Sunday, February 24, 2013

Order and Purpose


Pick it up, pick it all up.
And start again.
You've got a second chance,
You could go home.
Escape it all.
It's just irrelevant.

It's just medicine.
It's just medicine.

You could still be,
What you want to,
What you said you were,
When I met you.

You've got a warm heart,
You've got a beautiful brain.
But it's disintegrating,
From all the medicine.

Daughter - Medicine

I haven’t written a blog in three days.  That feels weird.  It’s not like I made any commitment, public or private, to write every day or every other day, but still, I’m feeling uneasy, as if there were something I needed to remember but couldn’t.  The last three days have been productive.  I’ve worked, spent time with those I love and started on a project to clean my car.  That alone has taken way more time than it should.
            Your patience is appreciated as I write about my car.  For my entire life I have been told that I am a disorganized and messy person.  My habits and behaviors have certainly not created any evidence to the contrary.  Every physical area in my life, desks, cars, workspaces, rooms, drawers, has been a mess. I’ve struggled with this my whole life and it’s always been embarrassing, overwhelming and depressing.  Everywhere I looked there was disorder.  While I was not pathological about it like those people on the TV show Clean Sweep, that was like saying I was only a little bit sick.  I still had a problem. 
Then two things happened.
            The first was ten years ago.  I was miserable about every aspect of my life, but especially my professional life.  That felt like the biggest mess of all.  So I took two and a half days and sequestered myself in a cheap motel near the beach.  I didn’t bring much with me, but for some reason I still don’t understand, I had, in my backpack, work documents that amply demonstrated I was clearly not doing well at work.  Looking at these documents did not improve my mood, and I started to journal and pray, but I came up with no conclusions other than I was in the wrong profession and things needed to change.  This was not news. 
I slept very fitfully that night.
            The next morning I woke up, still miserable.  I took a shower and started walking.  I had a book and a journal with me.  I wound up in a coffee shop and started reading Waking the Dead by John Eldredge.  He writes,
“I suggested that the issue for the day for the day was simply this:  God, who am I?  What do you think of me?  What’s my real name?”


            What’s my real name?
            What’s my real name?
            What’s my real name?
            I have a name; Robert.  I had another name; Ragip Tuzun, the name of the street corner where I was found as an infant.  But did I have another name?
            In ancient cultures, names were proffered and according to Bruce Wilkinson in The Prayer of Jabez, they often “defined the future” of that person.   Robert means “great fame.”  Ragip Tuzun was the name of the first mayor of Ankara, the capital of Turkey.  But did I have another name?
            Why was this question so important to me?  I took out my journal and started writing.  Without knowing why, I wrote the word “Order.”  I began writing all the synonyms for order – calm, organization, cleanliness, direction, purpose.  Then I wrote the antonyms – chaos, mess, disaster and clutter.  Those words certainly described my life at the time, not just my workspaces, but my life.   My life.
            I also realized something else.  Every close friend I had and every person I admired, every crucial relationship, without exception, had this in common: despite their differences, they were all orderly in some way.  My coworker Mario was the best teacher I had ever worked with, and he was incredibly organized, his room always spotless.  My friend Barbara Jeanne was always calm with me and gave me direction when I had none. My former employer Larry always had things under control while running two 7-11’s with 15 employees.  My mother always kept a clean house despite four messy boys.
            I had my name.  The name God had for me.  My name is Order.
            Now I would like to share how my life instantly changed, how I got organized, uncluttered and calm.  But I’ve never been one of those people who experiences instant conversion.  Ten years later I’m still cleaning my car.  But here is what did happen:  three months later I quit my job.  I got a job I loved.  That change created new order in my life.  For the first time in years, my professional life was in order.  I had Purpose again, or more accurately, Purpose had me again.  I was happier than I had been in years.  I became attractive and fun again.  Best of all, I was making a difference again.  Neediness decreased as I moved forward.  The next few years, though my life was not perfect, brought about a consistent sense of order and purpose.
            The second major shift regarding my organizational life happened only a few weeks ago.  It was a simple comment made by a friend who said,
“You are someone with a heavy load of responsibilities.  Your hands are working on one thing and your brain is already thinking about the next activity.”

            It’s amazing how a well-timed, kind and accurate comment can be so freeing.  As Jesus said, “You will know the truth and the truth will set you free.”
I suddenly began to see myself and my possibilities differently.  It is hard for me to focus on one thing at a time, but when I realize that it’s hard, then it’s not so hard.  To paraphrase a Buddhist tenet, “Once you accept that life is difficult, then it is not difficult.”  Once I accepted my limitations, I could begin to change them…or not.  That’s what acceptance is.  But without acceptance, change is impossible.
            As always, I have to ask the question, what does this have to do with Purpose?  Two things:
1.     The Enemy likes to use my weaknesses by having me focus on them and get discouraged and defeated. Acceptance of my weaknesses, with a willingness to change, curtails that strategy. I trust Marcus Buckingham more when he says it’s better to focus on strengths than weaknesses anyway.
2.     I am reminded to stay in Purpose anyway.  My weaknesses may or may not subside.  It doesn’t matter.  Only being in Purpose matters.  As St. Paul said, “All else is rubbish.”
            So, today, I’m going to finish cleaning my car.  It should be beautiful when I’m done.  And maybe in a few weeks it will be messy again.  Or maybe it will stay that way. 
It doesn’t really matter.   All I need to do is Get Started and Keep Going.
           
Cógelo, recogerlo todo.
Y empezar de nuevo.
Tienes una segunda oportunidad,
Usted podría ir a casa.
Escapa de todo.
Es simplemente irrelevante.

Es solo medicamento.
Es solo medicamento.

Usted todavía podría ser,
Lo que usted quiera,
Lo que dijiste que eras,
Cuando te conocí.

Tú tienes un corazón cálido,
Usted tiene un cerebro hermoso.
Pero está desintegrando,
De todo el medicamento.

Daughter - Medicine

No he escrito un blog en tres días. Se siente raro. No es como he hecho ningún tipo de compromiso, público o privado, para escribir todos los días o cada dos días, pero aún así, me siento incómodo, como si hubiera algo que tenía que recordar, pero no pudo. Los últimos tres días han sido productivas. He trabajado, pasó un tiempo con la gente que amo y comenzó un proyecto para limpiar el coche. Eso por sí solo ha tardado mucho más de lo que debería.
Agradecemos su paciencia mientras escribo acerca de mi coche. Durante toda mi vida me han dicho que soy una persona desorganizada y desordenada. Mis hábitos y comportamientos ciertamente no han creado ninguna prueba de lo contrario. Cada área física en mi vida, escritorios, autos, áreas de trabajo, las habitaciones, cajones, ha sido un desastre. He luchado con esto toda mi vida y que siempre ha sido vergonzoso y abrumador y deprimente. Dondequiera que miraba había desorden. Si bien no fue patológico en ello como esa gente en el programa de televisión Clean Sweep, que era como decir que yo era sólo un poco enfermo. Todavía tenía un problema.
Entonces sucedieron dos cosas.
La primera fue hace diez años. Me sentía muy mal sobre todos los aspectos de mi vida, pero sobre todo mi vida profesional. Eso se sintió como el mayor desastre de todos. Así que me tomó dos días y medio y secuestrado a mí mismo en un motel barato cerca de la playa. No he traído mucho conmigo, pero por alguna razón que todavía no entiendo, tenía, en mis documentos de trabajo mochila, que demostró con creces que estaba claro que no va bien en el trabajo. En cuanto a estos documentos no mejoró mi estado de ánimo, y comencé a diario y orar, pero se me ocurrió ninguna conclusión que no estaba en la profesión equivocada y las cosas tenían que cambiar. Esto no era noticia.
Dormí muy irregularmente esa noche.
A la mañana siguiente me desperté, todavía miserable. Me di una ducha y comenzó a caminar. Yo tenía un libro y una revista conmigo. Acabé en una cafetería y empezó a leer Waking the Dead by John Eldredge. Él escribe:
"Le sugerí que el tema para el día de la jornada fue simplemente esto: Dios, ¿quién soy yo? ¿Qué piensa usted de mí? ¿Cuál es mi nombre real?            "

¿Cuál es mi nombre real?
¿Cuál es mi nombre real?
¿Cuál es mi nombre real?
Tengo un nombre, Robert. Tenía otro nombre; Ragip Tuzun, el nombre de la esquina de la calle donde se encontró como un bebé. Pero, ¿tengo otro nombre?
En las culturas antiguas, los nombres fueron ofrecidos y de acuerdo con Bruce Wilkinson en La Oración de Jabes, que a menudo "se define el futuro" de esa persona, como Robert significa "gran fama". Ragip Tuzun era el nombre de un ex alcalde de Ankara, la capital de Turquía. Pero, ¿tengo otro nombre?
¿Por qué esta cuestión tan importante para mí? Saqué mi diario y empecé a escribir. Sin saber por qué, escribí la palabra "orden". Empecé a escribir todos los sinónimos de pedido - calma, organización, limpieza, dirección, propósito. Entonces escribí los antónimos - caos, desorden, desastres y el desorden. Esas palabras ciertamente describe mi vida en ese momento, no sólo mis áreas de trabajo, pero mi vida. Mi vida.
También me di cuenta de algo más. Cada amigo que tenía y cada persona a la que admiraba, cada relación crucial, sin excepción, tenían algo en común: a pesar de sus diferencias, todos estaban ordenadas de alguna manera. Mi colega Mario era el mejor profesor que había trabajado con, y fue organizado increíblemente, su habitación siempre estaba impecable. Mi amiga Barbara Jeanne estaba siempre tranquilo conmigo y me dio la dirección cuando yo no tenía ninguno. Mi ex empresario Larry siempre tenía las cosas bajo control durante la ejecución de dos 7-11 con 15 empleados. Mi madre siempre se mantiene la casa limpia a pesar de cuatro chicos sucios.
Yo tenía mi nombre. El nombre de Dios tenía para mí. Mi nombre es Orden.
Ahora me gustaría compartir cómo mi vida cambió de inmediato, cómo se organizaron, ordenada y tranquila. Pero nunca he sido una de esas personas que se experimenta conversión instantánea. Diez años más tarde todavía estoy limpiando mi coche. Pero esto es lo que sucedió: tres meses más tarde renuncié a mi trabajo. Tengo un trabajo que me encantaba. Este cambio crea nuevo orden en mi vida. Por primera vez en muchos años, mi vida profesional estaba en orden. Tuve Propósito de nuevo, o más precisamente, el propósito me tenía de nuevo. Yo era más feliz de lo que había sido en años. Me convertí en atractivo y divertido otra vez. Lo mejor de todo, yo estaba haciendo una diferencia otra vez. Indigencia disminuyó a medida que avanzó. En los próximos años, aunque mi vida no era perfecta, provocó una sensación constante de orden y propósito.
El segundo cambio importante con respecto a mi vida organizacional ocurrió sólo unas pocas semanas atrás. Fue un simple comentario hecho por un amigo que dijo:
"Usted es una persona con una gran carga de responsabilidades. Tus manos están trabajando en una cosa y tu cerebro está pensando ya en la próxima actividad."

Es increíble cómo una oportuna, amable y comentario preciso puede ser tan liberadora. Cuando Jesús dijo: "Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres."
De repente empezó a ver a mí mismo y mis posibilidades de otra manera. Es difícil para mí para centrarse en una cosa a la vez, pero cuando me doy cuenta de que es difícil, entonces no es tan difícil. Parafraseando a uno de los principios budistas, "Una vez que aceptamos que la vida es difícil, entonces no es difícil." Una vez que acepté mis limitaciones, podría empezar a cambiar ... o no. Eso es lo que la aceptación es. Pero sin la aceptación, el cambio es imposible.
Como siempre, tengo que hacer la pregunta, ¿qué tiene esto que ver con Propósito? Dos cosas:
1. El enemigo le gusta usar mis debilidades haciendo que me centre en ellos y obtener desanimado y derrotado. La aceptación de mis debilidades, con una voluntad de cambio, limita esa estrategia. Confío Marcus Buckingham más cuando él dice que es mejor centrarse en las fortalezas que debilidades de todos modos.
2. Recuerdo estar en Propósito de todos modos. Mis debilidades pueden o no pueden desaparecer. No importa. Sólo estando en materia Propósito. En St. Paul dijo: "Todo lo demás es basura."
Así, hoy, yo voy a terminar de limpiar mi coche. Debe ser hermoso cuando yo haya terminado. Y a lo mejor dentro de unas semanas será desordenado de nuevo. O tal vez se quedará así.
En realidad no importa. Todo lo que tienes que hacer es Empezar y Seguir Adelante.