Saturday, March 9, 2013

Contentment and Purpose


“Accepting oneself does not preclude an attempt to become better.”


Last night I was talking to my cousin who helped me realize that I need to write a blog every day.  On the days that I don’t publish a blog, I at least need to be working on one.  One of the subtle fears I’ve had for the last two weeks is that I have nothing new, interesting or original to say.  What is not new, not interesting and  not original is that argument.  I’ve heard it before.  What’s sad is that I fell for it.  I need to remember that content isn’t nearly as important as consistency.  And consistency leads to character.  It also leads to contentment.  Or CONtent leads to being conTENT.
Within just a few lines, I already feel calmer and more focused.  And all the ideas I was desperately searching for were here on the computer, on the keyboard, waiting for me to put them on the screen.  My ideas were not in my head; they were in my fingers.  It was my fingers that needed to move, not my head.  I’ve shared the prayer I pray before every writing session:  “God, guide my heart, my head and my hands.”  At this moment God wants to bless my hands.  God also wants my hands to bless others, so here I am, very happily typing away.
There are a couple of things on my mind.  One of them is the tension between being in the moment, in the present, in now and having goals for the future.  There are probably a few answers to this tension.  One is to accept Richard Rohr’s tenet in The Naked Now that seemingly contradictory ideas can coexist in harmony.  So, in this case, yes, I must live in the present moment, every present moment and yes, I must keep an eye to the future.  Both are true.  By definition, a goal always puts me in the future.  A goal says I am not completely content with my life the way it is.   If I were, I wouldn’t need a goal. 
I don’t think contentment means passivity.  I’m content when I read, but if I were really content why would I need to seek instruction, information or entertainment, the three reasons for reading.  Wouldn’t contentment mean I’m happy to sit doing nothing at all?  No.  Contentment is not lethargy or apathy.  Contentment doesn’t mean a desire to do nothing, but rather peace with whatever one is doing.  We are to be and to do.  In western culture we are for more concerned with doing than is sometimes healthy. 
Contentment doesn’t mean I walk around with a beatific smile on my face, deaf and blind to all the pain in the world.  Contentment means I work with a beatific smile on my face because I am doing what I can to address some of that pain.  Purpose and Contentment are not connected; they are interwoven and they are one.  I find Purpose in Contentment and I find Contentment in Purpose.
Without being negative, I need to address the opposites of Purpose and Contentment.  For me, the opposites of Purpose are confusion, lack of clarity, depression, and hopelessness.  In a word: Hell.  The opposite of Contentment is restlessness, an unquiet spirit, and constant tension.  Again, in a word: Hell. 
Now imagine, the millions, if not hundreds of millions or even billions of people who go through this on a daily basis.  No plan, no Purpose.  Purpose is there, but fear, laziness and the Enemy keep people from moving forward.   Millions of people are in Hell here on this planet.  Looking at it like that, the question then changes from, “Why are we all so crazy?” to “Why aren’t we all crazier?”
I wonder if lack of Purpose is the reason for workaholism and alcoholism and so many other isms, political, social and religious.  If people can’t find their real focus, they create a false one.  Why do I say it’s false?  Because the Purpose of Purpose is love.  Any goal that does not create a more joyful and loving world is not Purpose.  It may be a goal, but it is not Purpose.  It is a goal without soul.  I can make these goals, but if I do not have love then my goals just take up time and space and create at best nothing.  Saint Paul said, “If I give all I possess to the poor and give over my body to hardship that I may boast, but do not have love, I gain nothing.”   
At worst, creating a goal without soul, a goal that lacks love, creates more chaos and pain.  Not to over-dramatize it but Hitler had a goal without soul.  Satan has a goal without soul.  But they didn’t or don’t have Purpose.
When I am in Purpose I am content and I am in love.  I am not only content; I am joyful.  I begin to notice all the interesting books there are to read, or how good people look, or how blue the sky is, or the ways I can improve the world or at least my part of it.  I am little more serious but I am a lot more relaxed.  I am more determined but I am happier.  Now is your chance teach better lessons, or begin dancing, or tend your garden, or look in on an elderly neighbor, or visit a sick friend, or pick up the guitar, or do your homework.  Now is our chance to do, as Don Miguel Ruiz says in The Four Agreements, our very best at whatever it is we are doing.  Quality is another facet of love.  All of it is true.
And, it is all interwoven:  to be in Purpose, I must be present and to be present means I am acting in love.  The love I speak of here is not just romantic or idealistic, though it can be those things, too.  It is practical.  It transcends emotion but it is not emotionless.   It is focused on others.  To be focused on others takes presence.  And it requires love and the ongoing development of a skill.  And it is not content unless or until it can make the world better for others.  At the same time, it is completely content.  And contentment can only come by being in Purpose.  All of it is true.  All of it is interwoven.
To Get Started and to Keep Going is also interwoven.  I have to Get Started every day.  I have to Keep Going every day.  They go together.  All of it is true.

"La aceptación de uno mismo no se opone a que un intento de llegar a ser mejor."
Flannery O'Connor

Ayer por la noche estuve hablando con mi primo que me ayudó a darse cuenta de que tengo que escribir un blog todos los días. En los días que no publico un blog, por lo menos deben estar trabajando en uno. Uno de los temores sutiles que he tenido desde hace dos semanas es que no tengo nada nuevo, interesante y original que decir. Lo que no es nuevo, no interesante y original no es ese argumento. Ya lo he oído antes. Lo triste es que me enamoré de ella. Tengo que recordar que el contenido no es tan importante como la consistencia. Y la coherencia lleva a carácter. También conduce a la felicidad. O Contenido lleva a estar contento.
En tan sólo unas pocas líneas, ya me siento más tranquilo y más centrado. Y todas las ideas que yo estaba desesperadamente buscando estuviera aquí en el equipo, en el teclado, esperando a que me los puso en la pantalla. Mis ideas no estaban en mi cabeza, estaban en mis dedos. Fueron mis dedos que necesita para moverse, no mi cabeza. He compartido la oración que rezan antes de cada sesión de escritura: "Dios, guía mi corazón, mi cabeza y mis manos." En este momento en que Dios quiere bendecir a mis manos. Dios también quiere que las manos para bendecir a otros, así que aquí estoy, muy feliz escribiendo.
Hay un par de cosas en mi mente. Uno de ellos es la tensión entre estar en el momento, en el presente, en el ahora y tener metas para el futuro. Probablemente hay algunas respuestas a esta tensión. Una de ellas es aceptar principio Richard Rohr en The Naked Now que aparentemente ideas contradictorias pueden coexistir en armonía. Así, en este caso, sí, tengo que vivir en el momento presente, cada momento presente y sí, tengo que mantener la vista puesta en el futuro. Ambas cosas son ciertas. Por definición, una meta siempre me pone en el futuro. Un gol dice que no estoy completamente satisfecho con mi vida de la manera que es. Si lo fuera, no tendría un objetivo.
No creo que la alegría significa pasividad. Estoy contento cuando leo, pero si yo fuera realmente el contenido, ¿por qué tengo que buscar la instrucción, información o entretenimiento, las tres razones para leer. ¿No sería decir que estoy contento feliz de sentarse sin hacer nada en absoluto? El contentamiento No. No es letargo o apatía. El contentamiento no significa el deseo de no hacer nada, sino la paz con lo que uno está haciendo. Hemos de ser y hacer. En la cultura occidental estamos más preocupados por hacer que a veces es saludable.
El contentamiento no significa que andar por ahí con una sonrisa beatífica en la cara, sordo y ciego a todo el dolor del mundo. El contentamiento significa que trabajo con una sonrisa beatífica en la cara porque estoy haciendo lo que puedo para hacer frente a algunos de ese dolor. Propósito y contentamiento no están conectados, sino que están interrelacionados y son uno. Me parece Propósito en El contento y me encuentro contento en Propósito.
Sin ser negativo, tengo que hacer frente a los opuestos de propósito y satisfacción. Para mí, los opuestos de Propósito son confusión, falta de claridad, la depresión y la desesperanza. En una palabra: el infierno. Lo contrario de la satisfacción es inquietud, un espíritu inquieto y tensión constante. Una vez más, en una palabra: el infierno.
Ahora imagina, los millones, si no cientos de millones o incluso miles de millones de personas que pasan por esto sobre una base diaria. Sin plan, sin ningún propósito. Propósito está ahí, pero el miedo, la pereza y el Enemigo mantener a la gente que se mueva hacia adelante. Millones de personas están en el infierno aquí en este planeta. Mirándolo así, la pregunta entonces cambia de "¿Por qué estamos tan locos?" A "¿Por qué no estamos todos locos?"
Me pregunto si la falta de propósito es la razón por la adicción al trabajo y el alcoholismo y otros ismos tantos, político, social y religioso. Si la gente no puede encontrar su verdadero objetivo, que crean una falsa. ¿Por qué digo que es falso? Debido a que el propósito de Propósito es el amor. Cualquier objetivo que no crea un mundo más alegre y amoroso no es el propósito. Puede ser un objetivo, pero no es el propósito. Se trata de un objetivo sin alma que puedo hacer estas metas, pero si no tengo amor, entonces mis metas simplemente tomar el tiempo y el espacio y crear en el mejor de nada. San Pablo dijo: "Si le doy todos mis bienes a los pobres y entregar mi cuerpo a las dificultades que puedo jactarme, pero no tengo amor, de nada me sirve."
Peor de los casos, la creación de una meta sin alma, un objetivo que carece de amor, crea más caos y el dolor. No se sobre-dramatizar pero Hitler tenía un objetivo sin alma. Satanás tiene un objetivo sin alma. Pero no lo hicieron o no tiene propósito.
Cuando estoy en Propósito estoy contento y soy en el amor. Yo no me conformo solo, soy feliz. Empiezo a notar todos los libros interesantes que hay que leer, o ver cómo la gente buena, o lo azul del cielo es, o las formas que puede mejorar el mundo o por lo menos mi parte. Yo soy un poco más serio, pero estoy mucho más relajado. Estoy más decidido, pero estoy feliz. Ahora es tu oportunidad de enseñar mejor las lecciones, o empezar a bailar o cuidar su jardín, o consulte a un vecino de edad avanzada, o visitar a un amigo enfermo, o recoger la guitarra, o hacer su tarea. Ahora tenemos la oportunidad de hacer, como dice Don Miguel Ruiz en Los Cuatro Acuerdos, nuestro mejores en lo que sea que estamos haciendo. La calidad es otra faceta del amor. Todo eso es cierto.
Y, es todo entretejido: estar en propósito, tengo que estar presente y estar presente significa que estoy actuando en el amor. El amor que hablamos aquí no es sólo romántica o idealista, aunque puede ser esas cosas, también. Es práctico. Trasciende emoción, pero no es sin emoción. Se centra en los demás. Para centrarse en otros toma presencia. Y requiere amor y el continuo desarrollo de una habilidad. Y no se contenta a menos que o hasta que se pueda hacer un mundo mejor para los demás. Al mismo tiempo, es completamente contenido. Y la alegría sólo puede venir por estar en Propósito. Todo eso es cierto. Todo esto está entrelazado.
Para Empezar y para Seguir Adelante también se entrelazan. Tengo para comenzar cada día. Tengo que seguir adelante cada día. Van juntos. Todo eso es cierto.