Wednesday, February 27, 2013

Like the Flowers


“He is happiest who hath power to gather wisdom from a single flower.”
Mary Howitt
“If we could see the miracle of a flower clearly, our whole life would change.”
Buddha
“I realize the best part of life
Is the thinnest slice
And you don’t get too much
But I’m not letting go
I believe there’s too much to believe in
So lift your eyes
If you feel you can
Reach for a star
And I’ll show you a plan
I figured it out
What I needed was someone to show me.”

Air Supply – Lost in Love


Okay, I’m going to start over again.  I started writing on Sunday afternoon and then I allowed things to get in the way of that.  Some of those things I regret and other I don’t, but it doesn’t matter.  I’m going to write now.   On Sunday afternoon, I heard the song Lost in Love by Air Supply. 
Call me sentimental but I have always loved that song.  It’s also been what I’ve called a “Marker Song,” a song that has marked the different stages of my life.  It came out when I was about 20 and had a lot of enthusiasm and excitement for life, but not much direction.  I happened to hear it again when I was about 30 and feeling like my life was going nowhere.  I heard it the other day and I felt the same. 
Now I’m certainly much further along than when I was 30, but I’m still not where I want to be.  I also struggle with the tension of being peaceful and content now and having worthwhile goals.  I struggle with the tension between acceptance of what is and the hope of what could be if I only applied myself.  I think applying myself is the key.  Applying myself consistently. 
So what do I really want out of life?   Have I thought about this?  Actually, I have.  
Have I kept it in front of me, on a daily basis?  No, I haven't. 
Have I created a plan?  No, I haven’t.
Do I want to do this now?  No, I don’t. 
It’s Wedesday night and I’d much rather go to bed.  But I’m 52 years old and I don’t feel any closer to my dreams than I did five years ago.
Not only do I feel no closer, I feel a little further away.  I have two jobs, both of which are in jeopardy at the moment.  I’m not that worried because those things have a way of working out.  What does worry me is though is the feeling I got on Sunday afternoon, the feeling that hasn’t quite gone away, the feeling that if my life ends like this I will feel very frustrated. 
First, let me count my blessings.  I have a great family.  I’m doing work I love.  I’m healthy.  I have no major debts.  I have a beautiful home.  I have a lot of wonderful friends.  My life is better than most on many levels.  But the truth is that there are some things, important things, that are not the way I want them to be.  If I died tonight, I would know that I have not gotten everything I want out of life.
In the book Five Wishes Gay Hendricks describes the “deathbed wishes,” the wishes we would have on our deathbeds regarding regrets and how to turn potential regrets into action for change before we are on our actual deathbeds.  Now I imagine most people die with some regrets, but the ones I’m thinking about feel pretty huge to me.    I know I want the following things out of life:
1.     I want all my relationships to be healthy and loving.
2.     I want a close relationship with God, one where I can feel his loving presence constantly and consistently.
3.     I want enough money to take care of my children and my grandchildren.
4.     I want to contribute my gifts to the world and bless as many people as possible through my writing, teaching and speaking.
5.     I want my children to be emotionally and spiritually healthy.
6.     I want to be peaceful as often as possible.

Coming up with goals was the easy part.  To me and, I think, to most of us, our deepest desires are beautiful and right in front of me, like flowers.  I just miss them because I’m not paying attention.  I’m distracted by fear or busyness.   What I need to do now is create a plan for each goal and keep each goal constantly in front of me.  My final goal should be to do nothing that distracts me from my other goals.
            Purpose really is an everyday event.  I’ve let a few days go by and I took my eyes off the prize.  But even that can be useful.  I am reminded that I am not required to be perfect.  I am not even required to stay on course all the time.  But, if I want to be in Purpose then I am required to make course corrections as quickly as possible.  I heard that 90% of what space shuttles do is make course corrections.  I might need more.  It helps to be reminded every day.  In The Strangest Secret, Earl Nightingale says to always keep a 3x5 card with you.  On one side of the card, write a single goal.  On the other side write the words from Matthew:
Ask and it will be given to you; seek and you will find; knock and the door will be opened to you. For everyone who asks receives; the one who seeks finds; and to the one who knocks, the door will be opened.

Jesus – Matthew 7:7-8
Then keep this card in front of you to remind yourself of these goals on a daily basis.
I finally realized what I’ve been struggling with for the last few days.  In order to move towards my goals (I have no guarantee of reaching them, but I can move toward them) I need to make two commitments:
1.              I need to keep my goals in front of me every day.   I need to remind myself, through 3x5 cards or friends or writing or teaching others or however I can, to move towards my goals.
2.              I need to integrate my daily activities into my goals.  Or I need to stop doing those activities.  Period.

With regard to the second commitment, I need to be ruthless.  The Enemy is ruthless.  Even after a month of blogs, I still allow the Enemy to attack me in my most vulnerable spots. .  I still waste time. I still procrastinate.  I still do things that are completely unnecessary and that don’t help me in any way.  This does not mean that I can never relax or read comic books or watch TV once in a while.  But as I write, I wonder if even those activities be integrated into Purpose.
Of the six goals I’ve shared, I think my relationship with God and being peaceful are the most important.  From those two I can get direction and clarity for the other goals.  I’ve always believed if I just had inner peace, everything else would either fall into place or not matter.  I’ve also believed that if I were in a right relationship with God, I would have guidance on the things that truly mattered.
This isn’t over.  I’m still processing my thinking.  I need to get (and share) more clarification on how to keep Purpose and my goals and the flowers in front of me.  I need to Get Started and Keep Going.
"Él es más feliz quien tiene potestad para reunir la sabiduría de una sola flor."
Mary Howitt


"Si pudiéramos ver el milagro de una flor claramente, toda nuestra vida iba a cambiar."

Buda


"Me doy cuenta de la mejor parte de la vida
Es la parte más delgada rebanada
Y usted no reciba una dosis excesiva
Pero no voy a dejar ir
Creo que hay mucho que creen en
Así que levanta tus ojos
Si usted siente que puede
Alcanzar una estrella
Y te voy a mostrar un plan de
Me imaginé que fuera
Lo que necesitaba era alguien que me enseñe ".

Air Supply - Lost in Love


Bueno, voy a empezar de nuevo. Empecé a escribir en la tarde del domingo y luego me permitido que las cosas en el camino de ello. Algunas de esas cosas que lamento y otras que no, pero no importa. Voy a escribir ahora. El domingo por la tarde, oí la canción Lost in Love de Air Supply.
Llámame sentimental, pero siempre me ha gustado esa canción. También ha sido lo que he llamado una "Canción Marker", una canción que ha marcado las diferentes etapas de mi vida. Llegó cuando tenía 20 años y había un montón de entusiasmo y emoción por la vida, pero la dirección no mucho. Me pasó a oír otra vez cuando yo tenía unos 30 y sintiendo que mi vida iba a ninguna parte. Lo escuché el otro día y me sentía lo mismo.
Ahora estoy ciertamente mucho más adelantados que cuando tenía 30 años, pero todavía no estoy donde quiero estar. Yo también luchan con la tensión de estar tranquilo y contenido ahora y tener metas que valgan la pena. Lucho con la tensión entre la aceptación de lo que es y la esperanza de lo que podría ser si sólo me aplicada. Creo que aplicar a mí mismo es la clave. Aplicando mí mismo constantemente.
Entonces, ¿qué es lo que realmente quieres de la vida? ¿He pensado en esto? En realidad, así es.
¿Lo he mantenido delante de mí, en un día normal? No, no lo he hecho.
¿He creado un plan? No, no lo he hecho.
¿Quiero hacer esto ahora? No, no lo creo.
Es de noche y Wedesday Prefiero ir a la cama. Pero estoy 52 años y no me siento más cerca de mis sueños que me hicieron hace cinco años.
No sólo me siento más cerca, me siento un poco más lejos. Tengo dos trabajos, ambos de los cuales están en peligro en este momento. No soy tan preocupado porque esas cosas tienen una manera de hacer ejercicio. Lo que me preocupa es si se tiene la sensación de que en la tarde del domingo, la sensación de que no ha ido bien, la sensación de que si mi vida termina de esta manera me voy a sentir muy frustrado.
En primer lugar, déjame contar mis bendiciones. Tengo una gran familia. Estoy haciendo un trabajo que me encanta. Estoy sano. No tengo deudas importantes. Tengo una hermosa casa. Tengo un montón de amigos maravillosos. Mi vida es mejor que la mayoría en muchos niveles. Pero la verdad es que hay algunas cosas, cosas importantes, que no son como yo quiero que sean. Si muriera esta noche, yo sé que no he conseguido todo lo que quiere de la vida.
En el libro Cinco Deseos Gay Hendricks describe los "deseos lecho de muerte", los deseos que tendría sobre nuestros lechos de muerte en relación lamenta y cómo convertir lamenta potenciales a la acción para el cambio antes de que estemos en nuestros lechos de muerte reales. Ahora me imagino que la mayoría de las personas mueren con algunos remordimientos, pero los que estoy pensando en sentir bastante grande para mí. Sé que quieren que las cosas después de la vida:
1. Quiero que todas mis relaciones sean sanas y amorosas.
2. Quiero tener una relación íntima con Dios, uno en el que puedo sentir su amorosa presencia constante y consistentemente.
3. Quiero dinero suficiente para cuidar de mis hijos y mis nietos.
4. Quiero contribuir con mis dones al mundo y bendecir a tantas personas como sea posible a través de mi escritura, la enseñanza y el habla.
5. Quiero que mis hijos sean sanos emocionalmente y espiritualmente.
6. Quiero estar en paz con tanta frecuencia como sea posible.

El subir con objetivos era la parte fácil. Para mí y, creo yo, para la mayoría de nosotros, nuestros deseos más profundos son hermosas y justo en frente de mí, como las flores. Sólo los extraño porque no estoy prestando atención. Estoy distraído por el miedo o estar ocupados. ¿Qué tengo que hacer ahora es crear un plan para cada meta y cada meta mantener constantemente delante de mí. Mi objetivo final debe ser no hacer nada que me distraiga de mis otros objetivos.
Propósito realmente es un acontecimiento cotidiano. He dejado unos días pasan y tomé mis ojos el premio. Pero incluso eso puede ser útil. Esto me recuerda que no estoy obligado a ser perfecto. Ni siquiera estoy obligado a permanecer en el camino todo el tiempo. Pero, si quiero estar en Propósito entonces yo estoy obligado a corregir el rumbo lo más rápido posible. He oído que el 90% de lo que los transbordadores espaciales hacer es corregir el rumbo. Puede que necesite más. Ayuda a recordar todos los días. En El secreto más extraño, Earl Nightingale dice que debemos mantener siempre una tarjeta de 3x5 con usted. A un lado de la tarjeta, escriba una sola meta. En el otro lado escribir las palabras de Mateo:
Pedid y se os dará a vosotros: buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá para usted. Porque todo el que pide, recibe; encuentra el que busca, y al que llama, se le abrirá.

Jesús - Mateo 7:7-8
Entonces guarde esta tarjeta en frente de usted para recordarle de estos objetivos en una base diaria.
Finalmente me di cuenta de lo que he estado luchando durante los últimos días. Con el fin de avanzar hacia mis metas (no tengo ninguna garantía de llegar a ellos, pero puedo mover hacia ellos) Tengo que hacer dos compromisos:
1. Tengo que mantener mis metas delante de mí todos los días. Tengo que recordarme a mí mismo, a través de tarjetas de 3x5 o amigos o escribiendo o enseñando a otros o como puedo, para avanzar hacia mis metas.
2. Necesito integrar mis actividades diarias en mis metas. ¿O tengo que dejar de hacer esas actividades. Periodo.

En lo que respecta al compromiso segundo, tengo que ser despiadado. El enemigo es despiadado. Incluso después de un mes de los blogs, que todavía permita que el enemigo me ataca en mis puntos más vulnerables. . Todavía perder el tiempo. Todavía procrastinar. Todavía hago cosas que son totalmente innecesarios y que no me ayudan de ninguna manera. Esto no significa que nunca podré descansar o leer cómics o ver la televisión de vez en cuando. Pero mientras escribo, me pregunto si incluso las actividades se integrarán en Propósito.
De los seis goles que he compartido, creo que mi relación con Dios y estar en paz son los más importantes. De los dos que puede obtener la dirección y claridad para los demás objetivos. Siempre he creído que si acabo de tener paz interior, todo lo demás bien caería en su lugar o no importa. También he creído que si yo estuviera en una relación correcta con Dios, me gustaría tener una guía sobre las cosas que realmente importaban.
Esto no ha terminado. Aún estoy procesando mi pensamiento. Tengo que conseguir (y acción) más aclaraciones sobre cómo mantener Propósito y mis metas y las flores en frente de mí. Necesito para Empezar y Seguir Adelante.