Friday, May 3, 2013

Inspiration for the Uninspired




“When you have only two pennies left in the world, buy a loaf of bread with one, and a lily with the other.”

Chinese Proverb


It’s Thursday night and I haven’t written a blog since Tuesday.  I hate missing a day because I find it very beneficial to write every chance I can.  I really do want to keep to my goal to have 125 blog entries by July 1.  I have done a radio show every day this week and that makes me happy.  At this point I’m not sure what to write about.  If I don’t know what to write about, perhaps it’s because I’ve forgotten why I’m writing.  So perhaps it’s time for a review.
The reason I’m writing this blog is because I am trying to remind myself that I have a purpose in life. 
My purpose is not who I am, but who I am is best expressed when I am in Purpose. 
There are two main guidelines for staying in Purpose:
1.     Get Started.
2.     Keep Going.

Getting started is often the hardest part. 
Some people take years just getting started.  I did at least. 
Once one gets started then the next part is to keep going. 
To keep going is to get started every day. 
Tonight, as I am writing this, I am forcing myself to keep going. 
I don’t know if I have anything new to say; I just know that I need to write as often as possible. 
Perhaps I won’t even publish this. 
Perhaps I’ll delete it and start over.
What matters most at times like these, when I don’t feel inspired or full of ideas is to keep writing anyway. 
I used to work in youth ministry and I remember a period where I wasn’t enjoying it.  I asked a veteran staff person, “What do I do when I feel burned out?”
His answer was, “Ride with it.”
I think that’s the answer here.  
“What do I do when I feel uninspired?”
I ride with it. 
I keep writing anyway. 
Maybe what I’m writing isn’t worth the page it isn’t printed on.  It doesn’t matter.
What matters is that I’m consistent. 
This is one of those Quantity vs. Quality arguments.  Quantity wins, but only barely.  I still have to put out the best product I can.  But I also have to put out a lot of them.
So this is my work.  This is my offering to God.  It is my way of acknowledging and giving thanks for the gift he has given me.  I give it back to Him by using it and sharing it with others.
It’s my two cents worth.  With my two cents I feed my soul by writing and I feed the world by putting a flower on the table.
Sometimes, especially when I’m tired and hungry, it feels like a pretty paltry offering.  But maybe when I give Him this offering at those times is when it’s the most valuable to Him. 
That’s the inspiration then:
How I feel doesn’t matter. 
How much I do doesn’t matter.  
How good I think it is or isn’t doesn’t matter. 
All that matters is that I Get Started and I Keep Going.

"Si no puedo abrumar con mi calidad, voy a abrumar con mi cantidad."
Emile Zola

"Cuando usted tiene solamente dos centavos quedan en el mundo, comprar una barra de pan con una, y un lirio con la otra."

Proverbio chino


Es jueves por la noche y no he escrito un blog desde el martes. Odio perder un día porque me resulta muy beneficioso para escribir cada oportunidad que pueda. La verdad es que quiero seguir con mi meta de tener 125 entradas de blog el 1 de julio. He hecho un programa de radio todos los días de esta semana y eso me hace feliz. En este punto, no estoy seguro de qué escribir. Si yo no sé qué escribir, tal vez sea porque me he olvidado por qué estoy escribiendo. Así que tal vez es el momento para una revisión.
La razón por la que estoy escribiendo este blog es porque estoy tratando de recordarme a mí mismo que tengo un propósito en la vida.
Mi propósito no es lo que soy, pero que estoy se expresa mejor cuando estoy en el propósito.
Hay dos pautas principales para permanecer en el propósito:
1. Comenzar.
2. Sigue y Sigue.

Comenzar es a menudo la parte más difícil.
Algunas personas toman año acaba de empezar. Lo hice por lo menos.
Una vez que se inicia a continuación, la siguiente parte es seguir adelante.
Para seguir adelante es comenzar cada día.
Esta noche, mientras estoy escribiendo esto, me obligo a mí mismo para seguir adelante.
No sé si tengo algo nuevo que decir, yo sólo sé que tengo que escribir tan a menudo como sea posible.
Tal vez ni siquiera voy a publicar esto.
Tal vez voy a borrar y empezar de nuevo.
Lo más importante en momentos como estos, cuando no me siento inspirado y lleno de ideas es seguir escribiendo de todas formas.
Yo solía trabajar en la pastoral juvenil y recuerdo de un período en el que no estaba disfrutando. Le pregunté a un miembro del personal veterano, "¿Qué hago cuando me siento quemado?"
Su respuesta fue, "paseo con él."
Creo que esa es la respuesta aquí.
"¿Qué hago cuando me siento sin inspiración?"
Me paseo con él.
Yo sigo escribiendo de todas formas.
Tal vez lo que estoy escribiendo no vale la página no se imprime. No importa.
Lo que importa es que soy consistente.
Este es uno de esos argumentos Cantidad vs Calidad. Cantidad gana, pero a duras penas. Todavía tengo que poner el mejor producto que pueda. Pero también tengo que poner un montón de ellos.
Así que este es mi trabajo. Esta es mi ofrenda a Dios. Es mi manera de reconocer y dar gracias por el regalo que me ha dado. Le doy vuelta a Él, al usarla y compartirla con los demás.
Son mis dos centavos. Con mis dos centavos doy de comer a mi alma por escribir y le doy de comer al mundo, poniendo una flor en la mesa.
A veces, especialmente cuando estoy cansado y hambriento, se siente como una oferta bastante insignificante. Pero tal vez cuando yo le doy esta oferta en esos momentos es cuando es el más valioso para él.
Esa es la inspiración entonces:
¿Cómo me siento, no importa.
¿Cuánto me da igual.
¿Qué tan bueno que creo que es o no es, no importa.
Todo lo que importa es que puedo Empezar y Seguir Adelante.