Friday, February 8, 2013

If Only....


William O’Rourke
I didn’t write last night.  I got home at about 10:00 pm from work.  When I got in, there were clothes to put away, dogs to be walked, a kitchen to be cleaned and family issues to be discussed.  Then I got hungry and I had a snack.  When I finally got to the computer, it was almost midnight and I just had nothing to say.
            There are two dynamics occurring here.  The first is being consistent and doing something every day that moves me towards Purpose.  The second dynamic is being aware that once in a while that may not happen.  Sitting in front of my computer last night, I looked at the blank screen and…nothing.  So I went to bed.           
            Now the Enemy would like to capitalize on this moment.  It would like to whisper things like:
                        “How do you expect to be successful?  You aren’t consistent!”
                        “You should have used your time better!”
                        “You should have tried harder!”
                        “You gave up too easily!  What a quitter you are!”
                        “You missed your opportunity!”

            After whispering this in my ear, the Enemy then wants me to spend time berating myself and beating myself up.  That process usually takes a good part of the morning or even the whole day, which results in more time lost.  Then I feel even worse for the additional time I’ve lost in regret.  All of this drama makes the Enemy’s day.
            So to circumvent the whole process, I simply don’t engage.  My response to all the Enemy’s accusations is, “Maybe those things are true.  Maybe they aren’t.  I’m not going to worry about it.  I’m going to write now.”
            Remember, the past is the past.  I can’t change it.  No amount of regret can change even one second of the past.  If regret could be measured into pounds, then a billion tons would not be sufficient to change one millisecond of the past.  In my life, I have been fortunate enough to have only two regrets:
                        I wish I had discovered the value of diligence when I was much younger.
                        I wish I had been kinder.
            That’s it.  I don’t regret my mistakes, my sins, my problems, my poor judgment, my setbacks, my failures or any of it.  What would be the point?  How can I regret stories?  That’s all the past is – a collection of stories.  That would be like saying, “Oh, I wish Pinocchio hadn’t lied….”   Or, “I wish Goldilocks hadn’t broken into The Three Bears’ house…”
            That sounds ridiculous, but we do this all the time, like this:
                        “I wish my parents had treated me better.”
                        “I wish my 3rd grade teacher hadn’t been so mean.”
                        “I wish I had stood up for myself more.”
                        “I wish I had gone to college.”
                        “I wish I had gone to a different college.”           
                        “I wish I had declared a different major.”
                        “I wish I hadn’t gone to college.”

            This list can go on forever.  And the thing I regret is the exact opposite of what someone else regrets.  I think if only I had made the same choice that other person made, then my life would be better.  The other person is looking at me and thinking the same thing.  Maybe both of us are right.  Or maybe neither of us is right. 
I think there are actually few bad choices in life, only lessons.  If I don’t want to learn or repeat a certain lesson, then maybe I should think about my present choices.  But sometimes we just have to make the choices we have to make.  And that’s how we learn our lessons.

I spent many years in the wrong jobs, but that experience shaped my ability to coach others’ in their career choices and help many people move towards work they loved.

I spent a lot of time avoiding study, but now I read constantly at an age where I have the maturity to apply much of what I read.

I wasted a lot of time in laziness and procrastination, but now I have a special love for diligence and I recognize its rewards.

I spent a lot of time being negative, but now I truly value the gifts of gratitude and the present.
           
            If I were able to go back, knowing what I know now, would I do it all again?  Of course I would.  But then I would be a different person.  I wouldn’t be the person I really was then or the person I am now.  Maybe that’s good, but it would be cheating and I would have missed the lessons I needed.  Besides, it doesn’t matter, because I can’t go back.  I don’t want to.  I only want to move forward.
            Again, it’s important to remember that the Enemy wants to keep us stuck in regret.  It causes us to feel bad and it causes us to lose more time.  The same principle applies when I am late.  I lose the time I lost in being late and I lose an additional ten minutes that it takes me to get present.
            This is also important to remember:  I speak English.  Many of my students speak Spanish.  The language of the Enemy is lies.  Most of the arguments the Enemy are lies or half-truths at best.  The more time I spend focusing on and believing those lies, the less time I have for Purpose.
            So I didn’t write last night.  But I’m writing now.  Write now.  Right now.  All that matters is now.  Get Started and Keep Going.

"El arrepentimiento es un sentimiento extraño, porque se trata sólo de la reflexión. Regret carece de inmediatez, por lo que su poder rara vez influye en los acontecimientos cuando podría hacer algo bueno. "
William O'Rourke

Yo no escribí anoche. Llegué a casa a eso de las 10:00 pm de trabajo. Cuando llegué, había ropa de guardar, los perros que se pisen, una cocina a limpiar y la familia para ser discutido. Entonces me dio hambre y yo tuvimos una merienda. Cuando por fin llegué al equipo, era casi medianoche y yo no tenía nada que decir.
Hay dos dinámicas que ocurren aquí. La primera es ser consistente y hacer algo todos los días que me mueve hacia Propósito. La segunda dinámica es ser consciente de que de vez en cuando que no puede suceder. Sentado frente a mi computadora anoche, me miró a la pantalla en blanco y ... nada. Así que me fui a la cama.
Ahora el enemigo quisiera aprovechar este momento. Le gustaría susurrar cosas como:
"¿Cómo espera que para tener éxito? Usted no es coherente! "
"Usted debería haber utilizado su mejor momento!"
"Debería haberme esforzado más!"
"Tú dejaste demasiado fácilmente! ¡Qué cobarde eres! "
"Te perdiste tu oportunidad!"

Después de esta susurrando en mi oído, entonces el Enemigo quiere pasar tiempo reprendiendo a mí mismo y golpear a mí mismo. Ese proceso suele tardar una buena parte de la mañana o incluso todo el día, lo que resulta en más tiempo perdido. Entonces me siento peor por el tiempo adicional que he perdido en arrepentimiento. Todo este drama hace días el Enemigo.
Así que para eludir el proceso, simplemente no se compromete. Mi respuesta a todas las acusaciones del enemigo es: "Tal vez las cosas son verdaderas. Tal vez ellos no lo son. No me voy a preocupar por ello. Voy a escribir ahora. "
Recuerde, el pasado es el pasado. No lo puedo cambiar. Ninguna cantidad de arrepentimiento puede cambiar ni un segundo del pasado. Si arrepentimiento se podría medir en libras, entonces un billón de toneladas no sería suficiente para cambiar de un milisegundo del pasado. En mi vida, he tenido la suerte de tener sólo dos lamenta:
Me gustaría haber descubierto el valor de la diligencia cuando era mucho más joven.
Me gustaría haber sido más amable.
Eso es todo. No me arrepiento de mis errores, mis pecados, mis problemas, mi falta de juicio, mis fracasos, mis fracasos ni nada de eso. ¿Cuál sería el punto? ¿Cómo puedo lamentar historias? Ese es todo el pasado es - una colección de cuentos. Eso sería como decir: "Oh, me gustaría Pinocho no había mentido ...." O, "Me gustaría Ricitos de Oro no había entrado en casa de los tres osos '..."
Suena ridículo, pero lo hacemos todo el tiempo, así:
"Me gustaría que mis padres me habían tratado mejor."
"Me gustaría que mi maestra de 3er grado no había sido tan malo."
"Me gustaría que había defendido a mí mismo más".
"Me gustaría haber ido a la universidad."
"Me gustaría haber ido a un colegio diferente."
"Me gustaría que había declarado a otra persona con mayor".
"Ojalá no hubiera ido a la universidad".

Esta lista puede continuar para siempre. Y lo que siento es exactamente lo contrario de lo que otra persona se arrepiente. Creo que si yo hubiera tomado la misma decisión que la otra persona hizo, entonces mi vida sería mejor. La otra persona me está mirando y pensando en lo mismo. Tal vez los dos tienen razón. O tal vez ninguno de los dos tiene razón.
Creo que hay algunos realmente malas decisiones en la vida, sólo lecciones. Si no quieres aprender o repetir una lección determinada, entonces tal vez debería pensar en mis opciones actuales. Pero a veces tenemos que tomar las decisiones que tenemos que tomar. Y esa es la manera de aprender nuestras lecciones.

Pasé muchos años en los puestos de trabajo incorrectas, pero que la experiencia de modelado mi habilidad para entrenar a otros "en su elección de carrera y ayudar a muchas personas se mueven hacia el trabajo que amaban.

Me pasé un montón de tiempo evitando estudio, pero ahora leo constantemente a una edad en la que tengo la madurez para aplicar mucho de lo que he leído.

He perdido un montón de tiempo en la pereza y la desidia, pero ahora tengo un amor especial por la diligencia y reconozco sus recompensas.

Pasé mucho tiempo siendo negativa, pero ahora realmente valoramos los dones de la gratitud y el presente.

Si yo fuera capaz de volver, sabiendo lo que sé ahora, habría que hacerlo todo de nuevo? Por supuesto que lo haría. Pero entonces yo sería una persona diferente. Yo no sería la persona que realmente era en ese momento o la persona que soy ahora. Tal vez eso es bueno, pero sería hacer trampa y me habría perdido las lecciones que necesitaba. Además, no tiene importancia, porque no puedo volver. Yo no quiero hacerlo. Sólo quiero seguir adelante.
De nuevo, es importante recordar que el enemigo quiere mantenernos atrapados en arrepentimiento. Nos hace sentir mal y nos hace perder más tiempo. El mismo principio se aplica cuando llego tarde. Pierdo el tiempo que perdí en llegar tarde y perdí otros diez minutos que me lleva a obtener la actualidad.
Esto también es importante para recordar: Hablo Inglés. Muchos de mis estudiantes hablan español. El lenguaje del enemigo es la mentira. La mayor parte de los argumentos del enemigo son mentiras o verdades a medias en el mejor. Cuanto más tiempo pase y se centra en creer esas mentiras, menos tiempo tengo para Propósito.
Así que yo no escribí anoche. Pero estoy escribiendo ahora. Escriba ahora. Ahora mismo. Todo lo que importa es el ahora. Empezar y seguir adelante.