Sunday, February 3, 2013

Healing


Tonight I am especially glad I have this blog.  Tonight I feel angry, sad, frustrated and miserable.  I know these are just emotions and they will pass.  I know they don’t have to rule over me.  But I also know I need to take some sort of action until I can regain control.  This blog serves that purpose.  This blog serves Purpose for me.  Already I feel the tension draining from my body.  It’s not completely gone but I’m able to breathe again.
            I think this is another benefit of Purpose, to bring us healing.  It gives me perspective.  I can see the big picture more easily.  I feel better just sitting at this keyboard and letting the words come.  I can feel the healing because, in my vanity, I imagine that what I am doing brings healing for others.  Perhaps it’s not vanity because I know being in Purpose is healing for me, so why can’t it also be healing for others? Especially if being in my Purpose inspires others to be in their Purpose, too.
            I’m still feeling a little angry so I need to keep writing.  By the way, if you’re wondering what’s causing my negative emotions, I will only say that it doesn’t matter.   Circumstances are just circumstances.  It’s the heart that matters.  How can I get my heart right?  How can I be at peace?  How can I be joyful and grateful?  By reminding myself to be those things.  Earlier this evening I chose a lot of negative emotions.  Why can’t I choose emotions that make me feel better?  I can, but it’s a discipline.  Negativity is much easier just as it’s easier to go downhill than uphill.  The problem with going downhill though is that you always wind up at the bottom.
            I remember as a kid going downhill on my bicycle and injuring myself pretty badly.  I remember seeing the rock jutting out.  The next thing I remember was being in back seat of a neighbor’s car, screaming.  Then I remember being rushed into the emergency room.  Then I woke up a few hours later with my face swollen and bruised.  I’ve been afraid of hills ever since. 
I was in San Francisco a few months ago and I was literally terrified when I got stuck on a red light going uphill.   I was sure my car was going to roll backwards and I was going to cause a major accident.  I had to call a friend for prayer to get me to calm down.  Greater than my fear of hills though are my fears of going backwards and/or winding up at the bottom, both literally and spiritually. 
Until I started writing this, I wasn’t acutely aware of this fear.  It was just there like background noise.  So are my fears driving my Purpose?  I’d like to say “no,” and that my motives are completely pure, but the truth is there is at least a small amount of fear that drives me.  That’s not necessarily a bad thing, as long as I recognize it.  I am afraid of not moving forward, desperately afraid.  I don’t want to be where I was even a month ago.   I am afraid of not growing, just as I’m afraid of fire and that’s why I won’t put my hand in it.  I think we should all be afraid of not growing.  A little fear is healthy if it propels me to Purpose.  But only a little.   What I need more than fear is love.
As I write I feel love and love casts out fear.  I feel love for what I’m doing.  I feel love for the Creator who gave me Purpose.  I feel love for the written word.  I feel love for my family.  I feel love for myself.  I feel love right now and I suddenly notice the unhappy feelings I had at the beginning of this blog are gone.
I realize that as long as I’m in my Purpose I can only move forward.  I can’t go backwards or downhill or end up at the bottom.  I don’t know where I’ll end up but it won’t be at any of those places.   Purpose has other places to take me.
Esta noche me siento especialmente contento de que tengo este blog. Esta noche me siento enojado, triste, frustrado y miserable. Yo sé que estos son sólo emociones y todo pasa. Sé que no tiene que pronunciarse sobre mí. Pero también sé que tengo que tomar algún tipo de acción hasta que pueda recuperar el control. Este blog sirve a ese propósito. Este blog sirve propósito para mí. Ya siento la tensión que sale de mi cuerpo. No está completamente ido, pero yo soy capaz de respirar de nuevo.
Creo que este es otro de los beneficios de propósito, para traernos la curación. Me da perspectiva. Puedo ver el panorama con mayor facilidad. Me siento mejor sentado en este teclado y dejar que las palabras vienen. Puedo sentir la curación porque, en mi vanidad, me imagino que lo que estoy haciendo es medicina para los demás. Tal vez no es vanidad, porque sé estar en Propósito es curativo para mí, así que ¿por qué no puede también ser la curación para los demás? Sobre todo si está en mi propósito inspira a otros a estar en su propósito, también.
Todavía estoy sintiendo un poco enojado por lo que necesito para seguir escribiendo. Por cierto, si te estás preguntando cuál es la causa de mis emociones negativas, sólo voy a decir que no tiene importancia. Las circunstancias son sólo circunstancias. Es el corazón el que importa. ¿Cómo puedo hacer que mi corazón ¿no? ¿Cómo puedo estar en paz? ¿Cómo puedo estar feliz y agradecido? Al recordar a mí mismo a ser esas cosas. Esta tarde he elegido un montón de emociones negativas. ¿Por qué no puedo elegir las emociones que hacen que me sienta mejor? Que puedo, pero es una disciplina. La negatividad es mucho más fácil al igual que es más fácil ir cuesta abajo que cuesta arriba. El problema con el que va cuesta abajo sin embargo, es que siempre terminan en la parte inferior.
Recuerdo que cuando era niño va cuesta abajo en mi bicicleta y me hirió bastante mal. Recuerdo haber visto la roca que sobresale. Lo siguiente que recuerdo es estar en el asiento trasero del coche de un vecino, gritando. Entonces recuerdo que me entró corriendo en la sala de emergencias. Entonces me desperté unas horas más tarde, con la cara hinchada y amoratada. He tenido miedo de colinas desde entonces.
Yo estaba en San Francisco hace unos meses y yo estaba aterrada, literalmente, cuando me quedé atrapado en una luz roja que va cuesta arriba. Yo estaba seguro de que mi coche iba a rodar hacia atrás y me iba a causar un accidente grave. Tuve que llamar a un amigo para la oración para que me calmara. Mayor que mi miedo a las colinas, aunque son mis miedos de ir hacia atrás y / o liquidación de la parte inferior, en sentido literal y espiritualmente.
Hasta que empecé a escribir esto, yo no estaba muy consciente de este miedo. Fue allí como ruido de fondo. Así son mis temores conduciendo mi propósito? Me gustaría decir "no", y que mis motivos son completamente puro, pero la verdad es que hay por lo menos un poco de miedo que me impulsa. Eso no es necesariamente algo malo, siempre y cuando lo reconozco. Tengo miedo de no avanzar, desesperadamente miedo. No quiero estar donde estuve hasta hace un mes. Tengo miedo de no crecer, así como yo tengo miedo de fuego y por eso no voy a poner mi mano en ella. Creo que todos deberíamos tener miedo de no crecer. Un poco de miedo es saludable si me impulsa a propósito. Pero sólo un poco. Lo que necesito más que el miedo es el amor.
Mientras escribo siento el amor y el amor echa fuera el temor. Siento amor por lo que hago. Siento amor por el Creador que me dio Propósito. Siento amor por la palabra escrita. Siento amor por mi familia. Siento amor por mí mismo. Siento amor en este momento y de repente me cuenta de los sentimientos de infelicidad que tenía al inicio de este blog se han ido.
Me doy cuenta de que mientras yo estoy en mi propósito sólo puedo seguir adelante. No puedo ir hacia atrás o hacia abajo o terminan en la parte inferior. No sé dónde voy a terminar pero no va a estar en cualquiera de esos lugares. Propósito tiene otros lugares que me lleve.