people and choosing the right activities, actions and attitudes.
  2. When I worked at being happy.  Happiness takes discipline.  Indeed, it is a discipline, as is the cultivation of all good things. St. Paul calls love, joy, peace, gentleness, goodness, faithfulness, and self-control the fruit (not fruits, they are all one) of the Spirit.  Fruit needs to be cultivated and tended and the weeds need to be cleared away.  Assuming I don’t need medication to feel good (and according to The Power of Positive Thinking by Norman Vincent Peale, most people don’t), then I can control my happiness.  I can control my emotions.  Again, this is a discipline.
  3. When I was involved in something bigger than myself.  This usually involved helping other people directly.  For example, I used to work with middle school students at my church and it was one of the best experiences of my life.  This something bigger was usually my Purpose at the time. 

So there are ways to cultivate happiness, but one of the easiest and most direct ways is to be in Purpose.   As I’ve said, in being in Purpose I have seen a gradual unfolding of happiness and a gradual loosening of my less desirable emotions.  I’m not happy every single minute of the day, but I am seeing unexpected and welcome internal changes.  These changes make me happy because they indicate true growth.  They also make me realize that happiness is within my power, to have and to keep.  So all I have to do is Get Started and Keep Going.

"Así que, adiós. Adiós.
Te voy a dejar ahora
Y esta es la razón por la cual
Si te gusta dormir con la ventana abierta
Me gusta dormir con la ventana cerrada.
Así que, adiós, adiós, adiós ".

Paul Simon - Eres Amable

A veces la vida parece tener como sobre el sentido tanto como la cita anterior. La gente daño unos a otros sin ninguna razón aparente. Hay dolor y angustia por todas partes. Afecta a individuos, familias, organizaciones, ciudades, estados y países. Pero afecta a personas primero. Es en el nivel individual, siempre que cada uno de nosotros toma la decisión de ser feliz o infeliz. Realmente es una opción.
Hay personas que sufren de depresión fisiológica y hay personas que han sufrido la tragedia, y entiendo esa clase de infelicidad. Pero para el resto de nosotros (y tal vez incluso para las personas en los dos primeros grupos) Creo que la felicidad es posible y que puede ser duradera. Quizás soy presuntuoso y quizás hablo demasiado en gran parte, por lo que voy a hablar sólo de mi propia experiencia.
Antes de hacerlo, sin embargo, les pido su paciencia respecto a la palabra "felicidad". He experimentado diferentes niveles de felicidad de la alegría tranquila de paz firme a la alegría (felicidad en cualquier circunstancia) a vértigo y el éxtasis. Los tres primeros son los más útiles en lo que me permite servir a los demás. Los dos últimos son maravillosas, pero rara vez pasado mucho tiempo. He experimentado lo que Abraham Maslow llama "experiencias cumbre", que sólo duran un par de minutos como mucho. He tenido "altos corredor" después de períodos constantes de ejercicio sostenido. También he experimentado lo que Eckhart Tolle describe como satori, sintiendo el "ser" de la vida. Esto ha durado un poco más. Una vez incluso experimentó una sensación constante de alegría y éxtasis casi todo el día por cerca de tres meses. Eso fue divertido. Tolle, dijo después de que su despertar espiritual que él estaba en un completo estado de alegría absoluta por dos años a pesar de que no tenía hogar. Todo esto se siente muy similar, como para ser casi indistinguibles, y por eso elijo la palabra felicidad. Todo esto es bueno y cuando empecé a aprender lo que es, sé que podría crearla y aprovecharla.
He estado en los períodos de gran felicidad y una gran infelicidad. Yo prefiero la felicidad. Cada vez. O me digo yo. Pero debo admitir con cierta vergüenza, que he encontrado beneficios para la infelicidad. Puedo usarlo para llamar la atención. Puedo usarlo para quedarse absorto en sí mismo. Lo puedo usar para decirle a Dios ya los demás que mis puntos de vista negativos están justificadas. Lo puedo usar para validar mi condición de víctima. Puedo estar de mal humor, faneca, quejarse, quejarse o lloriquear. Puedo culpar a Dios, al gobierno, a mi jefe y mis padres. Y siempre voy a encontrar un montón de compañía (todavía sigo sentirás solo). Lo mejor de todo, la infelicidad, como deslizarse cuesta abajo, no tiene trabajo, el esfuerzo y ciertamente no la autodisciplina.
Hay una gran cantidad de literatura sobre el tema que data todo el camino a los filósofos griegos y romanos. Una de las llaves a la felicidad es darse cuenta de que la comprensión es la ciencia tanto como lo es el arte. Puede ser aprendido y practicado. Estos son los momentos en los que he estado más feliz (hasta ahora):

1. Cuando las circunstancias eran perfectas. He tenido un par de veces en la confluencia de los acontecimientos y la gente se combinaron para hacer una vida maravillosa. Tenía los amigos adecuados, suficiente dinero, y estrés muy poco. Como era de esperar, aquellos tiempos eran pocos y no duró. Sin embargo, reconozco que tengo la bendición de los ha tenido en absoluto. Creo que por lo general podemos trabajar para diseñar al menos algunas de nuestras circunstancias al estar cerca de la gente adecuada y la elección de las actividades correctas, acciones y actitudes.
2. Cuando yo trabajaba en ser feliz. La felicidad requiere disciplina. En efecto, se trata de una disciplina, como es el cultivo de todas las cosas buenas. St. Paul llama amor, gozo, paz, benignidad, bondad, fidelidad, y el auto-control de la fruta (no frutas, todos son uno) del Espíritu. Fruit necesita ser cultivada y cuidada y las malas hierbas deben ser eliminados. Suponiendo que no necesitan medicamentos para sentirse bien (y de acuerdo con el poder del pensamiento positivo de Norman Vincent Peale, la mayoría de las personas no lo hacen), entonces puedo controlar mi felicidad. Puedo controlar mis emociones. Una vez más, esta es una disciplina.
3. Cuando yo estaba involucrado en algo más grande que yo. Esto implica generalmente ayudando a otras personas directamente. Por ejemplo, yo solía trabajar con estudiantes de secundaria en mi iglesia y fue una de las mejores experiencias de mi vida. Esto era algo más grande por lo general mi propósito en ese momento.

Así que hay maneras de cultivar la felicidad, pero una de las maneras más fáciles y más directa es estar en Propósito. Como he dicho, al ser en su Propósito he visto un despliegue gradual de la felicidad y una relajación gradual de mis emociones deseables menos. No soy feliz cada minuto del día, pero estoy viendo cambios internos inesperados y bienvenidos. Estos cambios me hacen feliz, ya que indican el verdadero crecimiento. También hacen darme cuenta de que la felicidad está dentro de mi poder, para tener y mantener. Así que todo lo que tienes que hacer es empezar y seguir adelante.