Friday, April 26, 2013

Prayer and Purpose


“Your head is humming
And it won’t go
Because you don’t know
The piper’s calling you to join him…”

Led Zeppelin – Stairway to Heaven

“That useless thoughts spoil all; that the mischief began there; but that we ought to reject them as soon as we perceived their impertinence to the matter in hand, or our salvation, and return to our communion with God.”

Brother Lawrence – The Practice of the Presence of God


I don’t really feel like writing today.  But then, there are very few days when I feel like writing until I actually start writing.  The feeling usually comes during or after I start working.  I’m going to attempt to write without interruption for the next few minutes, until I actually finish this blog.  I tried that the other day and although I wasn’t successful, I felt better for trying.
Interestingly I used some variation of the word “feel” four times in the first paragraph.  It’s funny how much power many of us give to our feelings, especially the bad ones.  This morning I was reading The Book (On the Taboo Against Knowing Who You Are)  by Alan Watt.  I’m still trying to understand his premise, but the first chapter was pretty depressing,  In addition, I was in a clinic pharmacy with my daughter and I couldn’t help but hear snippets of conversations as people described their genuine suffering and pain.  I also have a friend who is getting surgery and a cousin who is in pain and one of my daughters has medical issues.  On top of all that I have questions and concerns about my oldest daughter’s future, my effectiveness as a father and some other issues bouncing around in my head.  So I was feeling pretty down.
On a scale of 1 – 10 my depression was maybe a 3, but it still wasn’t pleasant. 
But here’s the thing.  There was nothing actually wrong with me.  I am doing what I can for my daughters and I am praying about the other situations. 
In fact, although I said I was going to keep writing, I took a moment to pray about those other situations I overheard.  I don’t know who they are but God does. 
Suddenly I see an answer – prayer.
These are the facts as I know them:
1.                     This world is full of pain and trouble.  Every single person in the world is dealing with something.
2.                     I can barely handle my own life some days, plus the lives of those I love deeply. 
3.                     The Purpose of Purpose is Love.  One of the goals on my 3x5 cards is to have a healthy relationship with God.  I think I am finally getting to that place after all these years.  I’m in a place where I trust God and believe He loves me.  And I, in turn, am learning to love Him.
4.                     Because of this shift, I know I can pray.  Prayer opens up a power beyond our own abilities or knowledge.  I may or may not be an instrument in the answer to a specific prayer, but the power of the answer comes from a Source far greater than me.
5.                     Although I am a Christian, I do not believe the power of prayer is limited to any one group or to any one spiritual belief.  I think God is delighted to hear from anyone with approaches with sincere heart of love or need.
6.                     I don’t think prayer is limited to formal entreaties or words spoken aloud.  I don’t think I have to be in a church, kneel, close my eyes or fold my hands together.  I think I can be in a constant state of prayer or communication with God.  Really, I think that is the essence of prayer:  communication with God.
7.                     Prayer is another way to practice mindfulness.   In Practicing the Presence of God, Brother Lawrence writes
That with him the set times of prayer were not different from other times; that he retired to pray according to the directions of his superiors, but that he did not want such retirement, nor ask for it, because his greatest business did not divert him from God.


If that isn’t mindfulness, I don’t know what is.  Brother Lawrence was a monk, but he worked in the kitchen and he had to go out and deal with people on a regular basis to purchase inventory.  So he lived a life that involved working closely with others and not someone who was shut up alone in his room all day.  Prayer is then seen not as a formulaic ritual or an obligation, but instead, simply talking to and being aware of the presence of God in every moment.  In this way, I can live more peacefully.  By living more peacefully I can focus on Purpose.  By focusing on Purpose I can live more peacefully.
The Purpose of Purpose is love.  It is also peace and joy.  It is also to feel God’s presence.  In The Science of Getting Rich, Wallace Wattles says that when we are in our Purpose, when we are writing, dancing, singing or doing whatever it is we’re supposed to be doing here, that God is actually doing those things through us because He has chosen not to be here physically.
Purpose then becomes a beautiful moment because it is a living prayer and offering to God.  At the same time, God gives us the ability to live in our Purpose, not just at the moment of activity but whenever we want.  It is an act of peace, love and joy.
And all I have to do is Get Started and Keep Going.


“Your head is humming
And it won’t go
Because you don’t know
The piper’s calling you to join him…”

Led Zeppelin – Stairway to Heaven

"Eso pensamientos inútiles estropean todo, para que el mal comenzó allí, sino que debemos rechazar lo antes percibíamos su impertinencia al tema que nos ocupa, o la salvación, y volver a la comunión con Dios."

Hermano Lawrence - La Práctica de la Presencia de Dios


Realmente no me siento como escribir hoy. Pero entonces, hay muy pocos días en que me siento como escribir hasta que realmente comienzo a escribirla. La sensación general viene durante o después de empezar a trabajar. Voy a intentar escribir sin interrupción durante los próximos minutos, hasta que lo termine este blog. Traté de que el otro día y aunque no tuve éxito, me sentí mejor por intentarlo.
Curiosamente he usado alguna variación de la palabra "sentir" cuatro veces en el primer párrafo. Es curioso la cantidad de energía que muchos de nosotros damos a nuestros sentimientos, sobre todo los malos. Esta mañana estaba leyendo el libro (en el tabú de saber quién eres) por Alan Watt. Todavía estoy tratando de entender su premisa, pero el primer capítulo era bastante deprimente, Además, yo estaba en una farmacia de la clínica con mi hija y yo no pude evitar escuchar fragmentos de conversaciones que las personas describen su verdadero sufrimiento y dolor. También tengo un amigo que está recibiendo la cirugía y un primo que es un dolor y una de mis hijas tiene problemas médicos. Por encima de todo lo que tengo preguntas e inquietudes sobre el futuro de mi hija mayor, mi efectividad como padre y algunos otros temas que rebotan en mi cabeza. Así que me sentía muy abajo.
En una escala de 1 a 10 mi depresión era quizás un 3, pero todavía no era agradable.
Pero aquí está la cosa. No había nada realmente mal conmigo. Estoy haciendo lo que puedo para mis hijas y estoy orando por las otras situaciones.
De hecho, a pesar de que dije que iba a seguir escribiendo, me tomé un momento para orar por aquellas otras situaciones que oí. No sé quiénes son, pero Dios lo hace.
De repente veo una respuesta - la oración.
Estos son los hechos como yo los conozco:
1. Este mundo está lleno de dolor y problemas. Cada persona en el mundo está tratando con algo.
2. Apenas puedo manejar mi propia vida algunos días, además de las vidas de aquellos a quienes amo profundamente.
3. El propósito de Propósito es amor. Una de las metas en mis tarjetas de 3x5 es tener una relación sana con Dios. Creo que finalmente estoy llegando a ese lugar después de todos estos años. Estoy en un lugar donde me confío a Dios y que Él me ama. Y, a su vez, estoy aprendiendo a amarlo.
4. Debido a este cambio, sé que puedo orar. La oración abre un poder más allá de nuestras propias habilidades o conocimientos. Me puede o no puede ser un instrumento en la respuesta a una oración específica, pero el poder de la respuesta proviene de una fuente mucho más grande que yo.
5. Aunque soy un cristiano, yo no creo que el poder de la oración se limita a un solo grupo o de cualquier creencia espiritual. Creo que Dios se complace en oír de cualquier persona con enfoques con corazón sincero de amor o necesidad.
6. No creo que la oración es limitada a las súplicas formales o palabras pronunciadas en voz alta. No creo que tengo que estar en una iglesia, arrodillarse, cerrar los ojos o doblar mis manos. Creo que puedo estar en un estado constante de oración o de la comunicación con Dios. Realmente, creo que es la esencia de la oración: la comunicación con Dios.
7. La oración es otra manera de practicar la atención plena. En la práctica de la Presencia de Dios, el Hermano Lawrence escribe
Que con él las horas fijas de oración no fueron diferentes de otros tiempos, que se retiró a orar de acuerdo a las instrucciones de sus superiores, pero que él no quería que dicha jubilación, ni pedir, porque su mayor negocio no le desviar de Dios.


Si eso no es atención, no sé lo que es. El hermano Lawrence fue un monje, pero trabajado en la cocina y él tuvo que salir y tratar con la gente sobre una base regular para la compra de inventario. Así vivió una vida que consistía en trabajar en estrecha colaboración con los demás y no a alguien que estaba encerrado solo en su habitación todo el día. La oración se ve entonces no como un ritual de fórmulas o una obligación, sino que, simplemente hablando y siendo conscientes de la presencia de Dios en cada momento. De esta manera, puedo vivir con mayor tranquilidad. Al vivir más tranquilamente me puedo concentrar en el propósito. Al centrarse en el propósito que pueda vivir más tranquilamente.
El propósito de Propósito es el amor. Es también la paz y la alegría. También es sentir la presencia de Dios. En La ciencia de hacerse rico, Wallace Wattles dice que cuando estamos en nuestro propósito, cuando estamos escribiendo, bailando, cantando o haciendo lo que sea que se supone que debemos estar haciendo aquí, que Dios está haciendo las cosas a través de nosotros, porque Se ha optado por no estar aquí físicamente.
Propósito se convierte en un momento muy bonito porque es una oración viva y ofrenda a Dios. Al mismo tiempo, Dios nos da la capacidad de vivir en nuestro propósito, no sólo en el momento de la actividad, pero siempre que queramos. Es un acto de paz, amor y alegría.
Y todo lo que tengo que hacer es comenzar y seguir adelante.