Monday, March 11, 2013

Purpose and Freedom


“I know but one freedom and that is the freedom of the mind.”
Antoine de Saint-Exupery


Non-attachment. Non-judgment. Non-resistance. I heard these concepts while listening to A New Earth by Eckhart Tolle.  Although I’ve read or listened to The Power of Now several times, I never got around to this book.  In a lot of places Tolle repeats what he said in the first book.  In other places he expands upon it.   And it a few places he adds something new.  These three ideas combined is an example of that. 
            This isn’t a book review though.  Rather, I want to look at those three ideas to see how they might fit into Purpose.  I see each of these “nons” as something that would be the positive of non.  They would be more positive definitions.
            First, Tolle says that possessing these three attributes is the secret to happiness.  I think there are many secrets to happiness, but I like these three.   But what do they mean, and, again, how do they fit it with Purpose?
            Non-attachment means freedom.  The less attached I am to people, situations and things, the freer I am.  I want it to be clear that this does not mean I don’t need love or want things. It doesn’t mean that I don’t want certain situations to go my way.  What non-attachment does mean is that I am willing to let go of people, possessions and outcomes, if or when necessary.
            Attachment to people has never proven to be healthy for me or for the object of my attachment.  The odd thing is that it feels like love, but upon closer examination I realize that what I thought was love was more accurately a way to get my emotional needs for security and admiration met.  It wasn’t love; it was sentimentality, a weaker version of love.  This doesn’t mean that genuine love doesn’t exist.  But the more I can focus on the other person’s needs, the more I can truly love.
            True love is non-attachment and non-attachment is freedom.  When I am in a state of true love, I have no desire but to see the other person or people happy.  Yes, I want to be part of that happiness, but when I’m truly in a state of love I’m not thinking of myself at all.  The best romantic relationships, marriages and friendships are those in which both parties desire nothing more than each other’s happiness.  The lines of love extend everywhere.
            Love, by definition, is always one sided.  If I love you, truly love you, then it doesn’t matter if you love me.  I may prefer that you do, but I’m not attached to the outcome.   The lines are parallel.  If my love for you coincides with your love for me then I have a romantic relationship or a friendship. The lines intersect and become a cord not easily broken.  In those cases, I have companionship as well as love. Of course, if both parties don’t feel the same, then it is not romance or friendship.  That can be painful, but it is true.  But love, true love looks only for more love, not outcome.  The lines extend everywhere.
            Attachment, by definition, cannot be complete freedom because I am handcuffed and chained by desire.  It is a prison and the greater my attachment, the stronger my prison. And again, I am not referring to a legitimate need for love or safety.  Nor am I referring to the hope that things go and stay my way as often as possible.
I usually prefer that my situation doesn’t change, especially if it’s a good one.  Who wants a good job, a great relationship or a wonderful period of life to change?   The problem with good times is not that they don’t last, but that I expect them to stay exactly the same.  Thank God they don’t, because if they don’t change, then neither do I.  I’ve referred to my sophomore year in high school as one of the best periods of my life, but had I been somehow able to preserve that forever, then I would have been doomed to an eternity of not being able to work on my failings and not being able to develop my strengths.  I would have stayed in one place for eternity.  To stay in one place without movement is called paralysis.  That wouldn’t have been Heaven; that would have been Hell.
I think of other good times that changed and for years (years!) I wondered why they went away.  In this way, I diminished their impact.  It took me a long time to be thankful that I had them at all.  When I finally did reach that place of gratitude I could enjoy those times again without the handcuffs of expectation that they return.
Sometimes I’ve even stayed in bad situations because the change was too scary, until the situation became intolerable.  I became attached, not to the situation, but to the fear of change. 
Finally there is the attachment to possessions.  Here I have a schizophrenic relationship.  There are very few things I actually need, and I’ve never had trouble giving things away if I think it will bless someone else.  Yet I have a houseful of books and a garage full of comic books, few of which I am able to let go of.  My garage got to a point where it was unmanageable and almost left me in tears.   I look upon people who live simply with envy.  My problem, especially with books, is that I genuinely love them and I read and reread and refer to them often.  So I’m not sure what to do here other than find a place for more bookshelves.  As for comic books, I’ve run out of room.  Fortunately the attachment (addiction) to buying more is gone.
Attachment to things tells me that there is some sort of lack in my life.  Sadly, I am not the only one with this condition.  The average national household credit card debt is over $15,000.  Total national credit card is over $800 billion

This means there are a lot of us trying to fill holes in our lives with possessions.  That’s a lot of attachment and a lot of imprisonment.  Though they are no longer formal institutions, debtors’ prisons still exist for millions of people.  As long as I have debt, I am imprisoned.
Finally, and this is the worst attachment of all, there is attachment to outcome, to expectation.  I want things to go my way and when they don’t, I can’t see anything else.  I become frustrated, obsessed, angry, depressed and closed to other (usually better) possibilities.  I assume a particular outcome will result in another particular outcome, one I don’t desire.  Loving What Is by Byron Katie is a great resource for taking a freer view of outcomes and letting go of attachment.
Probably the best lesson I had in this was being rejected for a job I dearly wanted.  Because of that I decided to return to school and get my teaching credential, which made me far more marketable.  Soon after I started school, I was offered the job because their original choice didn’t work out.  Had I been given the outcome I wanted, I wouldn’t have gotten my teaching credential. 
So, once more, how does non-attachment relate to Purpose?  Non-attachment is freedom.  The more freedom I have from an unhealthy dependency on people, possessions or outcomes, the freer I am to pursue Purpose or to be ready when Purpose comes with my assignment.  Unhealthy attachment gets in the way of Purpose.  Freedom gives me Purpose and Purpose gives me Freedom.  Freedom to Get Started and to Keep Going.

 "Lo sé, pero una libertad y esa es la libertad de la mente."
Antoine de Saint-Exupery
El no-apego. No juicio. La no-resistencia. He oído estos conceptos mientras se escucha una Nueva Tierra de Eckhart Tolle. Aunque he leído o escuchado a The Power of Now varias veces, nunca llegué a este libro. En muchos lugares se repite Tolle lo que dijo en el primer libro. En otros lugares, se expande sobre él. Y algunos lugares, añade algo nuevo. Estas tres ideas combinadas es un ejemplo de ello.
Esto no es una reseña del libro, aunque. Más bien, quiero ver esas tres ideas para ver cómo podría encajar en Propósito. Veo que cada uno de estos "nons" como algo que sería lo positivo de lucro. Serían definiciones más positivos.
En primer lugar, Tolle dice que la posesión de estos tres atributos es el secreto de la felicidad. Creo que hay muchos secretos para la felicidad, pero me gustan estos tres. Pero ¿qué es lo que quieren decir, y, de nuevo, ¿cómo encaja con Propósito?
Desapego significa libertad. Cuanto menos cariño que le tengo a la gente, las situaciones y las cosas, más libre soy. Quiero que quede claro que esto no significa que no necesito amor o quiere las cosas. Esto no quiere decir que no quiero que ciertas situaciones para seguir mi camino. ¿Qué desapego significa es que estoy dispuesto a dejar ir de las personas, bienes y los resultados, en caso que sea necesario.
El apego a la gente nunca ha probado ser saludable para mí o para el objeto de mi apego. Lo curioso es que se siente como el amor, pero un examen más detenido me doy cuenta de que lo que yo pensaba que el amor era más exactamente una manera de conseguir mis necesidades emocionales de seguridad y admiración conocido. No era amor, era sentimentalismo, una versión más débil del amor. Esto no significa que el amor genuino no existe. Pero cuanto más se centran en las necesidades de la otra persona, más me puede amar verdaderamente.
El verdadero amor no es apego y el desapego es la libertad. Cuando estoy en un estado de verdadero amor, no tengo ningún deseo sino ver a la otra persona o la gente feliz. Sí, quiero ser parte de esa felicidad, pero cuando estoy realmente en un estado de amor que no estoy pensando en mí en absoluto. Las mejores relaciones románticas, matrimonios y amistades son aquellas en las que ambas partes desean nada más que la felicidad del otro. Las líneas de extender el amor por todas partes.
El amor, por definición, es siempre de un solo lado. Si Te amo, realmente te amo, entonces no importa si me amas. Puede que prefieren que lo haga, pero yo no estoy atado a los resultados. Las líneas son paralelas. Si mi amor por ti coincide con su amor por mí, entonces tengo una relación romántica o una amistad. Las líneas se cruzan y se convierten en una cuerda no se rompe fácilmente. En esos casos, tengo compañía, así como el amor. Por supuesto, si las dos partes no se siente lo mismo, entonces no es el romance o amistad. Esto puede ser doloroso, pero es la verdad. Pero el amor, el verdadero amor sólo busca más amor, no el resultado. Las líneas se extienden por todas partes.
Adjunto, por definición, no puede ser completa libertad porque estoy esposado y encadenado por el deseo. Es una prisión y mayor mi apego, más fuerte es mi prisión. Y de nuevo, no me estoy refiriendo a una necesidad legítima de amor o de seguridad. Tampoco me refiero a la esperanza de que las cosas van a mi manera y quedarse tan a menudo como sea posible.
Normalmente prefiero que mi situación no cambia, sobre todo si es una buena idea. ¿Quién quiere un buen trabajo, una buena relación o un período maravilloso de la vida cambie? El problema con los buenos tiempos no es que no duran, pero que espero que se queden exactamente iguales. Gracias a Dios que no lo hacen, porque si no cambian, entonces yo tampoco me he referido a mi segundo año en la escuela secundaria como una de las mejores épocas de mi vida, pero si yo hubiera sido capaz de preservar de alguna manera que para siempre, entonces habría sido condenado a una eternidad de no ser capaz de trabajar en mis defectos y no ser capaz de desarrollar mis fortalezas. Me he alojado en un lugar para la eternidad. Para permanecer en un solo lugar sin movimiento se llama parálisis. Eso no habría sido Cielo, que habría sido un infierno.
Creo que de otros buenos momentos que cambiaron y desde hace años (years!) Me preguntaba por qué se fue. De esta manera, disminuir su impacto. Me tomó un tiempo para estar agradecido de que yo los tenía en absoluto. Cuando por fin llegó a ese lugar de gratitud que podía disfrutar de esos momentos de nuevo sin las esposas de expectativa que regresan.
A veces incluso he estado en situaciones malas, porque el cambio fue demasiado miedo, hasta que la situación se volvió intolerable. Me convertí adjunto, no a la situación, sino al miedo al cambio.
Finalmente, está el apego a los bienes. Aquí tengo una relación esquizofrénica. Hay muy pocas cosas que realmente necesita, y nunca he tenido problemas para regalar cosas si creo que va a bendecir a alguien más. Sin embargo, tengo la casa llena de libros y un garaje lleno de libros de historietas, algunos de los que soy capaz de dejar ir. Mi garaje llegado a un punto en que era difícil de manejar y casi me dejó en lágrimas. Veo a la gente que vive simplemente de envidia. Mi problema, en especial con los libros, es que realmente los amo y que he leído y releído y consulte con frecuencia. Así que no estoy seguro de qué hacer aquí aparte de encontrar un lugar para más estanterías. En cuanto a los cómics, me he quedado sin espacio. Afortunadamente, el apego (adicción) para comprar más se ha ido.
El apego a las cosas me dice que hay algún tipo de falta en mi vida. Por desgracia, no soy el único con esta condición. El promedio nacional de crédito doméstico deuda de la tarjeta es de $ 15.000. Tarjeta de crédito nacional total es de más $ 800 mil millones


Esto significa que hay un montón de nosotros tratando de llenar los agujeros en nuestra vida con posesiones. Eso es un montón de apego y un montón de prisión. A pesar de que ya no son instituciones formales, las prisiones de deudores todavía existen millones de personas. Siempre que tengo la deuda, estoy preso.
Por último, y esto es lo peor de todo apego, hay apego al resultado, a la expectativa. Quiero que las cosas a mi manera y cuando no lo hacen, no puedo ver nada más. Yo se sienten frustrados, obsesionado, enojado, deprimido y cerrados a otros (por lo general mejor) posibilidades. Supongo que un resultado particular se traducirá en otro resultado en particular, uno que no desean. Amar lo que es de Byron Katie es un gran recurso para tener una visión más libre de los resultados y soltar el archivo adjunto.
Probablemente, la mejor lección que tuve en esta era rechazado para un trabajo que quería entrañablemente. Por eso decidí regresar a la escuela y obtener mi credencial de enseñanza, lo que me hizo mucho más comercial. Poco después de empezar la escuela, me ofrecieron el trabajo ya que su elección original no funcionó. Si me hubieran dado el resultado que yo quería, yo no habría conseguido mi credencial de enseñanza.
Así, una vez más, ¿cómo no-apego se refieren a propósito? El desapego es la libertad. Cuanta más libertad que tengo de una dependencia poco saludable en las personas, los bienes o los resultados, más libre soy para perseguir fines o para estar listo cuando Propósito viene con mi tarea. Apego desordenado se interpone en el camino de Propósito. La libertad me da propósito y objetivo me da libertad. Libertad para Empezar y Seguir Adelante.