Saturday, April 13, 2013

Suffering and Purpose


“Mental pain is less dramatic than physical pain, but it is more common and also more hard to bear. The frequent attempt to conceal mental pain increases the burden: it is easier to say, “My tooth is aching” than to say, “My heart is broken.”


This morning feels like there’s no feeling at all.  I don’t feel like I have a lot to say.  I don’t feel happy.  I don’t feel inspired.  I don’t feel like writing.  I do feel angry.  I do feel sad.  I do feel hopeless.  I’m not a Buddhist, but I read some Buddhist literature and in The Wisdom of No Escape, Pema Chodron writes about a meditation practice called Tonglen, in which one breathes the pain in and then breathes it out.  But in breathing the pain in, the point is not to escape it, but to really feel it.           
Suffering, for me, is anything that creates a lack of peace, joy or purpose.  Anything means exactly that.  “Anything” can mean physical, psychological, or spiritual.  I believe peace and joy are our natural states, so we are not meant to suffer.  But I also believe we live in a fallen world full of selfish people, of which I am one, and this causes great suffering for all of us.  Suffering comes upon me through no fault of my own and suffering comes upon me because I create or allow it.  I create suffering for myself and for others by being selfish, greedy, self-absorbed, careless, and sometimes just plain mean.
Suffering hurts.  Sometimes it hurts a little, but usually it hurts a lot. What is suffering?  Are we meant to suffer?  Is that God’s plan for us?  What do I do when I am suffering?  And what does suffering have to do with Purpose?
The problem with suffering is not just the suffering itself, but the avoidance of suffering.   Suffering comes upon me because I avoid it…constantly.  For example, if I avoid the suffering of working hard or working consistently, I create greater suffering by damaging my self-esteem and usually creating chaos and more work, or losing opportunities.  If I avoid emotional suffering by anesthetizing it through some illegitimate means, then I create more suffering.  If I am lazy, in mind heart or body, then I create more suffering.  If I gossip, I create more suffering.  If I choose to act unwisely with my time, talent, my resources or my heart, then I create suffering.   If I behave with dysfunctional, but predictable and repeated patterns, then I create suffering.
And, this then, is the suffering that I create.  It is resistance.  It is avoidance.  It is cowardice.  It is intractability.
What exactly is suffering?  I think there are three possibilities:
First, it might be an enemy.  As an enemy, it wants to drag me into pain, sadness, despair and rage.  It wants to stay with me and constantly whisper in my ear that my life is hopeless, that things will never get better. 
It does this in order to keep me from my Purpose.  When I am completely in its grip, Purpose doesn’t even matter.  All I can think of is trying to escape my pain.  What I don’t realize is that this is the most crucial time to engage in Purpose.   
I engage in Purpose and I ignore the messages suffering brings me.  I don’t ignore the suffering itself.  I don’t ignore the pain.  I acknowledge it.  I express gratitude for it, but I keep working anyway.  As I do, I feel the surge of different emotions, first sadness and/or despair.  If I keep working, I soon feel a new emotion – anger.  I acknowledge and express gratitude for that, too.  Then if I keep working, I feel that anger mix with and then be replaced by determination. 
If suffering and the pain it brings is my enemy, then I must fight to the death against its effects.  I do this through being focused in Purpose.  I fight suffering and pain not by ignoring it, but by acknowledging it and moving forward anyway.  Suffering is an enemy that wants to destroy me, but it cannot as long as I am in Purpose.  The pain wounds me, but it will not kill me as long as I keep writing.
Another way to view suffering is to see it as an ally.  It is my friend.  It is sometimes my kindest friend because it has the honesty and courage to tell me what is really wrong with me if I am willing to listen.  It is the warning light, the fire alarm, the clarion call to wake up and grow up.  It tells me that I either created or allowed 90% of all my problems and that I’m responsible for how I deal with 100% of my problems.  It tells me it’s time to change the way I am and the way I do things.   Nothing creates change faster than suffering.
Finally, suffering might be an option.  This is the hardest for most people to accept and practice.  At least it is for me. But let’s go with this idea for a while.  Do I choose to suffer?  What if my child dies?  Am I going to be at complete peace?  Not until I accept it completely.  But even then I can’t imagine not feeling sadness and loss for the rest of my life.  Still, I imagine life is not always that awful.  Most suffering is in the mind.  That doesn’t mean our problems aren’t real, but our response to those problems is not always optimal.  What if, for example, I choose to remain calm, or laugh or be thankful, instead of being scared or angry?  As I’ve written on Facebook, “Problems are not an option, but suffering is.”
 So maybe suffering is all three, an ally, an enemy and an option.  Maybe by being aware of that possibility, I can be present with my suffering instead of trying to avoid it.
In that way, I can suffer less. Then, whether I am suffering or not, I can Get Started and Keep Going.

"Dolor mental es menos dramático que el dolor físico, pero es más común y también más difícil de soportar. El intento frecuente de ocultar el dolor mental aumenta la carga: es más fácil decir: "Mi diente dolorido" que decir: "Mi corazón está roto".

C. S. Lewis - El problema del dolor

Esta mañana se siente como si no hubiera sentido en absoluto. Yo no siento que tengo mucho que decir. No me siento feliz. No me siento inspirado. Yo no tengo ganas de escribir. Me siento enojado. Yo me siento triste. Me siento desesperada. Yo no soy budista, pero he leído un poco de literatura budista y en la sabiduría de No Escape, Pema Chodron escribe sobre una práctica de meditación llamada Tonglen, en la que se respira el dolor y luego respira hacia fuera. Pero para respirar dolor en el punto no es para escapar de él, pero para realmente sentir.
El sufrimiento, para mí, es algo que crea una falta de paz, la alegría o el propósito. Cualquier cosa significa exactamente eso. "Cualquier cosa" puede significar psicológica, física o espiritual. Creo que la paz y la alegría son los estados naturales, por lo que no estamos destinados a sufrir. Pero también creo que vivimos en un mundo caído, lleno de personas egoístas, de los cuales yo soy uno, y esto causa un gran sufrimiento para todos nosotros. El sufrimiento viene sobre mí por causas ajenas a mi propio sufrimiento y viene sobre mí, porque creo o lo permitan. Me crean sufrimiento para mí y para los demás por ser egoísta, codicioso, egocéntrico, descuidado, ya veces sólo significa llanura.
El sufrimiento duele. A veces duele un poco, pero por lo general me duele mucho. ¿Qué es el sufrimiento? ¿Estamos destinados a sufrir? Es el plan de Dios para nosotros? ¿Qué debo hacer cuando estoy sufriendo? ¿Y qué es el sufrimiento tiene que ver con Propósito?
El problema con el sufrimiento no es más que el propio sufrimiento, sino la evitación del sufrimiento. El sufrimiento viene sobre mí, porque me evitarlo ... constantemente. Por ejemplo, si puedo evitar el sufrimiento de trabajar duro o trabajando constantemente, puedo crear un mayor sufrimiento al dañar mi autoestima y suelen crear caos y más trabajo, o la pérdida de oportunidades. Si puedo evitar el sufrimiento emocional por anestesiar a través de algunos medios ilegítimos, entonces puedo crear más sufrimiento. Si soy perezoso, en el corazón de la mente o el cuerpo, entonces puedo crear más sufrimiento. Si el chisme, Puedo crear más sufrimiento. Si decido actuar imprudentemente con mi tiempo, talento, mis recursos o de mi corazón, entonces me crean sufrimiento. Si me comporto con los patrones disfuncionales, pero predecible y repetido, entonces crean sufrimiento.
Y, por esto, entonces, es el sufrimiento que yo he creado. Es resistencia. Se trata de evitar. Es cobardía. Es intransigencia.
¿Qué exactamente es el sufrimiento? Creo que hay tres posibilidades:
En primer lugar, podría ser un enemigo. Como un enemigo, quiere meterme en el dolor, la tristeza, la desesperación y la rabia. Quiere quedarse conmigo y constantemente susurra al oído que mi vida no tiene esperanza, que las cosas nunca van a mejorar.
Esto se hace con el fin de que deje de mi propósito. Cuando estoy totalmente en sus garras, el propósito no tiene importancia. Todo lo que puedo pensar es en tratar de escapar de mi dolor. Lo que no saben es que este es el momento más crucial de participar en Propósito.
Estoy comprometido en propósito y no hago caso de los sufrimientos mensajes me trae. No ignoro el propio sufrimiento. No ignore el dolor. Lo reconozco. Expreso gratitud por ello, pero sigo trabajando de todos modos. Como lo hago, siento que la oleada de emociones, tristeza primera y / o la desesperación. Si sigo trabajando, pronto me siento una emoción nueva - la ira. Reconozco y expresar gratitud por eso. Entonces, si sigo trabajando, siento que se mezclan con la ira y luego ser reemplazado por la determinación.
Si el sufrimiento y el dolor que trae es mi enemigo, entonces tengo que luchar hasta la muerte contra sus efectos. Lo hago por estar enfocado en el propósito. Lucho sufrimiento y el dolor no haciendo caso de él, pero al reconocerlo y seguir adelante de todos modos. El sufrimiento es un enemigo que me quiere destruir, pero no se puede, siempre y cuando estoy en Propósito. Las heridas me duelen, pero no me va a matar el tiempo que seguir escribiendo.
Otra forma de ver el sufrimiento es verlo como un aliado. Es mi amigo. A veces es mi amigo más bueno porque tiene la honestidad y el coraje de decirme lo que es realmente lo que me pasa si estoy dispuesto a escuchar. Es la luz de advertencia, la alarma de incendio, la llamada de alerta para despertar y crecer. Me dice que yo crea o permite el 90% de todos mis problemas y que yo soy responsable de cómo lidiar con el 100% de mis problemas. Me dice que es hora de cambiar la manera que soy y mi forma de hacer las cosas. Nada crea un cambio más rápido que el sufrimiento.
Por último, el sufrimiento puede ser una opción. Este es el más difícil para la mayoría de la gente a aceptar y practicar. Al menos lo es para mí. Pero vamos a ir con esta idea durante un tiempo. ¿Elijo a sufrir? ¿Qué pasa si mi hijo se muere? ¿Voy a estar en completa paz? No hasta que lo acepte por completo. Pero incluso entonces no puedo imaginar no sentir tristeza y la pérdida por el resto de mi vida. Aún así, me imagino que la vida no siempre es tan horrible. Más sufrimiento está en la mente. Eso no significa que nuestros problemas no son reales, sino nuestra respuesta a esos problemas no siempre es óptimo. ¿Y si, por ejemplo, elijo permanecer en calma, o reír o estar agradecido, en lugar de ser asustado o enojado? Como he escrito en Facebook: "Los problemas no son una opción, sino que es el sufrimiento."
 Así que tal vez el sufrimiento es las tres cosas, un aliado, un enemigo y una opción. Tal vez por ser consciente de esa posibilidad, que puede estar presente con mi sufrimiento en lugar de tratar de evitarlo.
De esa manera, puedo sufrir menos. Entonces, si yo sufro o no, puedo Empezar y Seguir Adelante.