Thursday, May 16, 2013

How Does This God Thing Work?

"A sickness usually teaches a lot more than a sermon." 

Thomas Watson

"In accepting what God wills for us do we find our peace." 

Dante

"I asked God for a flower.  He gave me a bouquet."

Unknown

I don’t know how it works.  I don’t know the rules.  In fact, if I’m learning anything, I’m beginning to wonder, when it comes to God’s love, if there are any rules.  I’m not talking anarchy or license to do whatever one wants, but I think God’s grace is far greater than what I think.
Last night I had to deal with a situation that caused me unrest.  I felt scared and unhappy.  I stayed calm on the outside, but I was worried.  Then, when I got that under control, something else happened.   So I went on Facebook and I asked for prayer. Within minutes, I was feeling completely peaceful.  How does this happen?  How does this work?  And how can anyone tell me with a straight face that there aren’t spiritual forces at work in our lives, some meant to bless and others meant to harm?             
So how does the God thing work?  I really don’t understand it, because most of my life I have had a rules-based orientation.   A rules-based orientation goes like this:
1.              There are certain rules, especially the ones connected to God, which must be followed.
2.              Failure to follow these rules usually results in some sort of punishment or withholding or withdrawal of favor or love.

Now here’s what I understand intellectually about grace:
1.     I don’t deserve it.
2.     I cannot earn it.
3.     I don’t deserve it.
4.     It’s available to everyone.  Everyone, even to me.
5.     It seems to show up, or perhaps I notice it more, when I least deserve it.
6.     I don’t deserve it.
7.     I don’t deserve it.

Yes, I understand this intellectually.  But to experience it, to actually feel it at my worst moments – well, that’s amazing.  Because, maybe I haven’t said this enough, but I don’t deserve it.
And what does it feel like? 
Imagine being in physical pain and then suddenly the pain is gone. 
Imagine being told you’re going to lose your job, but instead you get a promotion and a raise.
Imagine being broke and then receiving a whole bunch of money.
Imagine having to say goodbye to a friend at the airport and then suddenly seeing an old friend you haven’t seen in years.
Imagine the end of a treasured friendship, but then restoring it and making it even better.
Imagine being pulled over by a police officer but then getting off with a warning.
Imagine any type of relief, the kind where you involuntarily sigh with relief and gratitude, the kind that completely makes your day so happy that you are even glad for the initial troubles that allowed the grace to enter.
That’s what grace feels like to me.
So I’m grateful for the peace I feel right now.  Because I feel peace, I feel deep love.  I feel freedom from fear.  I feel compassion for those who are hurting and for those who have hurt me.  It doesn’t mean I want to be around people who are toxic, but I feel compassion for them and hope they change for their own sakes.  I feel a stronger bond of love for those I love.
I started this blog off by saying I don’t know the rules.  And so, again, I wonder if there are any rules.  Maybe God is love.  If so, then there doesn’t need to be rules.  When I love someone, all I want is to be with that person as much as and as long as possible.  I want to go shopping with them and plant gardens and cook and make them lunch and talk and go see a movie with them.  The only “rules” are
 - I want to be with that person as much as and as often as possible.  Everything else will work itself out. 
- I want to know that person better.
- I want to share my life, at whatever appropriate level, with that person.
- I am aware of their failings but it doesn’t change my love.

What does all this have to do with Purpose?  Just this:  Being in Purpose feels very much like being in Grace.  When I am in Purpose I completely feel God’s grace.  I feel peaceful, joyful, determined and loving.  Everything else, especially problems seem to fade away.  Being in Purpose is another way I find and understand how this whole God thing works.
So to understand God a little more, I just need to Get Started and Keep Going.

No sé cómo funciona. Yo no conozco las reglas. De hecho, si yo estoy aprendiendo nada, estoy empezando a preguntarme, cuando se trata del amor de Dios, si no hay ninguna regla. No estoy hablando de la anarquía o la licencia para hacer lo que uno quiere, pero creo que la gracia de Dios es mucho más grande que lo que pienso.
Anoche tuve que hacer frente a una situación que me causó disturbios. Me sentía asustada e infeliz. Me quedé tranquilo en el exterior, pero estaba preocupado. Luego, cuando llegué a eso bajo control, sucedió algo más. Así que me fui en Facebook y pedí oración. En cuestión de minutos, me sentía completamente tranquilo. ¿Cómo sucede esto? ¿Cómo funciona esto? ¿Y cómo puede alguien decirme con toda seriedad que no hay fuerzas espirituales en el trabajo en nuestras vidas, algunos significó para bendecir y otros destinados a hacer daño?
Entonces, ¿cómo hace el trabajo que Dios? Realmente no lo entiendo, porque la mayor parte de mi vida he tenido una orientación basada en reglas. Una orientación basada en reglas es la siguiente:
1. Hay ciertas reglas, sobre todo los relacionados con Dios, que se deben seguir.
2. El incumplimiento de estas normas da lugar generalmente a algún tipo de castigo o suspensión o retiro de la gracia o el amor.

Ahora esto es lo que entiendo intelectualmente acerca de la gracia:
1. No lo merezco.
2. No puedo ganar.
3. No lo merezco.
4. Está disponible para todos. Todo el mundo, incluso para mí.
5. Me parece a aparecer, o tal vez me doy cuenta de que es más, cuando menos me lo merezco.
6. No lo merezco.
7. No lo merezco.

Sí, lo entiendo intelectualmente. Pero para experimentarlo, para realmente sentirlo en mis peores momentos - bueno, eso es increíble. Porque, tal vez yo no he dicho lo suficiente, pero no se lo merecen.
Y ¿qué se siente?
Imagínese estar en el dolor físico y de pronto el dolor se ha ido.
Imagínese que le digan que va a perder su trabajo, sino que se obtiene un ascenso y un aumento de sueldo.
Imagínese estar en la ruina y luego de recibir un montón de dinero.
Imagine tener que decir adiós a un amigo en el aeropuerto y de repente ver a un viejo amigo que no has visto en años.
Imagine el final de una amistad preciado, pero luego restaurarlo y hacerlo aún mejor.
Imagine que es detenido por un oficial de policía, pero luego de bajar con una advertencia.
Imagina cualquier tipo de alivio, la clase donde usted suspiro involuntario de alivio y gratitud, de esos que por completo hace que su día tan feliz que usted es incluso contento por los problemas iniciales que permitieron la gracia para entrar.
Eso es lo que la gracia se siente como a mí.
Así que estoy agradecido por la paz que siento en este momento. Porque siento paz, siento el amor profundo. Me siento liberado del temor. Siento compasión por los que sufren y para los que me han lastimado. Esto no significa que quiero estar cerca de personas que son tóxicos, pero siento compasión por ellos y espero que cambien por sí mismas. Me siento un vínculo más fuerte del amor para los que amo.
Empecé este blog por decir que no conozco las reglas. Y así, una vez más, me pregunto si hay alguna regla. Tal vez Dios es amor. Si es así, entonces no tiene que haber reglas. Cuando amo a alguien, lo único que quiero es estar con esa persona tanto como sea y siempre que sea posible. Quiero ir de compras con ellos y jardines de plantas y cocinar y hacer que comer y hablar e ir a ver una película con ellos. Las únicas "reglas" son
 - Quiero estar con esa persona tanto o tan a menudo como sea posible. Todo lo demás se resolverá.
- Quiero conocer a esa persona mejor.
- Quiero compartir mi vida, a cualquier nivel que corresponda y con esa persona.
- Soy consciente de sus errores, pero eso no cambia mi amor.

¿Qué significa todo esto que ver con el propósito? Sólo esto: Estar en Propósito siente muy parecido a estar en gracia. Cuando estoy en el propósito me siento completamente la gracia de Dios. Me siento en paz, alegre, decidido y amante. Todo lo demás, sobre todo los problemas parecen desvanecerse. Estar en Propósito es otra manera puedo encontrar y entender cómo funciona todo esto de Dios.
Así que para entender a Dios un poco más, sólo necesito para Empezar y Seguir Adelante.