Monday, February 18, 2013

Feelings, Peace and Purpose


Here is an exercise I give myself when I am feeling unhappy.  First, I identify the feeling, usually some level of fear, anger or sadness.  Then I pick up a small object, such as a pen or a marble and hold on to it.  That object represents my feeling.  I hold on that object, and that feeling, for as long as I like.  In this way, the feeling is acknowledged and accepted rather than resisted or ignored.
I want those less enjoyable emotions to go away as quickly as possible, so I try resisting or ignoring them.  I find that tends to make them stronger, like a hungry or tired baby who won’t stop screaming until acknowledged.  I might even express gratitude for the feeling because it’s trying to tell me something.  All the while I’m holding on to the object.  Then I try to go about my daily tasks.  This becomes problematic because I am holding something in my hand.  (Sometimes I will tell a student who is struggling with emotions to continue a writing assignment while holding on to the object.  This also becomes problematic.)  Soon I realize that holding on to the object and the feeling is getting in the way of the rest of my life.  I can’t do things or at least I can’t do them as well.  So I have to let go.  Well, I don’t have to let go; I can hold on to that feeling as long as I like, but soon I realize I don’t want to any longer.  When I’m ready to let go of the feeling, I can let go of the object.
Perhaps this exercise seems too idealistic and cute.  Perhaps it is.  Still I find it serves me by allowing me to be conscious what I’m feeling.  Sometimes I don’t even realize what it is I’m feeling, and sometimes I’m not even completely conscious that I am feeling bad.  One time someone spoke quite harshly to me, but it didn’t register right away because I was doing a lot of other things.  So I went about my life with this underlying sense of sadness.  Finally, about three days later, while at work, I turned to a friend and said, “Am I a good person?” 
I realized the harsh comment made me feel bad about myself.  In asking that question, I became aware of my sadness.  In addition, I was able to realize that my attacker’s harshly delivered comment might have something I could be aware of, so as to not offend, even unintentionally, in the future.  Or I could choose to ignore it.  Either way the choice of feelings and responses was mine again.
Why all this talk about feelings?  My feelings can aid me in or distract me from Purpose, but they don’t have to.  When I’m sad, fearful or angry, it can be hard to write.  Yet those are the very times I need to write.  In fact, I have started many of these blogs feeling negative.  The very title of these blogs, “Why Don’t I Just Get Started?” was borne out of anger and sadness about the then-current state of my emotions.  How did I lose those undesirable emotions?  I got in Purpose.  I wrote.  And it has been my consistent experience that every time I write, every time I am in purpose, I feel better.
As I’ve said before, I believe our natural states are peace and joy.  But there are an infinite number of things in our culture, our relationships and, most of all, in ourselves that fight to keep us from being peaceful and joyful.  But as Epictetus says repeatedly, “People are not disturbed by things, but by the view they take of them.
Though an optimist by nature, I’m not naïve.  The world is a difficult place.  There is unfairness, injustice, sadness, pain and difficulty everywhere and everyone is experiencing it at some level almost all the time.  But every major belief system teaches us that there is a way to overcome, if not the circumstances, then the emotional pain caused by the circumstances. 
Buddhism teaches us to let go of desire.  Christianity teaches us to give those desires to God.  (“In this world you will have trouble.  But take heart.  I have overcome the world.”  - Jesus)  In fact, the beginning point of most faiths is that we can be happier, better and more peaceful.  This is not the time to discuss the validity or merits of different faiths.  My point is that there are ways to find peace.
And I want peace.  I want it for the world and I want it for myself.  I want it, not as a goal, but so that I can focus on other things.  It’s the same reason I want a lot of money.  I don’t want an extravagant lifestyle.  I want a lifestyle of service and I don’t want money to be an issue.  As Forrest Gump said when he discovered he no longer needed to worry about money, “Good.  One less thing.”
So having peace is one less thing to worry about.  When I am in Purpose I am peaceful.  The more I am in Purpose, the more peaceful I am.
It also helps to realize that feelings are just things, possessions.  I can have them, but I don’t want them to have me.  If I have too many possessions, they can very easily overwhelm me.  They can start to own me.  As the owner of several thousand comic books, I have found this out the hard way.  I have also found out the hard way that sadness, anger and fear can own me.  So I want to choose differently.
I’m not a self-help guru.  I don’t have all the answers.  I don’t even consistently practice all that I preach.  Yet the more I am in Purpose, the more consistent my words and deeds become.  So to have peace consistently, every day, I have to Get Started and Keep Going.

Aquí hay un ejercicio que me dan cuando me siento triste. En primer lugar, identificar el sentimiento, por lo general algún nivel de miedo, enojo o tristeza. Luego recojo un objeto pequeño, como un bolígrafo o una canica y aferrarse a él. Este objeto representa mi sentimiento. Me aferro a ese objeto, y la sensación de que, durante todo el tiempo que quiera. De esta manera, la sensación es reconocido y aceptado en vez de resistir o ignoradas.
Quiero esas emociones menos agradables que se vaya lo más rápido posible, así que trato de resistir o ignorarlas.  Me parece que tiende a hacerlos más fuertes, como un bebé hambriento o cansado que no para de gritar hasta su reconocimiento.Incluso podría expresar gratitud por el sentimiento porque está tratando de decirme algo. Todo el tiempo me estoy aferrando al objeto. Entonces trato de ir por mis tareas diarias. Esto resulta problemático porque estoy sosteniendo algo en la mano. (A veces voy a decirle a un estudiante que está luchando con emociones para continuar una tarea de escritura mientras que se aferra al objeto. Esto también se convierte en un problema.) Pronto me doy cuenta de que aferrarse al objeto y la sensación se está en el camino de los demás de mi vida. No puedo hacer las cosas, o al menos yo no puedo hacerlo tan bien. Así que tengo que dejar ir. Bueno, no lo tienes que dejar ir, puedo mantener esa sensación todo el tiempo que quieras, pero pronto me di cuenta de que no quiere por más tiempo. Cuando estoy listo para dejar de lado el sentimiento, puedo soltar el objeto.
Tal vez este ejercicio parece demasiado idealista y lindo. Quizá lo sea. Todavía me parece que me sirve por permitirme ser consciente de lo que estoy sintiendo. A veces no se dan cuenta de qué es lo que estoy sintiendo, ya veces ni siquiera estoy completamente consciente de que me siento mal. Una vez que alguien hablaba muy duramente a mí, pero no se registró de inmediato porque estaba haciendo un montón de otras cosas. Así que me fui de mi vida con este sentimiento subyacente de tristeza. Por último, unos tres días más tarde, mientras que en el trabajo, me dirigí a un amigo y le dijo: "¿Soy una buena persona?"
Me di cuenta de la cruda comentario me hizo sentir mal conmigo mismo. En esa pregunta, me di cuenta de mi tristeza. Además, tuve la oportunidad de darse cuenta de que mi atacante duramente entregado comentario podría tener algo que yo podía tener en cuenta, para no ofender, incluso involuntariamente, en el futuro. O podría optar por ignorarlo. En cualquier caso la elección de los sentimientos y respuestas mío era nuevo.
¿Por qué toda esta charla acerca de los sentimientos? Mis sentimientos me puede ayudar o me distraen del propósito, pero no tiene que hacerlo. Cuando estoy triste, temeroso o enojado, puede ser difícil de escribir. Sin embargo, esos son los mismos tiempos que necesito para escribir. De hecho, he empezado muchos de estos blogs sensación negativa. El título mismo de estos blogs, "¿Por qué no puedo simplemente ponerse en marcha?" Nació de la ira y la tristeza por el estado en ese momento de mis emociones. ¿Cómo fue que perdí esas emociones indeseables? Me metí en Propósito. Que escribí. Y ha sido mi experiencia consistente en que cada vez que escribo, cada vez que estoy en ello, me siento mejor.
Como he dicho antes, creo que nuestros estados naturales son la paz y la alegría. Sin embargo, hay un número infinito de cosas en nuestra cultura, nuestras relaciones y, sobre todo, en nosotros mismos, que lucha para evitar que seamos pacíficos y alegres. Pero como Epicteto dice repetidamente: "La gente no está preocupada por las cosas, sino por la visión que tomar de ellos".
Aunque optimista por naturaleza, no soy ingenuo. El mundo es un lugar difícil. Hay injusticia, la injusticia, la tristeza, el dolor y la dificultad en todas partes y todo el mundo lo está experimentando en algún nivel casi todo el tiempo. Pero cada sistema de creencias mayor nos enseña que hay una manera de superar, si no las circunstancias, entonces el dolor emocional causado por las circunstancias.
El budismo nos enseña a dejar de lado el deseo. El cristianismo nos enseña a dar a los deseos de Dios. ("En el mundo tendréis aflicción, pero ¡anímense yo he vencido al mundo..." - Jesús) De hecho, el punto de partida de la mayoría de las religiones es que podemos ser más felices, mejor y más pacífico. Este no es el momento para discutir la validez o los méritos de diferentes credos. Mi punto es que hay maneras de encontrar la paz.
Y quiero la paz. Lo quiero para el mundo y lo quiero para mí. Lo quiero, no como una meta, sino para que pueda concentrarse en otras cosas. Es la misma razón que me quiere un montón de dinero. No quiero que un estilo de vida extravagante. Quiero una vida de servicio y no quiero que el dinero sea un problema. Como dijo Forrest Gump cuando descubrió que ya no tenía que preocuparse por el dinero: "Bien. Una cosa menos ".
Así que tener la paz es una cosa menos de qué preocuparse. Cuando estoy en Propósito estoy tranquilo. Cuanto más estoy en Propósito, el más pacífico que soy.
También ayuda a darse cuenta de que los sentimientos son sólo cosas, posesiones. Puedo tenerlos, pero no quiero que me tienen. Si tengo demasiadas posesiones, pueden muy fácilmente me abruman. Pueden empezar a mi dueño. Como propietario de varios miles de libros de historietas, he encontrado esto de la manera difícil. También he encontrado la manera dura que la tristeza, la ira y el miedo me puede poseer. Así que quiero elegir de forma diferente.
Yo no soy un gurú de la autoayuda. No tengo todas las respuestas. Ni siquiera constantemente práctica todo lo que predicamos. Sin embargo, cuanto más estoy en Propósito, el más consistente mis palabras y acciones a ser. Así que para tener paz constantemente, todos los días, tengo que Empezar y Seguir Adelante.