Monday, April 1, 2013

An Open Letter to Circumstance




“Circumstances are the rulers of the weak; they are but the instruments of the wise.”

Samuel Lover

“A weed is no more than a flower in disguise.”

Unknown


Dear Circumstance,

Sometimes it seems that all you want to do is be difficult.  Sometimes it seems as if you enjoy seeing me suffer.  Sometimes it seems as if you enjoy watching me get so close to my goals and then yank my hopes away just as I am about to get to the finish line.  Circumstance, you are capricious, fickle and most of all untrustworthy.  When you look wonderful, hopeful and inviting, how often and how quickly you change.
            Still, I realize I cannot blame you.  The fault is mine.  I have been raised to believe that I could trust you.  Perhaps most humans share this quality, this trust in appearances.  But appearances count for nothing.  Perhaps the only thing I can trust is that you cannot be trusted.
            So what then do I trust?   Who do I trust?
I cannot trust my friends, my loved ones or even God, especially if I believe that they should and will always bend to my will, that they should and will always do everything I want, in the way I want and when I want. 
I cannot trust in my job because I could lose that in a heartbeat. 
I cannot trust in my health because a virus could destroy me in a moment. 
I cannot trust in money because I have seen it slip through my fingers like oil. 
So who or what can I trust?
I can trust that life seems inconsistent and painful at times. 
I can trust that which seems pain often leads to greater good, no matter what it may feel like at the moment. 
I can trust that things are rarely as they seem, both the good and the bad.  As Epictetus says:
What is a “good” event?  What is a “bad” event?  There is no such thing!  What is a good person?  The one who achieves tranquility by having formed the habit of asking on every occasion, “What is the right thing to do now?”

Circumstance, I can trust your inconsistency in any given situation, including the “bad” ones. 
I can trust that those things that look “bad” may be, and, indeed, have often been, for my greater good.
I can trust the lessons of the past that have shown me often how the things that looked hopeful and promising sometimes turned out to be disastrous, and the things that looked disastrous, turned out to be the greatest blessings of my life.
I can trust that if I create goals, if I have Purpose, that you, Circumstance, mean very little, even nothing at all to me.
I can trust that you, Circumstance, are just that:  Circumstance.  You are not me.  You are not my life. You are not my personality.  You are not my story.  You may have been my beginning, but you are not my ending.  You are just something that comes and goes and has as much power and as much belief as I choose to give you.
I can trust that while I can never change you or bend you to my will, I can change my responses to you.   And perhaps in that way I can change you. 
The key, in dealing with you is always to watch my reactions and responses. 
Another key in dealing with you is to not allow you to have power over me.  Because you change constantly, appearing kind one moment and cruel the next, I know that I must be a careful observer of you without allowing myself to become involved with you.
Again, the fault is not yours.  Circumstance, you are who you are.  I may as well be angry at the rain for being wet or the sun for being hot.  I might as well curse the clouds.  Things are what they are.  You are neither cruel nor kind.  You are just Circumstance, a force of nature and the more I expect of you, the more I judge you, the unhappier I will be.  But if I just let you be to do what you will do, judging neither the “good” nor the “bad,” then we will get along just fine.  Indeed, you may even become my friend, because as with all friendships, I know what you need.  You need to be accepted for who you are and when I can do this, then we can be at peace with each other.
But you will never be my best friend.  My best friend is Attitude.  Attitude is different from you, Circumstance.  Circumstance, you say to me, “You get what I give you, good or bad.”  But Attitude says, “You get what you decide, what you choose, good or bad.”  Circumstance, you are not consistent, but Attitude will always be.   Attitude gives me a choice.  Attitude gives me peace and joy.  Attitude gives me power, instead of trying to have power over me.  When things go badly between Attitude and me, it is because I have chosen this.  But that means I can choose the good, every single time.
So, Circumstance, thank you for the lessons you have taught me, but I choose to keep my distance from you.  I realize that you will always be around and I accept your presence, but I can no longer choose to give you preeminence.   Besides, it is time for me to Get Started and to Keep Going.



"Las circunstancias son los gobernantes de los débiles; son sino los instrumentos de los sabios."

Samuel Lover
"Una mala hierba no es más que una flor en el encubrimiento."
Desconocido

Querido circunstancia,
A veces parece que lo único que quiero hacer es ser difícil. A veces parece como si te gusta verme sufrir. A veces parece como si te gusta ver me siento tan cerca de mis metas y luego tirar mis esperanzas justo cuando estoy a punto de llegar a la línea de meta. Las circunstancias, usted es caprichosa, voluble y sobre todo confiable. Cuando te ves maravillosa, esperanzado y acogedor, con qué frecuencia y con qué rapidez cambia.
Sin embargo, me doy cuenta que no puedo culparte. La culpa es mía. Yo he sido educado en la creencia de que podía confiar en ti. Quizá la mayoría de los seres humanos comparten esta cualidad, esta confianza en las apariencias. Pero las apariencias no cuentan para nada. Tal vez lo único que puedo confiar es que no se puede confiar.
Entonces, ¿qué debo confiar? ¿A quién puedo confiar?
No puedo confiar en mis amigos, mis seres queridos o incluso a Dios, sobre todo si creo que se debe y siempre se doblará a mi voluntad, que deben y siempre haré todo lo que quieras, de la manera que quiero y cuando quiero.
No puedo confiar en mi trabajo porque podía perder que en un santiamén.
No puedo confiar en mi salud porque un virus podía destruir en un momento.
No puedo confiar en el dinero porque lo he visto deslizarse a través de mis dedos como el petróleo.
Entonces, ¿quién o qué puedo confiar?
Puedo confiar en que la vida parece inconsistente y doloroso a veces.
Puedo confiar en que lo que parece dolor a menudo conduce a un bien mayor, no importa lo que se puede sentir como en ese momento.
Puedo confiar en que las cosas rara vez son lo que parecen, tanto lo bueno como lo malo. Como dice Epicteto:
¿Qué es un "buen" evento? ¿Qué es una "mala" evento? No hay tal cosa! ¿Qué es una buena persona? El que logra la tranquilidad por haber formado el hábito de hacer en cada ocasión, "¿Qué es lo que hay que hacer ahora?"

Circunstancia, puedo confiar en su falta de coherencia en cualquier situación, incluyendo los "malos".
Puedo confiar en que las cosas que se ven "mal" puede ser, y de hecho, a menudo han sido, para mi mayor bien.
Puedo confiar en las lecciones del pasado que han demostrado muchas veces me como las cosas que se veían a veces esperanzadora y prometedora resultó ser desastroso, y las cosas que parecían desastrosas, resultaron ser las más grandes bendiciones de mi vida.
Puedo confiar en que si puedo crear metas, si tengo Propósito, que, circunstancia, significan muy poco, incluso nada en absoluto para mí.
Puedo confiar en que usted, circunstancia, son sólo eso: Circunstancia. No eres yo. Usted no es mi vida. Usted no es mi personalidad. Usted no es mi historia. Es posible que haya sido mi principio, pero tú no eres mi final. Usted es sólo algo que va y viene y tiene tanto poder y entender todo lo que decide darle.
Puedo confiar en que, si bien nunca podré cambiar o doblar a mi voluntad, puedo cambiar mis respuestas para usted. Y tal vez de esa manera puedo cambiar.
La clave, en el trato con usted siempre ver mis reacciones y respuestas.
Otra de las claves para hacer frente a ustedes es que no le permiten tener poder sobre mí. Debido a que cambian constantemente, por naturaleza que aparezcan en un momento y al siguiente cruel, sé que debo ser un observador atento de ti sin dejarme participar con ustedes.
Una vez más, la culpa no es suya. Circunstancia, eres lo que eres. También puedo estar enojado con la lluvia por estar mojado o el sol para ser caliente. Yo también podría maldecir las nubes. Las cosas son lo que son. Usted no es ni cruel ni amable. Usted está a sólo Circunstancia, una fuerza de la naturaleza y la más que espero de ti, más te juzgo, más infeliz que lo será. Pero si me permiten ser para hacer lo que va a hacer, a juzgar ni el "bueno" ni "malo", entonces vamos a llevar bien. De hecho, incluso se puede llegar a ser mi amigo, porque al igual que con todas las amistades, yo sé lo que usted necesita. ¡Tienes que ser aceptado por lo que eres y cuando puedo hacer esto, entonces podemos estar en paz con los demás.
Pero nunca va a ser mi mejor amigo. Mi mejor amigo es la actitud. La actitud es diferente a ti, circunstancia. Circunstancia, usted me dice, "Te dan lo que te doy, bueno o malo." Pero dice Attitude, "usted consigue lo que decida, lo que usted elige, sea bueno o malo." Circunstancia, no son consistentes, pero lo Attitude siempre ser. La actitud me da una opción. La actitud me da paz y alegría. La actitud me da poder, en lugar de tratar de tener poder sobre mí. Cuando las cosas van mal entre la actitud y para mí, es porque he elegido esto. Pero eso significa que puedo escoger lo bueno, cada vez.
Por lo tanto, las circunstancias, gracias por las lecciones que me han enseñado, pero prefiero mantener mi distancia de usted. Me doy cuenta de que siempre será de alrededor y acepto su presencia, pero ya no puedo elegir para darle preeminencia. Además, es el momento para mí para Empezar y Seguir Adelante.