Monday, May 27, 2013

The In Basket


“Reality is a projection of your thoughts or the things you habitually think about.”
Stephen Richards

“I recovered my immense will to live when I realized that the meaning of my life was the one I had chosen for it.”

Paulo Coehlo

“Standing on a hill in my mountain of dreams,
Telling myself it's not as hard, hard, hard as it seems.”

Led Zeppelin – Going to California

This has all the makings of a bad day.  I feel uncertain about the future.  There are a lot of changes happening in my life and I don’t know where any of them will take me.  Still, at this moment, there’s really nothing wrong.  I’m sitting comfortably, surrounded by my books and a delicious cup of coffee.  I got eight hours sleep, something I haven’t done in a long time.  But there’s always something to think about, to worry about or to do.  Almost always.  The in-basket is never empty.
In Don’t Sweat the Small Stuff…and It’s All Small Stuff, Richard Carlson says,
The nature of your “in basket” is that it’s meant to have items to be completed in it – it’s not meant to be empty.  In fact, it can be argued that a full “in basket” is essential for success.  It means your time is in demand.


Perhaps you have an in basket at work or a to-do list.  But I think we all have an inner in basket as well.  What is in the inner “in basket?”   There are not only tasks to be accomplished, but there are concerns, fears, relationships, questions, things to be thankful for, and choices.  Every item in my inner in basket represents a thought.
The left-brain part of me, the part that likes order and systems, enjoys this analogy.  It helps me to put things in order.  I can take each item and make a decision.
1.     I can pray.  I can pray for peace or the wisdom to make the right choice or for the ability to forgive or to be forgiven.
2.     I can make the right emotional response.  I can grieve or forgive or get mad or laugh or choose peace.
3.     I can take action.  I can write or study or spend time with my kids or take a nap or see a movie or exercise or work on and finish that damn project.
4.     I can ask for help.  This might mean prayer or a conversation or a conflict resolution or some fun with people I love.
5.     I can wait.  I can recognize that there is nothing I can do at this moment about that particular task and I can move on to the next one.  Waiting is good if it is accompanied by acceptance of what is.

There is no one right response to every issue, except to be present in each moment and ask God to be present with me.  But if one of my solutions doesn’t work, I have other choices.  What I don’t have to do is be led by fear or rage or guilt or discouragement.  I have a choice.  And the choice begins in my mind.
One of the best books I’ve ever read on choosing emotional reactions is Loving What Is, by Byron Katie.  She offers a system called The Work, which is a series of four questions and a Turnaround.  These have helped me to take control of my thinking about a problem.
The four questions are these:
1.     Is it (the thing I’m worried, angry, sad, scared about) true?
2.     Do I know for sure that it’s true?
3.     How does that thought make me feel?
4.     Who would I be without that thought?
5.     Turnaround.  Create an opposite or alternate way of looking at the problem.

So, for example, my fear might be, “My friend is mad at me.”
1.              Is it true?  If the answer is, “I don’t know,” then I can skip question #2.  If it is true, then I ask question #2.
2.              Can I be sure that it’s true?  If either yes or no, then go to the next question.
3.              How does this thought make me feel?  Here I might write, “afraid, angry, sad, confused or bitter.”  No answer is wrong.  These are just emotional responses and no emotion or feeling is wrong (though how we act on them can be wrong or our information can be wrong).
4.              Who would I be without that thought?  I might write, “peaceful, happy, free, or calm.”
5.              Finally, there is the Turnaround.  It might be, “My friend is not angry at me.”  “My friend is angry at someone else.”  “My friend is sick.”  “My friend is worried.”  “I am mad at my friend.”  There are many possible solutions. 

And if my friend is actually mad at me, then I can do The Work around that issue.  Either way, I have now dealt with my own emotional work and I can be at peace.  I have used this method many times and it has helped me immensely.  I recommend reading the book because there is more to it than what I wrote here.  The only thing I will add is that it is far more effective to write out these questions and the Turnaround and not just think it or talk about it.  I remember one day being on a long drive and being very upset about something.  So I pulled into the next small town, got out my journal and did The Work.  It completely changed the rest of my trip.
So, what does all this have to do with Purpose?  Everything.  When my mind is clear, I can move forward.  Sometimes I have to move forward when my mind isn’t clear and that clears my mind.  Either way, I have the ability to choose my attitudes and actions.  All I have to do is Get Started and Keep Going.

"La realidad es una proyección de sus pensamientos o las cosas que usted piensa habitualmente alrededor."

Stephen Richards

"Recuperé mi inmenso deseo de vivir cuando me di cuenta de que el sentido de mi vida era el que yo había elegido para él."

Paulo Coelho

“Standing on a hill in my mountain of dreams,
Telling myself it's not as hard, hard, hard as it seems.”

Led Zeppelin – Going to California

Esto tiene todos los ingredientes de un mal día. Me siento seguro sobre el futuro. Hay un montón de cambios que suceden en mi vida y no sé si alguna de ellas me llevará. Sin embargo, en este momento, no hay realmente nada de malo. Estoy sentado cómodamente, rodeado de mis libros y una deliciosa taza de café. Tengo ocho horas de sueño, algo que no he hecho en mucho tiempo. Pero siempre hay algo en que pensar, que preocuparse ni hacer. Casi siempre. La in-basket nunca está vacía.
En No Sweat the Small Stuff ... Y todo Small Stuff, Richard Carlson dice:
La naturaleza de su "en la canasta" es que se supone que tienen los elementos para ser completado en él - no está destinado a ser vacía. De hecho, se puede argumentar que un lleno "en la canasta" es esencial para el éxito. Esto significa que su tiempo está en la demanda.


Tal vez usted tiene una en la canasta en el trabajo o una lista de tareas pendientes. Pero yo creo que todos tenemos un interno en la canasta también. Lo que está en el interior "en la canasta?" No son sólo las tareas a llevar a cabo, pero hay preocupaciones, temores, relaciones, preguntas, cosas que agradecer, y las opciones. Cada artículo en mi interior en la canasta representa un pensamiento.
La parte izquierda del cerebro de mí, lo que le gusta el orden y sistemas, disfruta de esta analogía. Me ayuda a poner las cosas en orden. Puedo tomar cada tema y tomar una decisión.
1. Puedo orar. Puedo orar por la paz y la sabiduría para tomar la decisión correcta o de la capacidad de perdonar y ser perdonados.
2. Puedo hacer que la respuesta emocional correcta. No puedo llorar ni perdonar o enojarse o reír o elegir la paz.
3. Puedo tomar medidas. Soy capaz de escribir o estudiar o pasar el tiempo con mis hijos o tomar una siesta o ver una película o hacer ejercicio o trabajar y terminar ese maldito proyecto.
4. Puedo pedir ayuda. Esto podría significar que la oración o de una conversación o una resolución de un conflicto o un buen rato con la gente que quiero.
5. Puedo esperar. Puedo reconocer que no hay nada que puedo hacer en este momento acerca de esa tarea en particular y puedo pasar a la siguiente. La espera es buena si va acompañada de la aceptación de lo que es.

Como puede ver, no hay una sola respuesta correcta a cada emisión, a menos de estar presente en cada momento y permitir que esté presente conmigo. Pero si uno de mis soluciones no funciona, tengo otras opciones. Lo que no tengo que hacer es ser llevado por el miedo o la rabia o culpa o el desaliento. No tengo otra opción. Y la elección comienza en la mente.
Uno de los mejores libros que he leído sobre la elección de las reacciones emocionales es amar lo que es, por Byron Katie. Ella ofrece un sistema llamado El Trabajo, que es una serie de cuatro preguntas y Turnaround. Estos han ayudado a tomar el control de mi forma de pensar acerca de un problema.
Las cuatro preguntas son las siguientes:
1. ¿Es (lo que estoy preocupado, enojado, triste, asustado por) cierto?
2. ¿Sé a ciencia cierta que es verdad?
3. ¿De qué manera ese pensamiento me hace sentir?
4. ¿Quién sería yo sin ese pensamiento?
5. Turnaround. Crear una forma opuestas o alternas de ver el problema.

Así, por ejemplo, el miedo puede ser: "Mi amigo está enojado conmigo."
1. ¿Es cierto? Si la respuesta es "no sé", entonces puedo saltarme la pregunta # 2. Si es verdad, entonces yo pido la pregunta # 2.
2. ¿Puedo estar seguro de que es verdad? Si sí o no, y luego ir a la siguiente pregunta.
3. ¿Cómo funciona este pensamiento me hace sentir? Aquí yo podría escribir, "asustado, enojado, triste, confundido o amargo." No respuesta es incorrecta. Estas son sólo las respuestas emocionales y ninguna emoción o sentimiento que está mal (aunque nuestra forma de actuar en ellos puede estar equivocado o nuestra información puede estar equivocado).
4. ¿Quién sería yo sin ese pensamiento? Yo podría escribir, "pacífica, feliz, libre, o la calma."
5. Por último, está el Turnaround. Podría ser, "Mi amigo no está enojado conmigo." "Mi amigo está enojado con alguien más." "Mi amigo está enfermo." "Mi amigo está preocupado." "Estoy enojado con mi amigo." Hay muchos posibles soluciones.

Y si mi amigo está realmente enojado conmigo, entonces puedo hacer el trabajo en torno a esta cuestión. De cualquier manera, ahora se han ocupado de mi trabajo emocional y puedo estar en paz. He utilizado este método muchas veces y me ha ayudado inmensamente. Recomiendo leer el libro porque no hay más que lo que he escrito aquí. La única cosa que me gustaría añadir es que es mucho más eficaz para escribir estas preguntas y el cambio de tendencia y no sólo pensar o hablar de ello. Recuerdo que un día estar en un largo viaje en coche y está muy molesto por algo. Así que me metí en el próximo pueblo, saqué mi diario y hacían la obra. Cambió por completo el resto de mi viaje.
Entonces, ¿qué tiene todo esto que ver con el propósito? Todo. Cuando mi mente está clara, puedo seguir adelante. A veces tengo que seguir adelante cuando mi mente no está clara y que despeja mi mente. De cualquier manera, tengo la posibilidad de elegir mis actitudes y acciones. Todo lo que tengo que hacer es Comenzar y Seguir Adelante.