Sunday, May 19, 2013

Decision Making and Purpose


“Each indecision brings its own delays and days are lost lamenting over lost days... What you can do or think you can do, begin it. For boldness has magic, power, and genius in it.”

Johann Wolfgang von Goethe

“Nothing is a waste of time if you use the experience wisely.” 

Auguste Rodin


It is good to be alive this morning.  It is good to be alive every morning, but this morning it feels especially good.  Every day is a new chance at life, but you have to take that chance.  Today is already especially busy, but I really want to do some writing before I start my day.  I feel like I’ve lost a bit of momentum with my blogging due to the excessive activity of this week and the only way to regain my momentum is to start moving again.
In a recent radio show, I spoke about making changes in life and so I’m going to write about changes I’ve made, mostly bad, in my own life and how to approach the decision-making process. This is not an advice column.  I cannot advise you how to make changes because everyone has to make his or her own way.  What I can do, however, is share my own experiences, mostly mistakes, and hope that this will help you make better decisions more quickly.
When it comes to decision-making, I have often followed one of two patterns.
1.              I make changes suddenly and impulsively without thinking or planning. 
2.              I take days, weeks, months and even years to make changes because I am waiting for all the factors to be perfect.

Both ways have often led to disastrous results.
In regard to the first method, I struggled with this when I was younger, especially in my 20’s.  I would see an opportunity and without thought, counsel or planning I would impulsively make a decision that would affect my life, often for months or years. 
I once changed jobs on a whim.  I was working at a 7-11, but I didn’t have a car, so transportation was always a problem.  One day as I was walking to school, I saw a Help-Wanted sign in the window of another 7-11, closer to home.  Without thinking I walked in, applied for the job and got it.  The owner of the store called my now-former employer and it was done.  I thought this decision would make my life easier.  It didn’t.  The job turned out to be bad for me and for many of the customers who had to deal with me.  Worse, I didn’t consider how it would affect my first employer, a man who had been nothing but kind and patient with me.   I hadn’t considered the affect on him.
Another time, again without thinking, I moved out of the best place I ever lived in because I found a place that was free.  Unfortunately, expectations weren’t clarified beforehand and this caused problems.  He expected me to be there all day and all night.  Unfortunately, I had school, work, church service and a social life.  This upset him.  Although I would take him shopping or to doctor’s appointments, it wasn’t enough.  Eventually I moved out (or he asked me to move out).  I hadn’t considered the affect this would have on me.
Even though they seemed like good ideas at the time, both these decisions, and similar ones, often affected my life for months and sometimes years.  As I got older I made fewer impulsive decisions.  Instead, I went to the opposite extreme and would take months and sometimes even years to make important decisions.  I stayed in a job that clearly was not my best career choice.  Interestingly, around my fourth year I decided to leave.  When I made this decision, I felt an incredible amount of peace.  I began reading and exercising again.  Unfortunately, I changed my mind and stayed in another five years.  I missed or ignored the clues that my heart was giving me when I felt so peaceful.  When I made the decision again, five years later, the same peace returned.  Again, I hadn’t considered the affect this was having on me.
So, obviously, there’s a balance between impulsivity and paralysis.  The following methods have helped me make major and sometimes even minor decisions.
1.     It helps me to talk to someone I trust.
2.     It helps me to trust my own heart.
3.     It helps me to pray.
4.     It helps me to make a decision, any decision sometimes, but not an impulsive one.
5.     It helps me to stop thinking and fretting about it.  Often the answer comes when I am not thinking about it.

By the way, sometimes I have done all these things and the decision still didn’t work out.  This, too, has been a valuable lesson.  Life is life and life is not perfect.  All I could do is the best with what I knew at the time.  Sometimes I didn’t have enough information, although I thought I did.  At other times, something unexpected happened and this made a seemingly good decision not so good.  Sometimes I just didn’t have enough life experience or maturity.  The best decision to make then was to move on.
I have also learned that sometimes either one of two decisions would be good.  When looking back on certain decisions I’ve made, I realize had I made the other choice, things would have been different, not better or worse, just different.  I just have to choose and accept the good with the bad.
What does all of this have to do with Purpose?  Simply this:  As I have a greater understanding of the power of Purpose, decisions are far easier to make.  I simply ask myself, “Is this decision in alignment with my Purpose or will it detract me from my Purpose?” 
And though, sometimes, even then it’s not always easy to know, staying within my Purpose usually makes decisions simpler, if not easier.
Not all decisions are permanently life changing.   In fact, most aren’t.  Either way, I have to Get Started and Keep Going.

"Cada indecisión conlleva sus propios retrasos y se pierden días lamentando los días perdidos ... Lo que puede hacer o pensar que puede hacer, comenzarlo. Para audacia tiene la magia, el poder, y el genio en él ".

Johann Wolfgang von Goethe
"Nada es una pérdida de tiempo si utilizas la experiencia sabiamente."
Auguste Rodin

Es bueno estar vivo esta mañana. Es bueno estar vivo todos los días, pero esta mañana se siente especialmente bueno. Cada día es una nueva oportunidad en la vida, pero hay que correr ese riesgo. Hoy ya está todo ocupado, pero tengo muchas ganas de escribir algo antes de empezar mi día. Me siento como si hubiera perdido un poco de impulso con mi blog debido a la actividad excesiva de esta semana y la única manera de recuperar mi ritmo es empezar a moverse de nuevo.
En un reciente programa de radio, hablé acerca de hacer cambios en la vida y por lo que voy a escribir acerca de los cambios que he hecho, sobre todo mal, en mi propia vida y la forma de abordar el proceso de toma de decisiones. Esto no es una columna de consejos. No puedo aconsejarle cómo hacer cambios porque todo el mundo tiene que hacer su propio camino. Lo que puedo hacer, sin embargo, es compartir mis propias experiencias, sobre todo los errores, y espero que esto le ayudará a tomar mejores decisiones de forma más rápida.
Cuando se trata de la toma de decisiones, a menudo he seguido uno de los dos patrones.
1. Hago cambios de repente y de manera impulsiva, sin pensar o planear.
2. Tomo días, semanas, meses e incluso años para hacer cambios, porque estoy esperando a todos los factores que ser perfecto.

Ambas formas se han llevado a menudo a resultados desastrosos.
En lo que respecta al primer método, tuve problemas con esto cuando era más joven, sobre todo en mis años 20. Me gustaría ver una oportunidad y sin pensarlo, el abogado o la planificación me impulsivamente tomar una decisión que afectaría a mi vida, a menudo durante meses o años.
Una vez cambiado de trabajo en un capricho. Yo estaba trabajando en un 7-11, pero yo no tengo coche, así que el transporte era siempre un problema. Un día, mientras caminaba a la escuela, vi un letrero Help-quieren en la ventana de otro 7-11, más cerca de casa. Sin pensarlo entré, apliqué para el trabajo y lo consiguió. El propietario de la tienda llamó a mi ahora ex empleador y así se hizo. Pensé que esta decisión sería hacer mi vida más fácil. No lo hizo. El trabajo resultó ser malo para mí y para muchos de los clientes que tuvieron que vérselas conmigo. Peor aún, no me considero cómo afectaría mi primer empleador, un hombre que había sido más que amable y paciente conmigo. No había pensado en el efecto sobre él.
Otra vez, de nuevo sin pensarlo, se mudó de los mejores lugares que he vivido en porque he encontrado un lugar que estaba libre. Desafortunadamente, las expectativas no eran explícitos y esto causó problemas. Él esperaba que yo estuviera allí todo el día y toda la noche. Por desgracia, tuve la escuela, el trabajo, culto y la vida social. Esto le molesta. Aunque yo le lleve de compras o para citas con el médico, que no era suficiente. Con el tiempo me mudé (o él me pidió para salir). No había pensado en el efecto que esto tendría en mí.
A pesar de que parecía una buena idea en el momento, estas dos decisiones, y otras similares, a menudo afectado mi vida durante meses ya veces años. A medida que fui creciendo me hice menos decisiones impulsivas. En cambio, me fui al extremo opuesto y tomaría meses ya veces hasta años para tomar decisiones importantes. Me alojé en un trabajo que claramente no era mi mejor opción de la carrera. Curiosamente, alrededor de mi cuarto año me decidí a salir. Cuando tomé esta decisión, sentí una cantidad increíble de paz. Empecé a leer y hacer ejercicio de nuevo. Por desgracia, he cambiado de opinión y me quedé en otros cinco años. Echaba de menos o ignorado las pistas que mi corazón me daba cuando me sentía tan tranquilo. Cuando tomé la decisión de nuevo, cinco años después, la misma paz volvió. Una vez más, no había considerado la afecta esto estaba teniendo en mí.
Así que, obviamente, hay un equilibrio entre la impulsividad y la parálisis. Los siguientes métodos han ayudado a tomar decisiones importantes y, a veces incluso menor.
1. Ayuda a que hable con alguien de confianza.
2. Me ayuda a confiar en mi propio corazón.
3. Me ayuda a orar.
4. Me ayuda a tomar una decisión, la decisión a veces, pero no una impulsiva.
5. Me ayuda a dejar de pensar y preocupándose por él. A menudo, la respuesta llega cuando no estoy pensando en eso.

Por cierto, a veces me he hecho todas estas cosas, y la decisión seguía sin funcionar. Esto, también, ha sido una lección valiosa. La vida es vida y la vida no es perfecta. Lo único que pude hacer es lo mejor con lo que sabía en ese momento. A veces yo no tenía suficiente información, aunque creo que lo hice. En otras ocasiones, algo inesperado sucedió y esto hizo una aparentemente buena decisión no es tan bueno. A veces simplemente no tenía suficiente experiencia de la vida o la madurez. La mejor decisión de hacer a continuación era seguir adelante.
También he aprendido que a veces uno de los dos decisiones sería bueno. Al mirar hacia atrás en algunas decisiones que he hecho, me doy cuenta de que había hecho la otra opción, las cosas habrían sido diferentes, ni mejor ni peor, simplemente diferente. Sólo tengo que elegir y aceptar lo bueno y lo malo.
¿Qué tiene todo esto que ver con el propósito? Simplemente esto: Como tengo una mayor comprensión de la fuerza de propósito, las decisiones son mucho más fáciles de hacer. Simplemente me pregunto a mí mismo: "¿Es esta decisión en consonancia con mi propósito o me va a distraer de mi propósito?"
Y aunque, a veces, incluso entonces no siempre es fácil saber, permaneciendo dentro de mi Propósito general toma decisiones más simple, si no más fácil.
No todas las decisiones están permanentemente cambiando la vida. De hecho, la mayoría no lo son. De cualquier manera, tengo que Empezar y Seguir Adelante.