Thursday, February 14, 2013

Drive Carefully



The moral man does something,
and when no one responds
he rolls up his sleeves and uses force.”


At last!  I’m here!  I’m writing!   Thank you, Purpose!  Thank you, God!  One of the benefits of Purpose is the sheer relief I get when I am in it.  I literally just breathed a sigh of relief once I got started.  I will admit to a little impatience with everything and everyone else until I can begin writing.  I don’t even know what I’m going to write yet.  I just know how glad I am to be here, away from the noise and obligations. 
            “Isn’t Purpose an obligation?” one might ask.  “Isn’t it something you have to do?”
No, I don’t have to do it.  None of us has to fulfill our Purpose.  In fact, the world is full of people who are not living in Purpose. According to Earl Nightingale in The Strangest Secret, only 5% of people at 3age 65 are financially successful.  I think the number of people who successfully follow Purpose is even smaller. Imagine, billions of people trying to get through the day, trying to get through life without knowing why. This may explain why the world is such a mess. Sometimes I think that most people living actually have nothing to live for.  More accurately, they have something to live for; they just refuse to live for it.
By being in Purpose we are, by definition, making the world a better place.  Until I began writing (consistently), I may not have been making the world worse, but I wasn’t making things better.  I was needy, whiny, uncertain, and looking to everyone else but Purpose and myself for the answers to life.  In this way I was not only taking up other people’s time, I was losing a lot of my own.  Now, I have the benefit of being far more aware of the value of time, mine and other people’s. 
            Another interesting benefit has been the loss of an addiction.  For example, I no longer feel compelled to go to the comic book store on a weekly basis.  I’m not saying there’s anything wrong with comic books; I still enjoy them.  I just don’t have a compulsive need to buy them.  In fact, recently I gave away a few hundred and it felt great.  I wonder if being in Purpose would bring healing to other kinds of addictions.  I wonder if we gave every drug addict and alcoholic a reason to really live life that they would lose their chemical dependency.


            All the above was written last night at about midnight.  Then I got tired and discouraged because I felt like I had nothing new to say.  I got up this morning and read and now it’s a little past 5:30 and I still feel like I have nothing to say.  I’m sure part of this is fatigue.  And part of this is the Enemy. 
I remember taking Driver Training courses in high school.  One of the things we were told was to be aware of everything around us.  Most of the time we keep our eyes in front of us, but every five seconds we should check the rearview mirror and the side mirrors, in case someone is coming up behind us.  Being in Purpose is like driving.  I have to keep my eyes in front of me, but I also have to check the mirrors.  For the last few days I’ve been focusing on the benefits of Purpose, keeping my eyes in front, and I didn’t notice the Enemy sneaking up behind me, like a tailgater, trying to knock me off the road.
So this morning and last night the Enemy taps into the part of me that allows everything and everyone else to dictate my time and schedule.  Then when I finally sit down to write I’m tired and frustrated.  I’m too tired to write so I go to bed feeling a little defeated.  I wake up, looking for inspiration, as if I were looking for a $20 bill I had misplaced.  When I don’t find it immediately I feel even more defeated.  Then come the old familiar choruses:
“You’re done.  You have nothing new to say.  What you’re writing is repetitive at best and garbage at worst.”

“It was a good run, but you’ve never been consistent with anything in your life.  You won’t be consistent with this.  Even your friends said this.  You will never change.”

 “People are counting on you to write and you’re going to let them down.”
           
            And so it goes.  Now, again, I have to remember, the language of the Enemy is lies and half-truths.  The lie is that I have nothing new to say.  Maybe there’s truth in it, but I’m still going to sit here and write, even if it’s the same old thing.  When being in Purpose, the product is not at important as the process.  Purpose alone can determine the quality of my work.  All I am required to do is be here and start.
            In his book Outliers, Malcolm Gladwell says we need 10,000 hours of practice to be the best at our craft or calling.  Now while that may sound intimidating, I have to remember I have been preparing for Purpose most of my life…and so have you.  We’ve already put in a lot of those hours.  You began preparing when you first heard the call. Then you prepared when you volunteered or began your work at home or got the right job or went to the library or the gym or the seminar.  And you started putting in more hours.  
Then you stopped.  You allowed busyness and distractions and fear to take over.  The Enemy was right behind you and you didn’t even see it.  You got knocked off the road and wound up in a ditch.  You may have even stayed there for years.  But your car is fine and you can start driving at any time.  This has been my experience anyway, but I don’t think I’m alone.
Going back to the 10,000-hour idea, I realize that all I have to do is do what I’m supposed to do.  I just put in the time.  And the truth is that this may not be my best writing or my best run or my best day in my business.  I may have not taught my best lesson or made any sales.  But I show up anyway.  I do my best and I realize setbacks are part of the process.
I teach English and I am amazed at how many students don’t show up consistently or if they do show up, they won’t speak when called upon.  And it’s always the same reason:  they are afraid.  They are afraid of making mistakes, of being imperfect.  They, too, are fighting the Enemy. 
We each have to do our best but we have to let go at the same time.   For me, doing my best means I show up every morning.  I write.  It’s possible that not every single word I write is of Shakespearean quality.  It doesn’t matter.  I just keep writing.  I show up.  I get started and I keep going.  (Even if I occasionally stumble, at least I stumble forward.)   Purpose and people are waiting for me.
Now even the idea that people are counting on me can be a trick of the Enemy. I’m suddenly spending too much time looking in the side- and rear view mirrors.  I’ve taken my focus off the work and put my focus on worrying about what others will think or say.  If I stay in Purpose consistently, then people will get what they need.  Being in Purpose is an act of love to the world and to the people I love.  Some of those people are with me in spirit at this very moment.  They are cheering me on even though they might be physically sleeping or at work.  But I’m still not doing this for them.  I’m doing this because I need to be true to myself and to Purpose.
So I’ve reminded myself to Get Started and Keep Going.  It’s time to go.  And while I’m driving I need to remember to keep my eyes on the road and to check the mirrors.


El hombre moral hace algo,
y cuando nadie responde
se arremanga y utiliza la fuerza ".
Lao Tzu, Tao Te Ching

¡Por fin! ¡Estoy aquí! Estoy escribiendo! Gracias, Propósito! ¡Gracias, Dios! Uno de los beneficios de Propósito es el relieve escarpado que tengo cuando estoy en ella. Yo, literalmente, sólo un suspiro de alivio una vez que empecé. Voy a admitir que un poco de impaciencia con todo y con todos los demás hasta que pueda comenzar a escribir. Ni siquiera sé lo que voy a escribir todavía. Sólo sé cuánto me alegro de estar aquí, lejos del ruido y de las obligaciones.
"No es el propósito de una obligación?", Se podría preguntar. "No es algo que tienes que hacer?"
No, no tengo que hacerlo. Ninguno de nosotros tiene que cumplir con nuestro propósito. De hecho, el mundo está lleno de personas que no viven en Propósito. Según Earl Nightingale en El secreto más extraño, sólo el 5% de las personas en 3age 65 son un éxito financiero. Creo que el número de personas que siguen con éxito Propósito es aún menor. Imagínese, miles de millones de personas que tratan de pasar el día, tratando de pasar por la vida sin saber por qué. Esto puede explicar por qué el mundo es un desastre. A veces pienso que la mayoría de las personas que viven en realidad no tienen nada por qué vivir. Más exactamente, tienen algo por qué vivir, sino que simplemente se niegan a vivir para él.
Al estar en Propósito somos, por definición, haciendo del mundo un lugar mejor. Hasta que empecé a escribir (siempre), no puede haber sido que el mundo sea peor, pero yo no estaba haciendo las cosas mejor. Yo estaba necesitado, quejica, incierto, y mirando a todos, pero más objetivo y para mí las respuestas a la vida. De esta manera no sólo se toma el tiempo de otras personas, que estaba perdiendo mucho de la mía. Ahora, tengo la ventaja de ser mucho más conscientes del valor de tiempo de la gente, la mía y la de otros.
Otra ventaja interesante ha sido la pérdida de una adicción. Por ejemplo, ya no se sienten obligados a ir a la tienda de historietas sobre una base semanal. No estoy diciendo que haya nada malo con los cómics, yo todavía disfrutar de ellos. Es sólo que no tienen una necesidad compulsiva de comprar. De hecho, hace poco me regalaron unos pocos cientos y se sentía muy bien. Me pregunto si estar en propósito sería traer sanidad a otros tipos de adicciones. Me pregunto si nos dio a cada drogadicto y alcohólico una razón para vivir realmente la vida que perderían su dependencia química.


Todo lo anterior fue escrito ayer por la noche cerca de la medianoche. Entonces me cansé y desanimado porque me sentía como que no tenía nada nuevo que decir. Me levanté esta mañana y leer y ahora es un poco más allá de 5:30 y todavía siento que no tengo nada que decir. Estoy seguro de que parte de esto es la fatiga. Y parte de ello es el Enemigo.
Recuerdo haber tomado cursos de capacitación del controlador en el instituto. Una de las cosas que nos dijeron que iba a ser consciente de todo lo que nos rodea. La mayor parte del tiempo que mantenemos nuestros ojos en frente de nosotros, pero cada cinco segundos hay que comprobar el espejo retrovisor y los espejos laterales, por si alguien viene detrás de nosotros. Estar en Propósito es como conducir. Tengo que mantener mis ojos delante de mí, pero también tengo que revisar los espejos. Durante los últimos días he estado enfocando en los beneficios de la Finalidad, manteniendo mis ojos en el frente, y no me di cuenta del enemigo acecha detrás de mí, como un perseguidor, tratando de golpear a la carretera.
Así que esta mañana y anoche los grifos enemigo en la parte de mí que lo permite todo y todos los demás a dictar mi tiempo y horario. Luego, cuando finalmente me siento a escribir estoy cansado y frustrado. Estoy demasiado cansado para escribir, así que ir a la cama sintiendo un poco derrotado. Me despierto, en busca de inspiración, como si estuviera buscando un billete de $ 20 que había fuera de lugar. Cuando no se encuentra inmediatamente me siento aún más derrotado. Luego vienen los coros familiares de edad:
"Eso es todo. Usted no tiene nada nuevo que decir. Lo que está escrito es repetitivo en el mejor y en el peor basura ".

"Fue una buena carrera, pero nunca he sido consistente con cualquier cosa en su vida. Usted no va a ser compatible con el presente. Incluso sus amigos dijeron esto. Usted nunca va a cambiar ".

 "La gente está contando con usted para escribir y vas a defraudar".

Y así sigue. Ahora, de nuevo, tengo que recordar, el lenguaje del enemigo son mentiras y verdades a medias. La mentira es que no tengo nada nuevo que decir. Tal vez hay algo de verdad en ello, pero todavía voy a sentarme aquí y escribir, incluso si se trata de la misma cosa. Al estar en Propósito, el producto no es importante como en el proceso. Propósito único que puede determinar la calidad de mi trabajo. Todo lo que estoy obligado a hacer es estar aquí y empezar.
En su libro Outliers, Malcolm Gladwell dice que necesitamos 10.000 horas de práctica para ser los mejores en nuestro oficio o profesión. Ahora bien, mientras que puede sonar intimidante, tengo que recordar que he estado elaborando al efecto la mayor parte de mi vida ... y tú también. Ya hemos puesto en un montón de esas horas. Se comenzó a preparar la primera vez que escuchó la llamada. Entonces usted preparado cuando se ofreció voluntariamente o empezó su trabajo en el hogar o el trabajo tiene derecho o fue a la biblioteca o en el gimnasio o en el seminario. Y empezaron a poner en más horas.
Entonces se detuvo. Permitieron ocupaciones y distracciones y el miedo a tomar el relevo. El enemigo estaba justo detrás de ti y tú ni siquiera lo ve. Usted fue noqueado fuera de la carretera y terminó en una zanja. Puede que incluso han estado allí por años. Pero el coche está bien y se puede empezar a conducir en cualquier momento. Esta ha sido mi experiencia de todos modos, pero yo no creo que esté solo.
Volviendo a la idea de 10.000 horas, me doy cuenta de que todo lo que tienes que hacer es hacer lo que se supone que debo hacer. Acabo de poner en el tiempo. Y la verdad es que esto no puede ser mi mejor escritura o mi mejor carrera o mi mejor día en mi negocio. No puede haber enseñado a mi mejor lección o hecho ninguna venta. Pero de todos modos me presento. Hago lo que puedo y me doy cuenta contratiempos son parte del proceso.
Enseño Inglés y estoy asombrado de cuántos estudiantes no se presentan de manera sistemática o si lo hacen aparecer, no van a hablar cuando se le solicite. Y siempre es la misma razón: tienen miedo. Tienen miedo de cometer errores, de ser imperfecto. Ellos, también, están luchando contra el enemigo.
Cada uno de nosotros tenemos que hacer nuestro mejor esfuerzo, pero tenemos que dejar ir al mismo tiempo. Para mí, lo mejor que puedo decir me presento cada mañana. Escribo. Es posible que no cada palabra que escribo es de calidad Shakespeare. No importa. Yo sólo sigo escribiendo. Yo lo demuestre. Cómo empiezo y sigo adelante. (Aunque de vez en cuando tropiece, por lo menos yo tropiezo delante.) Finalidad y la gente está esperando por mí.
Ahora, incluso la idea de que la gente está contando conmigo puede ser un truco del enemigo. Estoy de repente pasar demasiado tiempo mirando en los espejos laterales y traseros. Me he tomado mi foco del trabajo y poner mi atención en preocuparse por lo que otros piensen o digan. Si me quedo en Objetivo consistente, entonces la gente va a conseguir lo que necesitan. Estar en Propósito es un acto de amor para el mundo y para la gente que quiero. Algunas de esas personas están conmigo en espíritu en este mismo momento. Ellos me están animando a pesar de que podría ser físicamente durmiendo o en el trabajo. Pero todavía no estoy haciendo esto por ellos. Estoy haciendo esto porque tengo que ser sincero conmigo mismo y con el propósito.
Así que me he recordado para empezar y seguir adelante. Es tiempo de ir. Y mientras yo estoy manejando yo necesitamos recordar que mantener los ojos en la carretera y comprobar los espejos.