Tuesday, April 9, 2013

Quantity AND Quality


“In baseball, my theory is to strive for consistency, not to worry about the numbers.  If you dwell on the statistics you get shortsighted.  If you aim for consistency, the numbers will be there at the end.” 

Tom Seaver – New York Mets

Quantity and quality.  For some reason, these two concepts became opposite instead of complementary.  Perhaps this polarity started in the 1980’s with the talk of “quality time” with one’s children, especially from overworked or separated parents.  The idea was that some parents didn’t have enough time or chose to not use that time to spend with their children, but that they would make the times they did have “extra special.”  I hope no one fell for that. 
            Or perhaps it’s the idea that quantity means something that is mass produced, rushed and inferior, like fast food or cheap goods from another country.  The United States is certainly a culture of quantity.  Trying to clean out my garage or my in-laws’ home certainly proved that.  Most Americans have far more stuff than we need or will ever use.
            Today and for the next three months, I want to focus on quantity.  As of this writing, it is April 9.  By July 1, my birthday, I want to have written 75 more blogs.  This is quantity I’m talking about.
At the same time I’m talking about quality.  How does that work?  It works because quantity and quality should not be regarded as polar opposites, but as I said, complementary.  They go, by necessity, together.
Any worthwhile endeavor takes three things in order to improve: time, practice and consistency.  I need time and I need that time to be spread out over a period of weeks, months and years.  I cannot devote myself to something periodically and expect to be successful with it.  In the Rodney Dangerfield movie, Back to School, Dangerfield plays a retiree who returns to college.  He spends much of his time not studying and when he realizes he will be expelled for low grades, he has a marathon study session for the next several hours and passes all his classes.  It was a fun movie, but it’s not real life.  Yes, students can “cram” in order to pass the test but soon all the information will be forgotten.  This may work for college but it doesn’t work for real life.  Purpose takes time. 
It also takes practice.  This means doing it over and over and over until I have it down and then proceeding to the next skill level and doing that over and over and over until I have that down and so on.  As a writer, there is no substitute, none at all, for sitting down at the keyboard or with a pen and notebook.  Epictetus said, “If you wish to be a writer, write.”
This is true for any endeavor.  The more you do it, the better you get.  Now I’ve heard the argument that no matter how much time I put into some things, if I don’t have the talent, I’m just never going to be great at it.  That’s true, also.  I spent almost ten years in the elementary school system and never got really proficient at it.  But there was something else I lacked during those years besides innate skill; I lacked joy.  The job, with a few exceptions, was rarely fun for me. 
Joy and fun are key indicators that I’m putting time and practice into the right pursuits.   When I left elementary education and went into adult education, all the fun and joy came back immediately.  And so did the quality of my work. 
From there the quality increased.  I went in good and I got better.  Quality was there and quantity improved my performance.  Quality without quantity is almost impossible.  Quantity without quality is almost unbearable.
Besides time, I need practice.  As a teacher, I practiced not only by teaching every day, but also by going to seminars and reading books on the subject of teaching.  I Sometimes I taught the same lesson to different classes on the same day, improving my understanding and delivery.  I was also fortunate to have a supervisor who pushed me to be a better teacher and a support staff that held me accountable for my results.  Teaching the same material every year also improved my work with students.  In addition, I could tell by watching my students when I needed move forward in my practice.
Finally, there is consistency.  Time and practice are almost useless without consistency.  Consistency is the reason I am writing today’s blog.  This may or may not be the best blog I’ve ever written.  It doesn’t matter.  I just need to write every day.  I need to not stop.
I almost let myself stop this week.  A well-intended comment from a friend made me doubt the direction my blog was taking.  I began to wonder if I should modify my theme or give it up altogether.  I spent a lot of time thinking about it.  A lot.  What I should have been doing was writing about it.  Thinking was the worst thing I could have done.  The second worst thing I could have done was to seek advice.  Normally those are good things, but when it comes to pursuing goals, action is greater than thought. 
Obviously I’m not saying don’t plan or don’t use your brain or common sense.  But I am either engaged in the actual work or I am not.  Thinking is not the work.  Seeking advice is not the work.  Planning is not the work.  Even study is not the work (unless you’re a student).  The work is the work.
When I am in my work, in my Purpose, I am in a place that transcends thought.  It is a very spiritual experience.  My mind may be one of the tools I use, but that is all it is. 
The work is the work.  I almost forgot that.  But now it’s time to Get Started and to Keep Going.


"En el béisbol, mi teoría es luchar por la coherencia, no se preocupe por los números. Si usted mora en las estadísticas se obtiene miope. Si tu objetivo es la consistencia, los números estarán allí al final. "

Tom Seaver - Mets de Nueva York

Cantidad y calidad. Por alguna razón, estos dos conceptos se convirtieron en contrario en lugar de complementarios. Tal vez esta polaridad se inició en la década de 1980 con la charla de "tiempo de calidad" con los hijos, sobre todo de los padres con exceso de trabajo o separado. La idea era que algunos padres no tienen suficiente tiempo o prefirió no utilizar ese tiempo para estar con sus hijos, pero que harían las veces que tenía "muy especial". Espero que nadie se cayó por eso.
O tal vez es la idea de que la cantidad significa algo que es producida en masa, se precipitó e inferior, como la comida rápida o productos baratos de otro país. Los Estados Unidos es ciertamente una cultura de la cantidad. Tratando de limpiar mi garaje o en casa de mis suegros ciertamente demostrado. La mayoría de los estadounidenses tienen cosas mucho más de lo que necesita o va a utilizar nunca.
En la actualidad y para los próximos tres meses, me quiero centrar en la cantidad. Al escribir estas líneas, es 9 de abril. El 1 de julio, día de mi cumpleaños, quiero haber escrito 75 blogs más. Esta es la cantidad que estoy hablando.
Al mismo tiempo, estoy hablando de la calidad. ¿Cómo funciona eso? Funciona porque la cantidad y la calidad no debe ser considerado como polos opuestos, pero como he dicho complementaria. Ellos van, por necesidad, juntos.
Cualquier esfuerzo que vale la pena requiere tres cosas para mejorar: el tiempo, la práctica y la coherencia. Necesito tiempo y necesito ese tiempo para ser distribuidos en un período de semanas, meses y años. No puedo dedicarme a algo periódicamente y esperar tener éxito con ella. En la película Rodney Dangerfield, Back to School, Dangerfield interpreta a un jubilado que regresa a la universidad. Pasa gran parte de su tiempo estudiando y cuando no se da cuenta que va a ser expulsado por bajas calificaciones, tiene una sesión de estudio maratón para las próximas horas y pasa todas sus clases. Era una película divertida, pero no es la vida real. Sí, los estudiantes pueden "meter" a fin de pasar la prueba, pero pronto toda la información será olvidado. Esto puede funcionar para la universidad, pero no funciona para la vida real. Propósito lleva tiempo.
También necesita práctica. Esto significa hacer una y otra y otra vez hasta que lo tengo abajo y luego continuar con el siguiente nivel de habilidad y haciendo que una y otra y otra vez hasta que tengo que bajar y así sucesivamente. Como escritor, no hay sustituto, ninguno en absoluto, para sentarse en el teclado o con un lápiz y un cuaderno. Epicteto dijo: «Si quieres ser escritor, escribe".
Esto es cierto para cualquier empresa. Cuanto más lo haga, mejor que te dan. Ahora he oído el argumento de que no importa la cantidad de tiempo que he puesto en algunas cosas, si no tengo el talento, nunca estoy sólo va a ser grande en él. Eso es verdad, también. Me pasé casi diez años en el sistema de la escuela primaria y nunca se puso muy hábiles en él. Pero había algo más que me faltaba en aquellos años, además de habilidad innata, me faltaba la alegría. El trabajo, con pocas excepciones, rara vez era divertido para mí.
La alegría y la diversión son los principales indicadores de que estoy poniendo el tiempo y la práctica en las actividades correctas. Cuando salí de la educación primaria y se fue a la educación de adultos, toda la diversión y la alegría volvió inmediatamente. Y también la calidad de mi trabajo.
A partir de ahí el aumento de la calidad. Fui bueno y mejor que nunca. Calidad y cantidad estaba allí mejorado mi rendimiento. Calidad sin cantidad es casi imposible. Cantidad sin calidad es casi insoportable.
Además de tiempo, necesito práctica. Como maestro, he practicado no sólo por la enseñanza de todos los días, pero también yendo a seminarios y leyendo libros sobre el tema de la enseñanza. A veces me he enseñado la misma lección a diferentes clases en el mismo día, mejorar mi comprensión y entrega. También fui afortunado de tener un supervisor que me empujó a ser un mejor maestro y un personal de apoyo que me mantuvo responsable de mis resultados. La enseñanza del mismo material cada año también mejoró mi trabajo con los estudiantes. Además, me di cuenta al ver mis alumnos cuando necesitaba avanzar en mi práctica.
Por último, hay consistencia. El tiempo y la práctica son casi inútiles sin consistencia. La consistencia es la razón por la que estoy escribiendo el blog de hoy. Esto puede o no puede ser el mejor blog que he escrito. No importa. Sólo tengo que escribir todos los días. Tengo que no se detuvo.
Casi me dejo poner fin a esta semana. Un comentario bien intencionado de un amigo me hizo dudar de la dirección de mi blog estaba tomando. Empecé a preguntarme si debo modificar mi tema o dejarlo por completo. Pasé mucho tiempo pensando en ello. Mucho. Lo que debería haber estado haciendo estaba escribiendo sobre él. Pensar era lo peor que podía haber hecho. La segunda peor cosa que podría haber hecho era pedir consejo. Normalmente, esas son cosas buenas, pero cuando se trata de objetivos que persiguen, la acción es mayor de lo pensado.
Obviamente no estoy diciendo que no piensa o no usan el cerebro o el sentido común. Pero estoy bien ocupado en el trabajo real o no lo soy. Pensar no es la obra. Buscar consejo no es el trabajo. La planificación no es el trabajo. Aunque el estudio no es el trabajo (a menos que usted es un estudiante). El trabajo es el trabajo.
Cuando estoy en mi trabajo, en mi propósito, me encuentro en un lugar que trasciende pensaba. Es una experiencia muy espiritual. Mi mente puede ser una de las herramientas que uso, pero eso es todo lo que es.
El trabajo es el trabajo. Casi se me olvida eso. Pero ahora es el momento para Empezar y Seguir Adelante.