Sunday, April 14, 2013

Motivations and Purpose


“All that we are is the result of what we thought.”
Buddha

“Finally, brothers and sisters, whatever is true, whatever is noble, whatever is right, whatever is pure, whatever is lovely, whatever is admirable—if anything is excellent or praiseworthy—think about such things.”

St. Paul

Yesterday I felt distressed but then things got better.  I also, however, realized something interesting.  I was dealing with something that was causing me emotional pain.  As a way to work through that pain, I began writing furiously and with almost no pause.  Suddenly and unexpectedly, while I was writing, this issue resolved itself with no effort on my part.
After the resolution, I had an opportunity to return to my writing.  Instead, I decided to play a video game!
What?
I realized at that moment that the suffering was a friend, motivating me to stay in Purpose.  When the pain ended, I went back to my usual time-wasting self.  Eventually I finished my work, later than evening, but if I had just stayed focused, I would have been done sooner.
Now I’m not beating myself up and I’m not discouraging a little relaxation after an emotionally tense morning, but I’m surprised how quickly I went from Purpose to play in just a few moments.  Maybe I shouldn’t be surprised.  I know how easily I’m distracted.
Suffering became my ally yesterday because it was being completely honest with me by telling me that things needed to change.  It was motivating me to do something about my life.  And so I was.  But when the pain left, so did the motivation.  So pain is a motivator.  And I think pain can be a great motivator, but I don’t want it to be my only one or even the most common one.  So what else can motivate me?
Fear can be a motivator.  Fear of punishment or reprisal can move me forward.  While doing my work may eradicate my fear, I don’t find it to be a good motivator.  I tend to not do my best work under fear or stress.  Brian Tracy points this out in Eat That Frog.  Working under fear or stress is like cramming for a final when I haven’t read all the material ahead of time.  I might get it done, but I doubt it will be excellent and I will probably only receive a passing grade. 
I’ve done a lot of cramming, especially when I was in college.  As I’ve said, I have few regrets about my life, but one of them is that I wasn’t more diligent in work and in school.  I see how all the reading and writing I’m doing now is changing my life, and I sometimes wonder how different my life would have been if I had been more diligent in the past.  There’s obviously no point in belaboring it.  What’s done is done.  Now I move forward.  The point is that fear motivated me, but it didn’t really help me.  I needed something more positive and more practical.
Goals can motivate me.  Goal setting is the opposite of fear, because it gives me control.  By setting the goal to write a blog every day, I have written 70 blogs since the end of December.  At about three pages each, I have written over 200 pages.  The interesting thing is that have not reached my goal of writing every day.  I’ve missed a few.  But I’ve still written far more than I would have without this goal.
Goals are tangible, measurable and quantifiable.   The interesting thing is that unlike the result of fear, which led to regret, I have no regrets about the days I missed.  Instead, I realize I either need to realign my goals or be more diligent.  But there’s no regret because I’m doing the best I can. 
One of the fun things about goals is writing them down and then checking them off when they are done.  This is another way that goals are quantifiable.  Presently, I’m also writing down in a calendar the things I’ve done that day that are aligned not only with my goals but with the vision I have for myself.
Vision can also motivate me.  This is a new concept for me.  Well, the concept isn’t new, but my application of it is.   Vision, for lack of a better definition, is the picture I have in my head of what I will be doing, what I will feel like and look like and where I will be in a predetermined amount of time.  This includes every area of my life.  In the movie, Back to the Future, I understood the power of vision after seeing how Marty McFly’s parents transformed after his adventures in the past.  The transformation began when his parents began seeing a vision of themselves as different from who they had been.
As I’m writing, I realize that I have been diligent about setting goals, but I haven’t given enough thought to where I want those goals to take me.  I haven’t given enough thought to my vision.  I haven’t created or thought about the pictures in my head.  And I haven’t written them down. 
So I have some work to do today.  It’s time to Get Started and Keep Going.

"Todo lo que somos es el resultado de lo que pensábamos".
Buda

"Por último, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, si algo digno de alabanza, en esto pensad."

St. Paul

Ayer me sentí apenado pero luego las cosas se pusieron mejor. Yo también, sin embargo, se dio cuenta de algo interesante. Yo estaba tratando con algo que me estaba causando dolor emocional. Como una forma de trabajar a través de ese dolor, empecé a escribir furiosamente y casi sin pausa. De repente y de forma inesperada, mientras yo estaba escribiendo, este problema se resolvió sin ningún esfuerzo por mi parte.
Después de la resolución, tuve la oportunidad de volver a mi escritura. En su lugar, decidí jugar un videojuego!
¿Qué?
Me di cuenta en ese momento que el sufrimiento era un amigo, me motiva a permanecer en Propósito. Cuando el dolor se terminó, volví a mi habitual pérdida de tiempo propio. Finalmente terminé mi trabajo, a más tardar la noche, pero si me hubiera quedado sólo se centró, hubiera sido hecho antes.
Ahora no me estoy golpeando y no voy a desanimar un poco de relajación después de un día emocionalmente tenso, pero me sorprende lo rápido que pasó de Propósito para jugar en tan sólo unos minutos. Tal vez no debería sorprendernos. Yo sé lo fácil que me estoy distraído.
El sufrimiento se convirtió en mi aliado ayer porque estaba siendo completamente sincero conmigo diciéndome cosas que necesitaba cambiar. Se me motiva a hacer algo con mi vida. Y así fue. Pero cuando el dolor se fue, al igual que la motivación. Así que el dolor es un factor de motivación. Y creo que el dolor puede ser un gran motivador, pero no quiero que sea mi único o incluso el más común. ¿Qué más me puede motivar?
El miedo puede ser un motivador. El miedo al castigo o represalia me puedes seguir adelante. Mientras hacía mi trabajo puede erradicar el miedo, no me parece que sea un buen motivador. Yo tiendo a no hacer mi mejor trabajo bajo el miedo o el estrés. Brian Tracy señala esto en Eat That Frog. Trabajando bajo el miedo o el estrés es como estudiar para un final cuando no he leído todo el material antes de tiempo. Podría lograr que se haga, pero yo dudo que sea excelente y que probablemente sólo recibir una calificación aprobatoria.
He hecho un montón de abarrotar, sobre todo cuando estaba en la universidad. Como he dicho, tengo pocos pesares de mi vida, pero uno de ellos es que yo no era más diligente en el trabajo y en la escuela. Veo que todos los archivos. Lectura y la escritura que estoy haciendo ahora está cambiando mi vida, ya veces me pregunto cómo los diferentes mi vida habría sido si yo hubiera sido más diligente en el pasado Hay, obviamente, no tiene sentido analizar en exceso la misma. Lo hecho, hecho está. Ahora me muevo hacia adelante. El punto es que el miedo me motivó, pero realmente no me ayuda. Necesitaba algo más positivo y más práctico.
Las metas pueden motivarme. El establecimiento de objetivos es lo contrario del miedo, porque me da el control. Al establecer la meta de escribir un blog todos los días, he escrito 70 blogs desde finales de diciembre. A unos tres páginas cada uno, he escrito más de 200 páginas. Lo interesante es que no he alcanzado mi meta de escribir todos los días. He echado de menos algunos. Pero todavía he escrito mucho más de lo que tendría sin este objetivo.
Las metas son tangibles, medibles y cuantificables. Lo interesante es que a diferencia del resultado del miedo, lo que llevó a lamentar, no tengo remordimientos por los días que me perdí. En cambio, me doy cuenta de que ya sea necesario volver a alinear mis objetivos o ser más diligente. Pero no hay arrepentimiento porque estoy haciendo lo mejor que puedo.
Una de las cosas divertidas de los objetivos es escribir y luego comprobar a retirarse cuando se hacen. Esta es otra manera de que los objetivos son cuantificables. Actualmente, también estoy escribiendo en un calendario las cosas que he hecho ese día que están alineados no sólo con mis goles, pero con la visión que tengo de mí mismo.
Vision también puede motivarme. Este es un concepto nuevo para mí. Pues bien, el concepto no es nuevo, pero es mi aplicación de la misma. Visión, por falta de una mejor definición, es la imagen que tengo en mi cabeza de lo que va a hacer, lo que se sentirá como y se ven como y donde voy a estar en un periodo de tiempo predeterminado. Esto incluye todas las áreas de mi vida. En la película Regreso al futuro, comprendí el poder de la visión después de ver cómo los padres de Marty McFly se transformó después de sus aventuras en el pasado. La transformación comenzó cuando sus padres comenzaron a ver una visión de sí mismos como diferentes de quién había sido.
Mientras escribo, me doy cuenta de que he sido diligente en el establecimiento de objetivos, pero no han dado suficiente pensamiento a donde quiero esas metas que me lleve. No me he dado suficiente piensa que mi visión. Yo no he creado o pensado en las imágenes en mi cabeza. Y yo no las he escrito.
Así que tengo trabajo que hacer hoy. Es hora de empezar y seguir adelante.