Wednesday, March 20, 2013

Seinfeld and Purpose




“The earth laughs in flowers.”


Ralph Waldo Emerson

"To love what you do and feel that it matters—how could anything be more fun?"
Catherine Graham – Poet

I watched the final episode on Seinfeld tonight.  Well, I’ve seen it before, of course, but I watched it on DVD.  It was a great story, an existentialist piece, as one person said, about self-centeredness, selfishness and self-absorption.  Generally I don’t watch much television, especially sitcoms.  It’s not that I don’t like to laugh and I prefer a sitcom to most dramas.  The problem is, however, that the characters in sitcoms rarely seem to change significantly.             
            Exceptions to this rule are M.A.S.H. and maybe Friends, but for the most part, the characters you meet at the beginning of a show will be the characters you meet when the show ends years later.
I remember one show, the name of which I won’t mention, that was very funny.  I enjoyed it so much I bought several seasons in DVD.  Then one night as I watched the main character get into the same old dilemma in a different way, I suddenly couldn’t stand it.  I turned off the video, collected all eight seasons of the DVD’s and sold them to a video store for a fraction of what I paid for all of them.   I didn’t care.  I just couldn’t stand to watch it anymore.
            This is not an original phenomenon with TV comedy.  Looking back at some of the classic American comedic film stars, such as Laurel and Hardy, the Marx Brothers or W.C. Fields, you see that the movies and the names change, but the characters and their personalities remain the same.  In the Three Stooge films, not only do the characters stay the same, they use the same shticks repeatedly.  (I once went to a Three Stooges film festival and walked out about halfway through it because I realized I was watching the same show over and over.  I learned that day that I liked the idea of the Three Stooges better than the reality, and that I could only take them in small doses.)
            Perhaps TV and film comedy demands that our characters don’t change, because then we can feel superior.  Or perhaps we find comfort in the familiar and the predictable.  Either way I find the trend somewhat disturbing.  It’s not that the shows aren’t funny; they are.  (I especially love Laurel and Hardy.)  And all the films and TV shows I mentioned are highly creative and filled with talented actors.  But the idea that a person could live through ten years’ of experiences and remain completely unchanged is, to me, disturbing.
            Seinfeld defined itself as a “show about nothing.”  But, of course, it was about something.  It was about four characters who seemed to be blissfully unaware or unconcerned about the effects of their actions on others.  Nowhere is this clearer than in the final episode in which they are on trial for ignoring a person in distress.  Indeed, not only do they ignore the plight of a man being carjacked, they also videotape it and make jokes as they watch the man being robbed.  They are arrested for violating a “Good Samaritan” law that says that they were obliged to help a person in distress when it is reasonable and safe to do so.
            In the trial, a steady parade of witnesses testify how one or more of the four adversely and, in some cases, permanently affected their lives.  They are found guilty of course, but that is not what I found the most disturbing.  What disturbed me the most is that after the four are placed in their jail cell, Jerry starts a monologue about the top button of a shirt that George is wearing, but doesn’t remember that he had said the same thing nine years previously in the first episode.  His thought life hadn’t changed.  The second thing that is disturbing is that when in prison, Jerry is still being insensitive, but this time to his fellow inmates.  Because his thought life hadn’t changed, his actions hadn’t changed.
            Seinfeld, and the final episode in particular, is a brilliant example of the consequences of living without Purpose.  The four principal characters were not evil.  They did not, for the most part, intend to hurt others.  They simply had no real overarching goals.  Only one of the four characters had a steady job; Jerry was a standup comedian, which in itself was ironic, considering the transient and often unstable nature of that profession.  George and Elaine had two or three jobs each throughout the program’s run and Kramer didn’t work at all.  So, except perhaps for Jerry, none of them had a goal that could be expressed professionally.
            The lack of Purpose also strongly reflected in their personal lives.  No matter who they met, Jerry in particular would find a flaw in his partner and quickly break up.  This was even more disturbing than a lack of professional Purpose, because the right partner can encourage us in our Purpose.  This is why it is important to pick a partner and close friends who genuinely encourage us in and hold us accountable to our vision and whom we can encourage in theirs.
            It bothers me to watch people go through life passively and not changing or growing at all.  The incident that caused me to get rid of the DVDs I mentioned earlier was when the main character decided he would go to his mother, rather than his wife to solve an issue.  He was a grown man with children, but he still needed his mother to help him.  Talk about a lack of growth. 
            It was my own lack of growth that caused me to write these blogs, do a radio show and write my goals on paper, 3x5 cards specifically.  I was tired of being the same person I was even a year ago.  I was tired of having the same problems and the same complaints, because that meant they weren’t really resolved even after years in some cases.  It meant I was not growing or changing. 
          Can there be anything more disturbing than a life without change or growth?
I remember going to my 20th High School reunion and noticing that some people’s basic characters remained the same even twenty years later.  Others seemed to have experienced a more natural growth process.
            For me, Purpose, any real target, is about growth and change.  Yes, my basic character might remain the same throughout my life.  I will probably always be an optimist with a sense of humor.  I will probably always be a little hyperactive.  I don’t expect my DNA or my basic personality to change radically, but I do hope to take that which is good in me and cultivate it and turn it into something useful for the world.  If I do not change or grow, for me that is not the stuff of comedy, but of tragedy.
            I like laughing.  But more important than laughing are happiness and joy.  And the only way to get those is to Get Stared and to Keep Going.



"La tierra se ríe en flores".
Ralph Waldo Emerson

"Amar lo que haces y sentir que importa: ¿cómo podría haber algo más divertido?"
Catherine Graham - Poeta

Vi el episodio final de Seinfeld esta noche. Bueno, ya lo he visto antes, por supuesto, pero la he visto en DVD. Fue una gran historia, una pieza existencialista, como dijo una persona, sobre el egocentrismo, el egoísmo y el egoísmo. En general, no ven mucha televisión, sobre todo comedias. No es que no me gusta reír y yo prefiero una comedia de situación para la mayoría de los dramas. El problema es, sin embargo, que los personajes de comedias de situación rara vez parecen cambiar significativamente.
Las excepciones a esta regla son M.A.S.H. y tal vez amigos, pero en su mayor parte, los caracteres que se encuentran en el comienzo de un programa serán los caracteres que satisfacen cuando finaliza el pase años más tarde.
Recuerdo un show, cuyo nombre no voy a mencionar, que fue muy divertido. Me gustó tanto que compré varias temporadas en DVD. Entonces, una noche, mientras veía el personaje principal entrar en el dilema de siempre de una manera diferente, de repente no podía soportarlo. Apagué el video, se recogió las ocho temporadas de los DVD y los vendió a una tienda de videos para una fracción de lo que pagó por todos ellos. No me importaba. Simplemente no podía soportar verlo nunca más.
Este no es un fenómeno original con la comedia de TV. Mirando hacia atrás en algunos de los clásicos de cine de comedia estrellas americanas, como Laurel y Hardy, los hermanos Marx o WC Fields, se ve que las películas y los nombres cambian, pero los personajes y sus personalidades son las mismas. En las tres películas marioneta, no sólo los personajes se mantienen, utilizan los mismos shticks repetidamente. (Una vez fui a un festival de cine de Los tres chiflados, y se fue a mitad de camino a través de él, porque me di cuenta de que estaba viendo el mismo programa una y otra vez. Aprendí ese día que me gustaba la idea de los Tres Chiflados mejor que la realidad, y que Yo sólo podía tomar en pequeñas dosis.)
Quizás comedia de televisión y cine exige que nuestros personajes no cambian, porque entonces podemos sentirnos superiores. O tal vez encontrar consuelo en lo familiar y predecible el. De cualquier manera me parece que la tendencia un tanto inquietante. No es que los espectáculos no son divertidos, sino que son. (En especial me encantan Laurel y Hardy.) Y todas las películas y programas de televisión que he mencionado son altamente creativo y lleno de talentosos actores. Pero la idea de que una persona pudiera vivir a través de diez años de experiencia y se mantienen sin cambio es, para mí, inquietante.
Seinfeld se definió como un "show sobre nada." Pero, por supuesto, se trataba de algo. Se trataba de cuatro personajes que parecían ser felizmente ignorante o indiferente acerca de los efectos de sus acciones sobre los demás. En ninguna parte es esto más claro que en el último episodio en el que están siendo juzgados por ignorar a una persona en peligro. En efecto, no sólo ignoran el sufrimiento de un hombre que robó, sino que también lo hacen bromas video y al ver al hombre que te roben. Son arrestados por violar un "buen samaritano" ley que dice que se vieron obligados a ayudar a una persona en peligro cuando es razonable y seguro hacerlo.
En el juicio, un desfile constante de los testigos testifican cómo uno o más de los cuatro negativamente y, en algunos casos, permanentemente afectado sus vidas. Se encuentran culpable, por supuesto, pero eso no es lo que encontré el más inquietante. Lo que me molestó más es que después de los cuatro se colocan en su celda de la cárcel, Jerry comienza un monólogo sobre el botón superior de la camisa que George está usando, pero no recuerda que él había dicho lo mismo nueve años antes en la primer episodio. Su vida no había cambiado pensamiento. La segunda cosa que es preocupante es que cuando en la cárcel, Jerry sigue siendo insensible, pero esta vez a sus compañeros reclusos. Debido a que su vida no había cambiado pensamiento, sus acciones no habían cambiado.
Seinfeld, y el último episodio en particular, es un brillante ejemplo de las consecuencias de vivir sin un propósito. Los cuatro personajes principales no eran malas. No lo hicieron, en su mayor parte, la intención de lastimar a otros. Simplemente no tenía objetivos generales reales. Sólo uno de los cuatro personajes tenían un trabajo estable; Jerry era un comediante, que en sí mismo era irónico, teniendo en cuenta la naturaleza transitoria e inestable a menudo de esa profesión. George y Elaine tenía dos o tres trabajos cada uno a través del funcionamiento del programa y Kramer no funcionaba en absoluto. Por lo tanto, excepto quizás por Jerry, ninguno de ellos tenía una meta que podría expresarse profesionalmente.
La falta de propósito también se refleja fuertemente en sus vidas personales. No importa que se conocieron, Jerry, en particular, se encuentra un defecto en su pareja y rápidamente se separan. Esto era aún más preocupante que la falta de propósito profesional, porque el socio adecuado puede animarnos en nuestro propósito. Por esta razón, es importante elegir una pareja y amigos cercanos que realmente nos animan y nos hace responsables de nuestra visión y que nos pueden animar a los suyos.
Me molesta ver a la gente pasar por la vida pasivamente y no cambiar o crecer en absoluto. El incidente que me obligó a deshacerse de los DVDs que he mencionado antes fue cuando el personaje principal decidió que iría a su madre, en lugar de su esposa para resolver un problema. Él era un hombre adulto con los niños, pero todavía necesitaba a su madre que lo ayudara. Hable acerca de la falta de crecimiento.
Era mi propia falta de crecimiento que me hizo escribir estos blogs, hacer un programa de radio y escribir mis metas en papel, tarjetas de 3x5 específicamente. Estaba cansada de ser la misma persona que era hace un año. Yo estaba cansado de tener los mismos problemas y las mismas quejas, porque eso significaba que no se resolvieron en realidad, incluso después de años en algunos casos. Quería decir que yo no estaba creciendo o cambiando.
¿Puede haber algo más molesto que una vida sin cambio o crecimiento?
Recuerdo que fui a mi reunión 20a High School y darse cuenta de que los personajes de algunas personas básicos siguen siendo los mismos incluso veinte años después. Otros parecían haber experimentado un proceso de crecimiento más natural.
Para mí, el propósito, cualquier objetivo real, es sobre el crecimiento y el cambio. Si, mi carácter básico podría seguir siendo la misma a lo largo de mi vida. Probablemente voy a ser siempre un optimista con un sentido del humor. Probablemente voy a ser siempre un poco hiperactivo. No espero que mi ADN o mi personalidad básica a cambiar radicalmente, pero espero tomar lo que es bueno en mí y cultivarla y transformarla en algo útil para el mundo. Si no cambian o crecen, para mí que es la materia de la comedia, pero la tragedia.
Me gusta reír. Pero más importante que la risa es la felicidad y la alegría. Y la única manera de llegar es conseguir que los miraba y seguir adelante.