Sunday, December 30, 2012

Why Don't I Just Get Started?


Why don’t I just get started?  
              I cannot, for one minute, believe that I was destined for a life of ordinariness, of boredom, of purposelessness.   Yet, that is, on many levels, what I have been living.  Yes, I imagine I’ve done some good.  Adopting children and animals, teaching and inspiring, writing resumes, making people laugh, all of these have been good things, wonderful things. 
All of that was yesterday, however.  What have I done today?  What am I going to do with today?
The truth is that I am not completely happy or fulfilled.  I have questions, doubts and fears, and they are huge.
QUESTIONS:
What is my purpose or what are my purposes for existence?
What am I supposed to do with my life?
What am I meant to contribute to the world?
Why can’t I move forward?
Why have certain parts of my life been so hard and why have certain prayers and hopes seem to have gone on unanswered for years or decades?
DOUBTS:
I’m not strong enough to do what I want to or need to do.
I don’t have the willpower.
I’m not consistent in my habits.
I’m not doing anything original.
There’s too much competition out there.
I just don’t know how to be happy; I’m never satisfied.
FEARS:
What if, one night, unable to sleep, I am filled with regret and longing over the things I didn’t dare to do?
What if my dreams don’t come true?
What if I lie on my deathbed wishing I had done more?
What if I am full of excuses?
What if I’m the guy who told everyone else they could do it, but I couldn’t do it myself?
What if I don’t have an original thought in my head?

I don’t really have the answer to any of these questions.  Here’s what I do know:
The very act of doing this writing, not cleaning the kitchen or sorting my comic books or asking a friend for prayer or advice, the very act of doing this writing, of doing the thing I’m supposed to be doing gives me strength and freedom and a sense of power.  I started this blog feeling terrible, sad,  angry and completely hopeless.  I started writing feeling like all purpose and point had long since vanished from my life.  Now I’m ready to kick ass, to do more, to focus on my kids and my comic books and my friends and all the good things that are waiting for me.  But until I did what I needed to do, I couldn’t enjoy any of those things, they didn’t really help, and I didn’t really deserve them anyway. 
So my answer to my QUESTIONS, DOUBTS and FEARS is this:
You are superfluous.  You are just there to distract me.  You are what Steven Pressfield calls Resistance.  You are what the Bible calls Satan.  You are what Eckhart Tolle calls the Pain Body.  You look huge.  You look like you can destroy me.  The truth is, you can’t, unless I give you permission.  For today, for now, I am done giving you permission.  I have work to do.
It’s time to get started.


¿Por qué no acaba de empezar?
No puedo, por un minuto, creo que estaba destinado a una vida de mediocridad, de aburrimiento, falta de propósito. Sin embargo, esto es, en muchos niveles, lo que he estado viviendo. Sí, me imagino que he hecho algún bien. La adopción de niños y animales, enseñar e inspirar, escribir hojas de vida, haciendo reír a la gente, todos ellos han sido cosas buenas, cosas maravillosas.
Todo eso fue ayer, sin embargo. ¿Qué he hecho hoy? ¿Qué voy a hacer hoy?
La verdad es que no soy completamente feliz o satisfecho. Tengo preguntas, dudas y temores, y son enormes.
PREGUNTAS:
¿Cuál es mi propósito ni cuáles son mis propósitos para la existencia?
¿Qué se supone que debo hacer con mi vida?
¿Qué soy yo la intención de contribuir al mundo?
¿Por qué no puedo seguir adelante?
¿Por qué algunas partes de mi vida ha sido tan difícil y por qué ciertas oraciones y esperanzas parecen haberse ido sin respuesta durante años o décadas?
DUDAS:
Yo no soy lo suficientemente fuerte para hacer lo que quiera o necesite hacer.
Yo no tengo la fuerza de voluntad.
No soy constante en mis hábitos.
Yo no estoy haciendo nada original.
Hay mucha competencia por ahí.
Yo no sé cómo ser feliz, yo nunca estoy satisfecho.
MIEDOS:
¿Qué pasa si, una noche, sin poder dormir, me lleno de pesar y nostalgia por las cosas que no se atreven a hacer?
¿Qué pasa si mis sueños no se hacen realidad?
¿Qué pasa si me acuesto en mi lecho de muerte que desean que había hecho más?
¿Qué pasa si estoy lleno de excusas?
¿Qué pasa si yo soy el tipo que le dijo a todo el mundo que podía hacerlo, pero no pude hacerlo yo mismo?
¿Qué pasa si no tengo un pensamiento original en mi cabeza?

Realmente no tengo la respuesta a cualquiera de estas preguntas. Esto es lo que sabemos:
El acto mismo de hacer este escrito, no limpiar la cocina o la clasificación de mis libros de historietas o pedirle a un amigo para la oración o el asesoramiento, el acto mismo de hacerlo por escrito, de hacer lo que tengo que hacer me da fuerza y ​​libertad y una sensación de poder. Empecé este blog de sentimiento terrible, triste, enojado y desesperado por completo. Empecé a escribir sentimiento como todo propósito y punto hacía tiempo que había desaparecido de mi vida. Ahora estoy listo para patear el culo, a hacer más, a enfocarme en mis hijos y mis libros de historietas y mis amigos y todas las cosas buenas que están esperando por mí. Pero hasta que hice lo que tenía que hacer, no pude disfrutar de cualquiera de esas cosas, en realidad no ayuda, y yo realmente no lo merecen de todas maneras.
Así que mi respuesta a mis preguntas, dudas y temores es la siguiente:
Usted es superfluo. Usted está ahí para distraerme. Usted es lo que Steven Pressfield llama Resistencia. Usted es lo que la Biblia llama a Satanás. Usted es lo que Eckhart Tolle llama el cuerpo del dolor. Te ves enorme. Parece que puede destruirme. La verdad es que no se puede, a menos que yo te doy permiso. Para hoy, por el momento, he terminado dándole permiso. Tengo trabajo que hacer.
Es hora de empezar.